Tucumán se sumó al programa nacional contra la pérdida de alimentos: puntos centrales

En la Dirección de Alimentos de la provincia apuntaron a alternativas de consumo de distintos productos.

05 Oct 2017
1

ARCHIVO LA GACETA

Tucumán se sumó al Programa Nacional de Reducción de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, que tiene como meta principal promover sistemas alimentarios y consumo eficientes y sostenibles.

“El cliente puede pedir la comida que quede”.

“Pensamos arrancar con la difusión de lo que es la pérdida de alimentos, en el marco de todas las capacitaciones que lleva adelante la Dirección de Alimentos, como cursos de manipulación y elaboración de alimentos, entre otras”, expresó la titular de esta cartera provincial, Gabriela Marcello.

El objetivo del programa es concientizar sobre el desperdicio y la pérdida de los productos, y la posible reutilización y el no desperdicio, justamente. También se apunta a fomentar alternativas, por ejemplo, en el caso del consumo de frutas que no tienen la calidad visual que busca el consumidor, pero sirven para la elaboración de dulces, conservas u otros tipos de productos.

Video: se desperdician casi 5.000 toneladas de alimentos por día.

Se buscará trabajar, en ese sentido, con los compradores y consumidores para aplicar opciones de ingesta de frutas o verduras que a la vista “no son las mejores”, pero que no han perdido todas las propiedades y están aptas para el consumo.

“En Tucumán hay cosas que son valorables. Por ejemplo, en la actividad productiva del limón se utiliza todo el alimento, desde la fruta fresca, la pulpa, la cáscara y el aceite. Tenemos entonces particularidades en ciertos sectores, donde se aprovecha por completo el alimento”, explicó Marcello. La funcionaria también destacó el aprovechamiento de la caña de azúcar, dentro del proceso agroindustrial.

Hay algunas cadenas de alimentos donde se puede trabajar e impulsar alternativas. Una de ellas es el arándano. “Tendríamos que difundir el consumo interno, proponiendo el consumo de derivados como mermeladas, jugo, pulpas, cosas que en la provincia, en general, no se hace”, comentó la titular de la Dirección de Alimentos.

“Para mí, se debe que trabajar en el ámbito de la sociedad. La mayoría de la gente busca lo que a la vista sea más llamativo: fruta en mejores condiciones, que no esté golpeada, y eso lleva a que se desperdicie mucho”, dijo.

En caso, expresó que en Tucumán es poco común que se use la hoja de la remolacha. “Se tira la hoja, siendo que tiene nutrientes y condiciones para que se consuman en elaboraciones: tortillas o bocaditos”, comentó la funcionaria.

Según estimaciones del Ministerio de Agroindustria, se pierden 16 millones de toneladas de alimentos al año, lo que representa aproximadamente 400 kilogramos por persona al año, más de un kilo por día por habitante.



Comentarios