En la Expo 2017 hay platos que ofrecen una alternativa a lo tradicional

Clases, cocina “a la vista” y degustaciones son la mayor tentación en la muestra de la Rural.

22 Sep 2017

El pabellón de la gastronomía es uno de los más visitados en la Expo por público de todas las edades. Allí se pueden aprovechar las clases de cocina y, por supuesto, las degustaciones de los platos más variados.

El chef italiano Massimo Bottura dijo a la prensa en junio pasado que los cocineros “inquietos” concentran su pasión en “bocados comestibles” y que la cultura es un ingrediente básico en la cocina, con lo que marcó una tendencia en la alta gastronomía, que empieza a hacerse notar en Tucumán. Y esto se puede apreciar en la Expo, la mayor muestra agroindustrial de la provincia que se podrá visitar hasta el martes.

Desde chorizos “abrigados” en pimientos asados y panceta o un matambre de cerdo con crema de cuatro quesos hasta empanadas de humita, pasando por variedades de hamburguesas y preparaciones con productos regionales, como el arándano, hay una tentación tras otra para probar y deleitarse.

“Tratamos de mezclar el asado, lo tradicional, con un toque gourmet. Queremos que la gente conozca opciones que van más allá del clásico corte”, explicó Franco Cuezzo, a cargo de las preparaciones del puesto “El club de los asados perfectos”. En ese momento, el joven cocinero le daba el toque final al plato de chorizo con pimientos: incorporaba a esa presentación una salsa barbacoa y aros de cebollas.

Cuezzo ofreció un menú variado: además de este última creación, incluyó matambre de cerdo con crema de cuatro quesos -se estaba cocinando a fuego lento en la parrilla-, un sándwich de picana al verdeo y un matambre con hongos. “A la gente le da curiosidad y luego lo prueba”, contó. “Hemos intentado fusionar lo tradicional con lo gourmet para que la gente conozca”, reafirmó Marina Poma, la encargada de ventas que estaba a su lado.

Todo artesanal

Edgardo Herrera estrenó un “full track gastronómico” en esta nueva edición de la Expo, un carro especialmente diseñado con horno y otros espacios de cocina para preparar las famosas empanadas tucumanas. En su carta ha incluido, además de las típicas de carne y de pollo, su variedad “humita”, hecha de choclo.

“No las preparamos con insumos enlatados. Si bien resultaría más fácil comprar una lata de choclo y armar las empanadas, nuestra elaboración es tradicional: rayamos el choclo, hacemos una pasta con zapallo y le incorporamos el queso. Todo lo que hacemos es artesanal, con un toque gourmet, como toda comida de hoy”, aclaró Herrera, propietario del negocio familiar “El Aljibe”.

“Hay mucha gente que cambió sus hábitos de alimentación y dejó de consumir carne. Esta variedad es para ese tipo de clientes, en particular. Y tiene muy buena aceptación”, agregó.

Camino a lo gourmet

El pabellón cuatro está conformado por una decena de stands en los que se han mezclado sabores y aromas de productos comestibles y bebidas de la región: vino patero, jugo de arándano, nueces y ají, entre otras ofertas. En el lugar, inclusive se lleva adelante diariamente una demostración de cocina “en vivo”.

Uno de los responsables de esta actividad, Martín Pérez, estudiante de cocina, se lució con una preparación de trocitos de pollo frito rebozados con huevo y papas fritas. El público dio una amplia aprobación luego de que degustó el pollo elaborado de esta manera.

“Promocionamos otra forma de cocinar. Con productos regionales se puede llegar a una elaboración gourmet”, enfatizó.

Queda claro que para los cocineros el camino hacia lo gourmet no tiene regreso, sobre todo porque va ganando cada vez más aceptación entre los comensales que buscan alternativas a lo tradicional.

La Expo, que se desarrolla en el predio de la Sociedad Rural, en Camino del Perú al 1.000, podrá recorrerse hoy de 16 a 1; mañana, de 12 a 1 y el domingo, de 14 a 24. La entrada general cuesta $ 80; la entrada para los espectáculos, $ 100 y para menores de 12 años, jubilados y estudiantes, $ 60.

Comentarios