Todas las orquestas juntas despidieron al Septiembre Musical

La plaza Alberdi explotó de música ayer durante el cierre del Septiembre Musical. Entre 800 y 900 músicos, entre instrumentistas y coreutas, subieron al escenario durante un megaconcierto con repertorio clásico y de música popular argentina. Experiencia federal.

02 Oct 2017

El Septiembre Musical se fue con zambas, de esas que ponen la piel de gallina y hacen saltar las lágrimas. Zambas bien tucumanas, pero cantadas e interpretadas por músicos y coreutas de todo el país. Fue un cierre emocionante para los 32 días a pura música que trajo el Septiembre Musical.

Parecía que si subía un músico más, el gigantesco escenario armado frente a la plaza Alberdi se colapsaría de tanta música. Eran entre 800 y 900 instrumentistas y coreutas. “Sí, perdimos la cuenta”, confesó en la previa Luis Gorelik, director invitado para comandar este batallón de músicos que llegó a Tucumán el martes para preparar este megaconcierto de cierre.

Adolescentes y jóvenes vestidos de negro afinaban y ensayaban debajo de los árboles de la plaza, entre los vendedores de algodón de azúcar, entre los chicos que rodeaban la estatua de Alberdi, de Lola Mora. Por ahí estaban Maia Calahorra, fagotista de la Orquesta-escuela de Chascomús, con Iván Vázquez, trompetista de la orquesta infanto juvenil de San Luis. Los adolescentes se conocieron en Tucumán, para esta ocasión, y fue el comienzo de una gran amistad musical.

“Lo mejor de todo es el intercambio, la posibilidad de compartir experiencias con otros chicos del país”, comentó Maia. Iván explicó cómo fue la dinámica para organizar esta monumental orquesta de 600 músicos: “nos fuimos dividiendo por instrumentos, en talleres, ensayando de a grupos”, contó. Ensayaron en clubes, en escuelas, en teatros. Durmieron en hoteles, en casas de otros músicos, en hospedajes. Y finalmente se encontraron todos, todas las orquestas todas, en un espectáculo que cosechó emociones y aplausos estruendosos.


Las orquestas juveniles de varias provincias fueron convocadas por el Sistema de Orquestas Infanto Juveniles de Argentina (Soijar); por Tucumán participaron la Orquesta Estable de la Provincia, la Orquesta Juvenil de la UNT, músicos de las Orquestas del Bicentenario, de la Orquesta de la Escuela Superior de Educación Artística (ESEA), y la Orquesta del Divino Niño. Este enorme ensamble interpretó la Sinfonía N° 5 de Beethoven. Luego subieron al escenario 300 coreutas de ocho coros locales para ponerle voz a la “Chacarera del 55” (hermanos Núñez) y a las zambas “Si llega a ser tucumana” (Pérez–Leguizamón), “Zamba del Grillo” (Yupanqui) y “Al jardín de la República” (Carmona).

La ovación del público tras el repertorio popular, bien tucumano, obligó al director a repetir las dos últimas canciones. “Te pone la piel de gallina”, se escuchaba entre el público que aplaudía de pie. El “Septiembre” se fue así: con zambas y con emoción.


En Esta Nota

Ente Cultural
Comentarios