Conceptos para tener en cuenta en educación

19 Sep 2017 Por LA GACETA

Desde hace años se escucha decir con frecuencia que el sistema educativo hace aguas por todas partes. Ello se refleja en los pobres resultados de los alumnos en competencias internacionales en tiempos recientes, donde se ha desnudado desde el escaso nivel de preparación en diversas asignaturas hasta la incapacidad para comprender un texto. Afortunadamente no todo es negativo, en julio pasado, un joven de 17 años, oriundo de Lules, ganó la medalla de bronce en la Olimpíada Internacional de Química, que tuvo lugar en Tailandia. En diciembre de 2016, estudiantes de la Escuela Técnica N° 5 fueron premiados por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica por haber creado un sistema de control de alerta ante inundaciones para poner en práctica en el puente del Central Córdoba.

Acaba de concluir en San Miguel de Tucumán el Congreso Internacional de Educación, en el que participó más de un millar de alumnos y docentes, y contó con exposiciones de expertos y de estudiantes de Australia, España, Francia, Noruega, Zambia y Suiza, que dejaron muchos conceptos para la reflexión.

Un tucumano docente en el City College de Nueva York hizo hincapié en la utilidad de la creatividad y de los enfoques metodológicos que se utilizan hoy en día para potenciar el aprendizaje creativo.

Un catedrático e investigador mendocino, sostuvo que modificar una currícula de formación docente es muy complicado. “Hay que hacer un esfuerzo, hay que estudiar y no todos están dispuestos. Nadie lo hará por amor a la infancia y a la pedagogía... Hay que motivar a las nuevas generaciones de docentes. Empezaría por la primera formación, porque si no, siempre estamos haciendo perfeccionamiento, como que los hacemos imperfectos y luego los vamos perfeccionando y eso no se termina nunca”, dijo.

Un bloguero español, de 14 años, afirmó: “tenemos un gran reto por delante y es unir las nuevas tecnologías con los chicos; nosotros entramos en el colegio viniendo de un mundo de móviles (celulares); tenemos acceso a todo tipo de información y entramos en un colegio lleno de libros, apalancado en el siglo XIX y muy poco del siglo XX; tenemos el reto de unir los tres siglos”.

Una joven australiana dijo que los chicos argentinos no comprenden la importancia de la educación: “están más enfocados en tener una vida social que en los estudios, viven el momento y no piensan en el futuro”.

Un profesor español señaló: “Educación es intrínsecamente un proceso ético; es decir aprender a convivir en la solidaridad, en la compasión y en el respeto; y es un proceso intelectual que nos ayuda a entender el mundo, a saber cuáles son las causas y los efectos”.

Sería importante que estos y otros conceptos sirvieran para una futura reformulación de un sistema, que parta de la base de saber primeramente cuál es la educación que queremos. La llave fundamental en este proceso es siempre el docente: si su formación no incorpora los nuevos saberes que aportan constantemente la tecnología y la informática, la brecha entre educador y alumno se agrandará, pero también aquellos que tienen que ver con nuestra identidad e historia local. Pero no solo de impartir conocimientos trata la educación, sino de contribuir a desarrollar el pensamiento crítico y a forjar ciudadanos solidarios y comprometidos con la sociedad.

Comentarios