Cartas de lectores

03 Oct 2017

Discriminación y maltrato

Festejo que LA GACETA destaque en su editorial (01/10) el maltrato y la discriminación que sufrimos los viejos -sobre todo por parte del Estado-, aunque creo que se quedó un poco corto. Las colas para el cobro de jubilaciones y otros beneficios sociales son a mi modesto entender atentatorios a la dignidad humana. Otro ejemplo: las interminables colas de la Anses, donde ancianos y mujeres con bebes en brazos padecen largas esperas, en el calor, el frío y los días de lluvia, que sonrojaría a cualquier experto en tormentos. ¿Y si alguno de nuestros representantes intervinieran?, pues para eso los elegimos. Pero sinceramente no creo, ya que a ellos no les toca y hoy andan muy atareados en sus campañas electorales. El editorial nos cuenta que los afiliados del PAMI para un turno de especialistas o estudios tienen que esperar de uno a más meses. Caso aparte las prótesis. Yo solicite un audífono el 20/4/2017 y el empleado me informó que con suerte la espera va de un año a año y medio. Siguiendo con el PAMI, con total falta de consideración se nos cambia de sanatorio y no recibimos ningún tipo de comunicación, obligándonos a deambular y averiguar a cuál de ellos nos obligan a pertenecer. Por último, el horario es sumamente elástico. Tenemos que esperar hasta 30 minutos, ya que es el tiempo que usan los empleados para terminar de desayunar. No pretendo cercenar ese derecho, pero me parece una burla y una total falta de respeto no hacerlo en un lugar privado (cocina, sala de descanso, etcétera) pues muchos afiliados esperan su atención para recién ir a desayunar. ¿Ningún empleado jerárquico se da cuenta de esto? También se nota que fue muy fuerte el ajuste no solo en los medicamentos sino también en el personal, pues de los boxes que tienen para atender ocupan menos de la mitad. Conclusión, se corta el hilo por lo más delgado y eso alarga nuestro martirio. Acaso si nos quieren beneficiar como pregona su director, ¿no sería más justo que hubieran hecho los ajustes en sus haberes, que superan con creces el de los sufridos jubilados?

Pedro Toscano

Villarroel 500, Block C

San Miguel de Tucumán


Usuarios de la línea 9

El tema que quiero tratar afecta a usuarios de la linea 9. No deja ser una agresión lo que hacen cuando el equipo de San Martín juega en su cancha. Los pasajeros, entre ellos yo, ascienden y sin que el chofer les diga nada hacen un desvío más que ingrato. Los que ascendieron en el barrio San Martín son desviados a partir de la calle Lincoln hacia avenida Independencia y desde allí hasta calle Rioja para evitar pasar a 100 metros del club. Los choferes argumentan que son ordenes de la empresa. Siendo así, se está violando el recorrido, la frecuencia se altera, los que debían bajarse sobre el recorrido normal lo hacen lejos o deben tomar otros colectivos. Toda una molestia. Viaja gente mayor a esa hora, algunas discapacitadas, lo viví y vi la reacción del chofer quien pidió que no lo hable porque manejaba. En otras oportunidades ellos manejan con celulares en la mano o con algún amigo a la par y que no pasó la tarjeta; muchas veces violan los semáforos cuando van apurados o atrasados. Lo del domingo ocurrió con la unidad 30 antes de las 20. La municipalidad debería sancionar a la línea por esta agresión. Otras empresas circulan con normalidad.

Rubén Reinoso

[email protected]


Medicina y Sicología

Hace más o menos 30 años (1988) el director de posgrado de la UNT, doctor L. Fagalde, lanzó el primer curso de posgrado en medicina y sicología con la asistencia de profesores de especialidades, como Emilio Décima en neurofisiología, Vicente Rubino en sicología analítica, Jorge Sauri en fundamentos del pensamiento sicopatológico, Oscar Cabral en sicología científica, Roberto Kertés en análisis transaccional, César Ríos, en gestalt, Gerardo Manzur en sicoterapia estructural, Roberto Fernández Labriola, con su aminograma, Raúl Usandivaras en terapia analítica de grupo, la logoterapia y las distintas manifestaciones de la neurosis y otros síntomas. Y sin olvidar la presencia de S. Murata, una especie de sabio en cuestiones vitales, con sus siete idiomas y enormes capacidades para comprender la naturaleza humana. Hoy, casi 30 años después, es sin dudar, muy buena la elección del primer curso de posgrado, ya que en estos tiempos están casi olvidados aquellos parámetros sicológicos del comportamiento humano para ocuparnos más del consumo como meta de las sociedades. Viene al caso un pequeño trabajo sobre la inteligencia realizado poco tiempo después por quién escribe esto, sobre unas nuevas categorías. Ellas son: amistad, generosidad, humildad, sinceridad, templanza, justicia y existencia. Implicarían nuevas definiciones apartadas de las que la historia nos entregó. Trataremos de ubicar la utilidad de la inteligencia como meta final de las connotaciones de palabras viejas con significados nuevos. Amistad: versión de la entrega de confianza hacia todas las personas. Generosidad: desprendimiento de todo lo material que nos pueda producir adiciones o permita un atisbo de egoísmo. Humildad: reconocer siempre que el mérito no es nuestro sino de los demás y que el errar es solamente nuestro. Sinceridad: reconocer en nosotros la felicidad de dar. Templanza: modifica nuestro ego en forma de una acción siempre regida por no perjudicar al otro ni a nosotros mismos. Justicia: tener el suficiente aprendizaje continuo para poder vivir con las otras categorías. Existencia: el poder de elaborar la vida con justicia.

