Con los vinilos autoadhesivos podés transformar tus paredes

Se puede llevar cualquier diseño a todos los espacios de una casa. El reemplazo del papel de empapelar.

11 Oct 2017

Un hombre araña trepando por la pared. Messi o Ronaldo en una jugada antológica en el cuarto de los chicos. Flores tan coloridas que ni Dios se habría animado a crear o una selva amazónica envolviendo las paredes de un toilette. Todo, pero todo lo que se te ocurra, puede hacerse con vinilos impresos autoadhesivos, la tendencia de diseño interior que promete desbancar el clásico empapelado. Por estos días, las tramas de follaje, principalmente con la planta conocida como costilla de Adán, son las que se imponen.

La principal ventaja de esta técnica es que no hay limitaciones. Las posibilidades de crear son infinitas, entonces las paredes de una casa se convierten en paredes de autor, siendo su creador el propio dueño de casa. “Nosotros tenemos un catálogo como para brindar algunas ideas, pero el cliente es el que decide y nosotros diseñamos lo que nos pidan. Desde una trama geométrica hasta una gigantografía del dueño de la habitación andando en moto (algo que nos han pedido) todo se puede hacer”, explica Facundo Ruiz, un estudiante de ingeniería que arrancó con este emprendimiento hace tres años junto a su hermana Romina, diseñadora gráfica.

“Me encanta el vinilo siempre y cuando esté bien logrado: buena calidad de impresión, bien colocado, sobre una pared bien curada. El diseño le debe aportar al ambiente, tiene que valer la pena, no puede pasar desapercibido porque si no, no se justifica el gasto y es preferible usar papel o pintura”, opina Silvina Sucar, diseñadora de interiores.

Una gran ventaja es que se trata de un diseño a medida, que se acomoda a las dimensiones de las paredes. “En ocasiones el papel no se adapta a las proporciones del ambiente o el diseño que encontramos no me convence, entonces recurro al vinilo, sobre todo para murales. Si es para todo un ambiente, sigo usando papel”, destaca la diseñadora.

Lucas Anís es un joven arquitecto que también está aplicando vinilo en sus diseños. “Los uso porque es muy difícil que un artista tenga la capacidad para desplegar una obra de arte de gran dimensión en la pared de una cocina o de un comedor, de llevar la naturaleza a esos ambientes”, comparando los vinilos adhesivos con los murales pintados a mano por un artista plástico. “Los vinilos me dan la libertad, la rapidez y la durabilidad para intervenir espacios. Además, si te cansás en tres años del diseño, despegás el vinilo y pegás otro y renovás muy rápidamente tu casa”, destaca.

El proceso
cualquier imagen puede llegar a las paredes 
El procedimiento es el siguiente: los diseñadores van a domicilio, toman las medidas y fotos de las paredes en las que se aplicará el vinilo. Con un catálogo ofrecen algunos diseños preestablecidos, pero que siempre pueden modificarse a gusto del cliente. También se puede armar un diseño desde cero. Con programas de edición gráfica realizan un fotomontaje que da una idea bastante aproximada de cómo quedará el papel en la habitación. Si el cliente encuentra imágenes o tramas que le gusten en internet, pero no en la suficiente calidad para imprimirlos en grandes dimensiones,  los diseñadores pueden redibujar la imagen haciendo una copia exacta o lo más fiel posible a la original. Cualquier dibujo o imagen susceptible de digitalizarse puede llegar a las paredes. La colocación demora aproximadamente dos horas y es limpia, porque no se necesitan pegamentos extra.

> El proceso
cualquier imagen puede llegar a las paredes 

El procedimiento es el siguiente: los diseñadores van a domicilio, toman las medidas y fotos de las paredes en las que se aplicará el vinilo. Con un catálogo ofrecen algunos diseños preestablecidos, pero que siempre pueden modificarse a gusto del cliente. También se puede armar un diseño desde cero. Con programas de edición gráfica realizan un fotomontaje que da una idea bastante aproximada de cómo quedará el papel en la habitación. Si el cliente encuentra imágenes o tramas que le gusten en internet, pero no en la suficiente calidad para imprimirlos en grandes dimensiones,  los diseñadores pueden redibujar la imagen haciendo una copia exacta o lo más fiel posible a la original. Cualquier dibujo o imagen susceptible de digitalizarse puede llegar a las paredes. La colocación demora aproximadamente dos horas y es limpia, porque no se necesitan pegamentos extra. 

> Comparativa de precios 

- $ 590 es el precio del metro cuadrado del vinilo, con el diseño y la colocación incluidos. Los paños son de 1,36 metro de ancho y no hay límites con el largo.

- Alrededor de $ 450, con un papel ni muy caro ni barato, puede costar el metro cuadrado de empapelado colocado.

> Más aplicaciones

Se puede renovar una heladera o cualquier objeto 

El vinilo autoadhesivo impreso puede aplicarse en cualquier superficie lisa. Por eso es especialmente útil para renovar electrodomésticos -viejos o no- y darles un toque customizado. Las heladeras son las que más suelen intervenirse, aunque también se puede usar en lavarropas, secarropas o lo que sea. En estos casos, el vinilo se puede retirar en cualquier momento y no daña la pintura original del electrodoméstico. Lo ideal es que quien tome las medidas sea el diseñador y que se encargue él de colocarlo, para evitar que queden imperfecciones.

> El acabado
En las casas se elige el acabado mate, no brilloso 

Uno de los miedos o las dudas más frecuentes es sobre el acabado de las paredes “vinilizadas”. Los nuevos materiales y tintas permiten acabados mate, es decir, sin brillo, que son más similares a los tradicionales papeles de empapelar.

> El muro
La superficie debe estar en buen estado, sin imperfecciones 

Todas las imperfecciones que pudiera tener la pared a vinilizar se marcarán en el papel autoadhesivo. Por eso, es fundamental que estén bien tratadas, similar a la manera en que se las trata antes de pintar: eliminar la humedad, emparejar, rellenar si hace falta. De hecho, los colocadores piden que la pared esté pintada, con un látex económico o con esmalte, pero pintada al fin. Tener en cuenta que eventualmente, al retirar el vinilo, se puede despegar algún pedazo de pintura. 

Comentarios