Con ayuda de policías, un detenido se habría fugado en un patrullero de la ex Brigada

El detenido escapó de su celda antes de que viniera a buscarlo la fuerza riojana. Había tres policías a cargo del arresto: uno de ellos habría estado dormido.

03 Oct 2017
1

El preso que se fugó el fin de semana de la ex Brigada ya había sido notificado de la elevación a juicio de su causa: está acusado de estafa y falsificación de documentos. Pero consiguió escapar, pese a que tres policías custodiaban la alcaidía en ese momento. Son tantos los puntos que no cierran que no se descarta la aprehensión de algunos uniformados en las próximas horas.

El prófugo es José Alejandro Rodríguez. El hombre tiene 39 años y está en pareja con una policía, según confiaron fuentes del caso. Había sido detenido hace un mes aproximadamente por orden del fiscal de Instrucción V°, Washington Navarro Dávila, quien lo imputó por tres hechos.

Las fuentes relataron que el día de su captura fue escandaloso: aparentemente Rodríguez venía de otra provincia trayendo autos robados cuando fue interceptado por la Policía. Tras una persecución, los uniformados consiguieron reducirlo, pero se llevaron una sorpresa al descubrir que lo escoltaba un vehículo en el que viajaba personal de la división Sustracción de Automotores de la fuerza, los mismos que debían investigarlo.

Rodríguez quedó detenido ese día y los policías recibieron una sanción, por lo que fueron reubicados en otras reparticiones de la fuerza. Al día siguiente, cuando fue trasladado a tribunales para prestar declaración, el imputado negó cada uno de los hechos por los cuales está acusado. Luego su abogado pidió al fiscal que se excarcelara al acusado con la caución real que se considerara oportuna; sin embargo, Navarro Dávila pidió su prisión preventiva por el plazo de dos años. Más tarde elevó la causa a juicio y -según confirmó- no hubo ninguna oposición por parte de la defensa.

Tres policías

El fiscal lo acusa por tres hechos puntuales, todos cometidos en agosto y diciembre del 2011, mediante los cuales habría estafado a tres víctimas con ventas de vehículos.

“En todos los hechos intimados el imputado engañó a las personas que confiaron en él y les vendió autos que no tenían los papeles en regla, obteniendo en todos los casos un provecho patrimonial, causándoles un perjuicio económico a las víctimas. Incluso procedió a falsificar y adulterar firmas y sellos”, menciona el requerimiento de elevación a juicio firmado por Navarro Dávila el 8 de septiembre, donde le imputa los delitos de estafa y falsificación de documentos.

Rodríguez cumplía la prisión preventiva en la alcaidía de la ex Brigada, situada en calle Junín al 800. Pero el sábado a la madrugada se dio a la fuga. Lo más llamativo de ese episodio, fue que no había un solo signo de violencia en el calabozo que ocupaba. Según afirmaron las fuentes a LA GACETA, en aquel momento había tres guardias en ese lugar: uno de ellos habría estado dormido. Hasta el cierre de esta edición, el fiscal Diego López Ávila, todavía no estaban claro cómo hizo Rodríguez para escaparse de la alcaidía, puesto que desde su celda hasta la calle debió haber cruzado tres puertas que deberían haber estado cerradas con candado. Por eso, se sospecha que tuvo algún tipo de facilidad para salir de ese edificio. Algunos pruebas indicarían que hasta habría recibido ayuda para salir a la calle sin que fuera advertido por los otros uniformados que prestan servicio en esa dependencia. La posibilidad de que haya sido trasladado en un móvil policial cobró fuerza en las últimas horas. Esa versión está siendo investigada.

Por otro lado, las fuentes también confiaron que una delegación policial de La Rioja iba a venir entre ayer y hoy a Tucumán para buscar a Rodríguez con una orden de detención emitida por la Justicia de esa provincia.

Las tres causas

Renault Clío.- Al prófugo lo acusan de vender un auto con documentación de otro vehículo. Dos hombres se presentaron en la casa del comprador y se llevaron el rodado con la excusa de cambiarlo por el que correspondía, pero nunca más volvieron.

Toyota Hilux.- El fiscal asevera que Rodríguez vendió una camioneta con documentación apócrifa y que luego les pidió dinero -un 10% del valor del rodado- para pagar distintos trámites.

Renault Laguna.- Navarro Dávila sostiene que el prófugo vendió un auto a una mujer con un formulario 08 trucho, que incluso contendría una certificación de firmas -también falsa- de una escribana.

Comentarios