Una distopía que podría ocurrir

Novela homónima de la serie que acaba de recibir un Emmy

08 Oct 2017
1

LA ENSEÑANZA. “No se puede confiar en la frase esto aquí no puede pasar”, dice la autora que vivió la Segunda Guerra Mundial y el Muro de Berlín.

NOVELA

EL CUENTO DE LA CRIADA

MARGARET ATWOOD

(Salamandra - Barcelona)  

Magnífica novela en la que la autora construye una distopía (futuro indesable, terrible). Su trama, opresiva y por momentos angustiante, se desarrolla en un EEUU del futuro en el cual ha claudicado el liberalismo y llega al poder un grupo religioso.

Un solo personaje, cuyo nombre tampoco es el verdadero, porque se prohíben los nombres verdaderos, narra la vida cotidiana de esta sociedad imaginaria en el cual el riguroso control estatal garantiza la felicidad, el orden, el fin del pecado y del sexo. La libertad ni siquiera puede ser pensada. Los habitantes anteriores a ella sufrieron fuertes intoxicaciones con residuos tóxicos lo que produjo infertilidad en las mujeres.

En consecuencia, es necesaria y urgente la reproducción humana –la descripción del acto sexual para engendrar niños es alucinante por su impersonalidad–. Las criadas son una categoría especial de mujeres cuya existencia solo se justifica si pueden tener niños. En caso de ser estériles van a una región de No-mujeres. Pero este cercenar las libertades individuales no es para todo el mundo, como suele pasar en la vida real, existen privilegiados, los que detentan el poder, para quienes todo está permitido.

El libro que leemos hoy es una reimpresión de la novela original escrita en 1984. Contiene un prólogo explicativo de la autora –algo inusual en un libro de ficción– pero que sirve para que el lector tome conciencia de un importante propósito: mostrar que nada de lo que pasa en esta sociedad es pura imaginación; por el contrario, aclara, hizo el esfuerzo de atenerse a situaciones que ya sucedieron en distintas partes del mundo donde hubo dictaduras. Nada nuevo. La autora, que vivió la Segunda Guerra Mundial en su niñez y de grande en el Berlín del Muro, dice algo que nos alerta: “No se puede confiar en la frase esto aquí no puede pasar; en determinadas circunstancias puede pasar cualquier cosa en cualquier lugar”. Estemos atentos… una distopía como ésta puede dejar de ser ficción.

© LA GACETA

Cristina Bulacio

Comentarios