La ruta de los valles es el camino alternativo que eligen los narcos para trasladar la droga

Funcionarios salteños y tucumanos de la Justicia Federal coincidieron en que están fallando los controles en ese trayecto.

01 Oct 2017
1

EL ÚLTIMO GOLPE. Gendarmes controlan los 260 kilos de hojas de coca que secuestraron en Las Mesadas.

La ruta 40, desde el límite con Bolivia, une Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca y sigue hasta el sur del país. Su traza pasa por lugares inhóspitos que son poco transitados y menos controlados por las fuerzas de seguridad nacional y provinciales. En lo que va del año se incrementaron los secuestros de mercadería y productos ingresados al país de manera ilegal y de drogas, transformando este camino en otra alternativa para diferentes organizaciones irregulares y delictivas.

“Con los secuestros se puede determinar qué está pasando. Y en base al trabajo que viene desarrollando el personal de las fuerzas de seguridad podemos decir que se ha notado una creciente actividad por esa zona”, dijo Fernando Poviña, juez federal de Tucumán.

Según la información proporcionada por Gendarmería nacional, en lo que va del año se incautaron en la zona de San Antonio de los Cobres 149 kilos de marihuana que, al parecer, eran trasladados hacia Chile. En Cafayate, sólo en lo que va del año, en dos procedimientos se secuestraron 235 kilos de cocaína. En Catamarca se ubicaron 211 kilos de cocaína en un camión que había partido de Tafí del Valle. Desde la tierra del torrontés hasta nuestra provincia, se decomisó mercadería ilegal por valor de $70 millones. Por último, en Las Mesadas, ya en nuestras tierras, los gendarmes se quedaron con una carga de 260 kilos de hojas de coca.

“Todos esos operativos son indicios, nos dan una idea de que las personas que trafican droga o ingresan mercadería de manera ilegal al país están eligiendo esa ruta. Y probablemente sea por los controles que se hacen en la ruta 9 y en la 34, que son los otros caminos utilizados”, agregó Poviña.

Y por esos indicios los investigadores están convencidos de que hay una zona roja que comienza en Cafayate y termina fundamentalmente en Tucumán, aunque no descartan que también se dirija a Catamarca. El fiscal federal de Salta, Ricardo Toranzos, no cree que el tramo norte de la ruta 40 sea un camino frecuentemente utilizado por los narcos porque “cuando hace frío y nieva es intransitable. Su uso es estival y durante pocos meses. Además está en malas condiciones”.

Federico Mateos, secretario penal federal de Salta, coincidió con el investigador: “la ruta sí es utilizada, pero desde Cafayate, con droga que llega desde el norte salteño hasta la capital de esa provincia y desde allí se dirige a los Valles y sigue camino por la ruta 307 hasta Tucumán”.

Ambos funcionarios judiciales salteños explicaron que las organizaciones que buscan llevar droga (especialmente cocaína) a Chile y a Paraguay utilizan ese camino. Poviña, que durante años subrogó un juzgado federal de Jujuy, recordó uno de los mayores secuestros que concretó cuando cumplía funciones allí: los gendarmes encontraron 300 kilos de cocaína en la ruta 40, cerca de La Quiaca.

Zona roja

“El camino más utilizado por los narcos es el que pasa por Tafí del Valle, ya que el camino se encuentra en perfecto estado. Sin embargo, deben cuidarse de los robos por parte de los competidores del negocio que les quitan la carga, ya que en la zona los ladrones pueden ocultarse fácilmente”, explicó Toranzos.

Mateos dijo además que esa ruta también es utilizada por personas que ingresan mercadería de manera ilegal al país. “Llegan hasta Salta y ahí se desvían hacia los Valles. Normalmente se movilizan en utilitarios donde llevan prendas, calzados y algunos productos de bazar y electrodomésticos. Según la información que manejamos, se movilizan de a dos y sus destinos son Tucumán fundamentalmente y después Córdoba”, confió en una charla con LA GACETA.

Y justamente, el corredor Cafayate-Acheral no cuenta con controles fijos de Gendarmería. En Salta hay uno móvil en Tolombón que no es permanente, sino que de vez en cuando se instala para realizar controles. El fijo que tenía la fuerza en Colalao del Valle, ya en tierras tucumanas, se levantó el año pasado porque la Dirección Nacional de Vialidad pidió que le devolvieran la propiedad que ellos ocupaban. La ruta, entonces, está siendo vigilada por el Grupo Monteros de la fuerza, que apenas tiene 10 hombres y una camioneta.

Pablo Camuña, fiscal federal de Tucumán, reconoció que manejan esa información y que encabezaron investigaciones que no avanzaron por falta de pruebas. “De todas maneras, creo que es preferible investigar a las organizaciones para poder desarticularlas. Ahí debería estar todo el esfuerzo y no en poner gente en la ruta, ya que sus hallazgos son fortuitos”, comentó.

Comentarios