Allanaron un edificio de barrio Norte por lavado de activos

Personal de la división Antidrogas de la Policía Federal secuestró un arma de fuego y computadoras, que serán analizadas. Un colombiano con doble nacionalidad y dos tucumanos quedaron demorados

21 Oct 2017
1

SE ROBARON LAS MIRADAS. Los vecinos vieron entrar y salir policías del edificio durante toda la mañana. la gaceta / foto de josé nuno

Un operativo policial rompió la rutina de un edificio de Barrio Norte, a pocos metros de la plaza Urquiza. Tras varias horas de allanamiento, de allí salieron esposados tres hombres, quienes convivían en un departamento del piso 11. La Justicia Federal sospecha que están relacionados con una causa por lavado de activos que implicaría sumas millonarias.

La medida fue realizada por personal de la división Antidrogas de la Policía Federal, bajo las órdenes del Juzgado Económico N°7 de Buenos Aires. La irrupción de los uniformados en la propiedad, situada sobre calle Muñecas al 700, no pasó desapercibida. De hecho, en ese mismo edificio vive el vicegobernador en uso de licencia, Osvaldo Jaldo. Sin embargo, la medida no tenía ninguna relación con el primer candidato a diputado por el Frente Justicialista por Tucumán.

Los policías venían siguiendo las pistas de una supuesta banda dedicada al lavado de activos, que -de acuerdo con la causa- habrían blanqueado elevadas sumas de dinero mediante diferentes negocios cuyos detalles no trascendieron. En un departamento del piso 11 dieron con ellos: se trata de un colombiano con doble nacionalidad y dos tucumanos, quienes quedaron demorados por orden de la Justicia.

Tras examinar cada rincón del departamento, los policías procedieron al secuestro de un arma de fuego, además de computadoras, discos rígidos y pendrives que serán analizados por peritos en Buenos Aires.

La vecina

Fuentes del caso contaron que, cuando ingresó la Policía al edificio, una vecina se puso nerviosa. Aparentemente la mujer, que se cruzó con los uniformados en el ascensor, temía que la presencia de la fuerza tuviera alguna relación con una causa que enfrentó hace un tiempo.

Según relataron las fuentes, ella es la esposa de un hombre que está en prisión desde hace dos años. El matrimonio, que también vivía en ese edificio, estaba sospechado de integrar una red de narcotráfico a nivel internacional. Finalmente, el hombre fue detenido cuando intentaba trasladar a Europa 50 kilos de cocaína y desde entonces no recuperó la libertad.

En cuanto a la mujer, las fuentes aseguraron que también había sido detenida por aquel entonces con drogas y dinero. Sin embargo, salió en libertad algunos meses después. Actualmente dirige un emprendimiento gastronómico en la zona.

Comentarios