Carmelo J. Felice

[email protected]


Las promesas de campaña

Vengo a responder la carta del lector Pablo Giunta (02/10), en la que critica al gobernador Manzur cuando hizo un comentario político-electoral en un acto en Trancas. Lo tilda de pecador bíblico, ofensivo, embaucador, astuto en provecho propio y lo hace responsable de la mentada “grieta”, entre otros cargos. Sus palabras, lector Giunta, ponen de manifiesto una intencionalidad política. También la ausencia de palabras dicen y mucho. ¿Qué opina el lector del presidente Macri, cuando en un debate hace casi un par de años, dijo que no iba a devaluar y devaluó, que no iba haber despidos masivos y los hubo, que no se iban a cerrar industrias y se cerraron por miles, que no iba a haber tarifazos y los hubo en porcentajes hasta de más del 1.000%, que no nos iba a endeudar y hoy sabemos que varias generaciones deberán pagar la cuantiosa deuda que contrajo?. Y cuántas medidas antipopulares más, que las negó antes de llegar al poder. ¿No se siente el lector engañado por tantas mentiras? Y lo grave es que este político con tantas palabras falaces y prometedoras de bienestar, solo cumple con las minorías poderosas. Usted jamás opinó de tanto engaño del PRO-UCR. Sus palabras estuvieron ausentes pero el silencio hablan por sí solo. En su carta lo noto ofuscado por palabras propias del folclore preelectoral, que comparadas con tanto engaño que nos llevó a la crítica situación actual son una nimiedad sin consecuencia alguna. Siempre las palabras deben acompañar a la acción para que se vuelvan realidad, sino estamos en la situación de hoy con las políticas del Gobierno nacional y en eso coincido con el lector: “los actos contradicen lo afirmado”.

Francisco Centurión

[email protected]


Colegio de Escribanos

Por este medio solicito que nos informe el Colegio de Escribanos de Tucumán por qué cobra $ 400 por certificar una firma de un escribano asociado. Aclaro que el escribano cobra de honorarios $ 300. ¿No es esta tarifa un exabrupto por tratarse en este caso de un contrato de locación de servicio?

Gabriel Guzmán Arias

[email protected]


Hipocresías

La campaña electoral está desnudando hipocresías de no pocos candidatos. Las más notorias son las de la ex presidenta, quien con sus mutantes personajes pretende mostrar lo que no es. Es oportuno recordar la destacada frase de Iriarte: ¿Aunque la mona se vista de seda, mona queda?

Emilio Zuccalá

[email protected]


Homenaje al restaurante 55

En el cierre del Septiembre Musical de este año se hizo un hermoso homenaje al Restaurante 55, una fonda que quedaba frente a la Plaza Alberdi. Era un lugar como existieron pocos; un lugar donde se juntaban estudiantes, poetas, laburantes, prostitutas, mendigos... Siempre había un plato de sopa disponible, tuvieran o no para pagar. Siento orgullo y agradecimiento por el homenaje al sueño de aquel loco lindo, el gritón y risueño Alberto González, dueño del 55 y mi abuelo.

Alejandra Calabro

[email protected]


Terraza del aeropuerto

El viernes 29 de Septiembre fuimos al aeropuerto Benjamín Matienzo a despedir a un contingente de niños que partía a Buenos Aires a un viaje deportivo. Momentos antes de que despegue el avión pedimos subir a la terraza, a lo que un Policía de Seguridad Aeroportuaria nos respondió secamente que estaba clausurada. Pregunto si con los millones que se le invirtió al aeropuerto, ¿no alcanzó para habilitar la terraza? En momentos en que nuestra ciudad se abre al mundo con nuevas rutas aéreas, estimo que es inadmisible que esa parte continué inhabilitada para el público en general.

Sergio Damian

[email protected]

Comentarios