A la consagración de Sánchez como arzobispo vendrán 24 prelados

El viernes se celebrará el cierre del Año Jubilar por el centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima en Portugal. Vendrá el nuncio apostólico

09 Oct 2017
1

El viernes será un día muy especial para los católicos. El día de la ordenación episcopal de monseñor Carlos Sánchez coincide con el cierre del Año Jubilar declarado por el papa Francisco por los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima, en Portugal, a tres pastorcitos. Por lo tanto se podrán ganar indulgencias plenarias ese día. Las celebraciones comenzarán a las 18.30 con una procesión que partirá desde la parroquia de Muñecas 1.570 hasta el estadio de Atlético, donde tendrán lugar los actos centrales.

El padre Amadeo Tonello, párroco de Fátima, dijo que podrán ganar indulgencias plenarias quienes cumplan con tres condiciones básicas: confesión, comunión y oración por el Papa. Los fieles también podrán participar de alguna de las misas del viernes en la parroquia de Fátima: a la medianoche, 6.30, 9, 12 y 17. La última oportunidad será a las 20 en la ordenación de monseñor Sánchez, en el estadio de Atlético.

Visitas importantes

En tanto, cada día se suman más invitados a la ordenación del nuevo arzobispo. Vendrán a Tucumán el nuncio apostólico, Emil Paul Tscherrig, y el secretario de Culto de la Nación, embajador Santiago de Estrada. Además ya han confirmado su presencia en la ceremonia 24 obispos de toda la Argentina. Entre ellos se encuentran el concelebrante principal, el cardenal Luis Héctor Villalba, y los co-consagrantes, obispos Alfredo Horacio Zecca (renunciante), José Melitón Chávez (Añatuya), Luis Urbanc (Catamarca) y José María Rossi (Concepción).

Juramento televisado

Las celebraciones del viernes comenzarán a las 18 con el juramento y la toma de posesión del nuevo arzobispo en la iglesia Catedral. Monseñor Sánchez ingresará por la puerta principal y será recibido por el párroco, padre Marcelo Barrionuevo, quien lo conducirá hasta el Santísimo Sacramento, donde se postrará el nuevo prelado y realizará una oración silenciosa. Luego, en presencia de otros obispos hará su juramento. Todo el acto será televisado por Canal 10 en directo.

Procesión

Mientras tanto, a las 19 llegará al predio de Atlético la procesión de la Virgen de Fátima y a las 19.30, la imagen de la patrona de Tucumán, Nuestra Señora de La Merced.

Desde las 17 los fieles podrán ir ubicándose en las tribunas. Antes de ingresar al estadio, en la puerta, deberán dejar el paquete con las empanadas horneadas que se entregarán calientes al final de la ceremonia. También se les repartirá gaseosas a todos los asistentes. El festejo se hará fuera del estadio, en el sector de 25 de Mayo y Chile.

No se suspende

En caso de lluvia, los fieles deberán tomar sus previsiones ya que no se suspenderá el acto por ningún motivo.

Se estima una concurrencia de entre 16.000 y 20.000 personas. Los fieles se ubicarán en las tribunas. Habrá un grupo de 1.000 sillas destinadas a familiares del padre Carlos, autoridades gubernamentales y religiosas. Frente al altar se ubicará todo el clero.

Los signos

Antes de iniciarse la ceremonia de ordenación, a las 19,45, aproximadamente, la Iglesia tucumana ofrecerá cuatro signos al nuevo obispo: uno estará a cargo de las parroquias; el segundo, de los jóvenes; el tercero, de los laicos y el cuarto, de los consagrados.

Según explicó María Inés Valdez, coordinadora de Liturgia, las parroquias llevarán un mapa de la diócesis con los siete decanatos. Representará el fervor misionero la mística de la comunión en la entrega cotidiana.

Los laicos presentarán como signo una red tejida que hace alusión al espíritu misionero al servicio de la Iglesia que peregrina en Tucumán. Será una red formada por diferentes movimientos laicales, de diversas realidades que buscan comunicar el amor de Dios y de la Virgen a los hombres.

El signo de los jóvenes estará puesto en la imagen de una mochila y una guitarra. La representación preparada por el equipo de Pastoral de la Juventud muestra el espíritu joven al servicio de la diócesis.

La vida consagrada (sacerdotes, religiosas y laicos consagrados) presentarán una vasija iluminada que simboliza la llama siempre viva de la fe y al servicio de la Iglesia, en comunión con el nuevo arzobispo.

El cardenal Villalba invitó a todos los sacerdotes a concelebrar la misa del viernes, por lo tanto quedarán suspendidas todas las actividades religiosas previstas para esa tarde, como bautismos, casamientos, misas y reuniones grupales, para permitir la concurrencia de todos a la ordenación episcopal. La ceremonia terminará con una gran empanadeada popular con sentido de comunión entre toda la Iglesia tucumana.

Comentarios