Gallardo “dibujó” un equipo ambicioso, que armó una goleada fantástica

23 Sep 2017
1

ESTRATEGA. Marcelo Gallardo movió la estantería del equipo y tuvo éxito. Reuters

Marcelo Androetto - Especial para LG Deportiva

BUENOS AIRES.- “No estaba muerto, estaba de parranda”. La letra de la canción “El Muerto Vivo” que inmortalizaron Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina calza como anillo al dedo al River de Marcelo Gallardo, al que muchos se adelantaron a dar por sepultado en Cochabamba, cuando todavía estaba vivito y coleando, preparando en un hotel de Cardales los insumos para la “parranda” del jueves, el histórico 8-0 sobre Jorge Wilstermann que valió más que un pasaporte a “semis” de la Libertadores: por su calidad, fue una obra de arte de colección, un libro inédito hasta el presente que a futuro se considerará incunable.

A “Napoleón” Gallardo parecía que le había llegado su Waterloo personal, en el horizonte se avizoraba una eliminación que hubiera sido más dolorosa aún que aquella ante Independiente del Valle en octavos el año pasado, más insidiosa para el alma “millonaria” que ese par de torneos locales perdidos por “mancarse” en el sprint final, y por supuesto, que la previsible goleada que le infligió Barcelona en Japón.

Pero no. El “Muñeco” cobró vida cual “Chucky” para terror de los bolivianos, movió la estantería, quemó las naves, se animó a contradecir a la cátedra ante el que había calificado como “el mayor desafío” en su vida de entrenador: dar vuelta la serie luego del 0-3 de una semana antes.

Por eso, cuando la voz del estadio Monumental avisó que habría línea de tres con el debutante copero Gonzalo Montiel y sin marcadores laterales, cuando anunció que Ariel Rojas volvería a ocupar su lugar en el mundo, cuando sentenció que Carlos Auzqui sería la espada para abrir a la defensa rival por derecha, los hinchas intuyeron que la ovación brindada a Gallardo no sería sólo memoria de un pasado glorioso, sino pura actualidad de agradecimiento a un entrenador que parece pedir pista de selección en el mediano plazo.

Después, se sabe, los jugadores tienen que hacer lo suyo en cancha: Ignacio Scocco gritar por cinco, Enzo Pérez meter dos y disfrazarse de Francescoli, Ignacio Fernández agregar temperamento a sus dosis no homeopáticas de talento, y siguen las firmas de una noche épica, no sólo por el resultado. Para ello también tuvo que suceder, claro, que Wilstermann se desmoronara impensadamente a la primera de cambio.

Quizá la Real Academia acuñe algún día un adjetivo nuevo que condense en uno todos los utilizados en las últimas horas para calificar a Gallardo. Para entonces, podría ya contar con mármol propio a la par de Ángel Labruna, sobre Avenida Figueroa Alcorta. Por ahora, es una estatua viviente.

Biaggio asume en

San Lorenzo, por Aguirre

Claudio Biaggio, actual técnico de la reserva de San Lorenzo, dirigirá interinamente al equipo de cara al duelo del lunes como visitante ante Estudiantes, por la cuarta fecha de la Superliga. El “Pampa” reemplazará a Diego Aguirre, que renunció luego de la eliminación de la Libertadores a manos de Lanús.

Barcelona, el líder de España, juega con Girona

Barcelona que acumula cinco victorias en la Liga visitará hoy al Girona, en uno de los cuatro adelantos de la sexta fecha del torneo español. También lo harán Atlético de Madrid-Sevilla, Alavés-Real Madrid y Málaga-Athletic.

Juventus y Napoli, los punteros, juegan hoy

Juventus y Napoli, con puntaje ideal, tendrán partidos a priori accesibles para conseguir su sexta victoria del Calcio. La “Juve” recibirá a Torino mientras que Napoli visitará a Spal en los adelantados. También lo harán Roma-Udinese.

Maradona debutó con un triunfo como visitante

Diego Maradona tuvo un debut exitoso al frente de Al Fujairah de Emiratos Árabes Unidos, tras golear por 3-0 a Orouba, por la Copa Presidente.

Comentarios