Por baja de los subsidios, subirán servicios públicos

El transporte, la electricidad y el gas

19 Sep 2017
1

Nicolás Dujovne. FOTO LA GACETA/ ARCHIVO.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó ayer que los aumentos de tarifas en los servicios públicos del año próximo serán “semestrales” y confirmó también una suba en el transporte público durante 2018.

Al explicar la reducción de subsidios en la ley de Presupuesto, el ministro afirmó que en el Ministerio de Energía hay una baja del 19,5% en las partidas presupuestarias, señaló una nota del sitio iProfesional.com.

Al referirse a las tarifas de gas y luz que dependen de esa cartera, Dujovne dijo que seguirá “el proceso de revisión semestral de tarifas acordado en audiencias públicas. No está definido el monto pero sí el mecanismo, que va a ser semestral”. Explicó que en el transporte los subsidios bajarán de $ 104.000 millones en 2017 a $ 98.000 millones en 2018, lo que significa el 6%, y habrá alguna revisión en el transporte”.

“Tenemos que seguir normalizando la estructura tarifaria porque tenemos que converger en cuentas fiscales más sanas, pero creemos que el dinero gastado en subsidios al transporte está bien, porque está destinado a quien más lo necesita”.

Dujovne afirmó que “sin dudas la disminución en subsidios que tiene el transporte es mucho menor a la que tiene el sector energético, aun partiendo de un nivel en el cual el porcentaje de cobertura del costo del transporte pagado por los usuarios es menor a esta altura que la energía”.

Al referirse al aumento en las tarifas del transporte, el titular de Hacienda expresó que “al menos vamos a tener que compensar la inflación y va a haber un cambio en las tarifas del transporte donde vemos un cambio multimodal para que el boleto incluya más de un viaje”. “Los montos no están definidos pero sí vamos a tener una baja de subsidios en ese sector”, añadió el funcionario.

Menos consumo

Por otro lado, los aumentos de tarifas y las altas temperaturas de este invierno, en comparación con el año pasado, parecen haberle dado una nueva fisonomía al consumidor argentino. Según las últimas estadísticas oficiales, la demanda de gas en los hogares se desplomó en el segundo trimestre del año, mientras que la de electricidad tuvo una caída también importante. Se trata de dos hechos infrecuentes si se los compara con el comportamiento de la demanda en los últimos años. Entre abril y junio, el consumo residencial de gas se redujo 22,7% con respecto al mismo trimestre del año pasado: pasó de 45 millones de metros cúbicos diarios (m3) a 34,8 millones de m3. En el caso de la electricidad, en el segundo trimestre cayó 9% el consumo en los hogares.

Comentarios