Loable iniciativa para que la poesía llegue a la escuela

12 Sep 2017 Por LA GACETA

Comienza en deleite y termina en sabiduría, opinaba el escrito estadounidense Robert Frost. Es más profunda y filosófica que la historia, aseguraba el griego Aristóteles. Es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio, afirmaba Federico García Lorca. La poesía nunca se caracterizó por ser un género masivo en lo que a lectores se refiere, sin embargo, qué adolescente no ha escrito alguna vez un poema para contar su amor o su desdicha por un sentimiento no correspondido. Es una paradoja que casi no sucede con las otras expresiones literarias: se la lee poco, pero se escribe mucho.

En estos días y hasta el 16 del corriente, se está desarrollando el IX Festival de Poesía en la Escuela en establecimientos educativos, bibliotecas, institutos de capacitación docente y unidades carcelarias de distintos puntos del país: San Luis, Córdoba, Santa Fe, Tucumán y Capital Federal. Participan 29 instituciones educativas de nuestra provincia, con la coordinación de la escritora y docente Candelaria Rojas Paz. Se promueven mesas de lectura con poetas locales en las escuelas, talleres de escritura, de arte visual y poesía, charlas. Se persigue, entre otras cosas, desmitificar la figura del poeta, buscando la inclusión de la palabra poética.

El Programa Poesía en la Escuela, que se desarrolla desde 2010 se propone acercar la poesía y el lenguaje poético a los niños, adolescentes, jóvenes, docentes y a la comunidad en general, desde una perspectiva de encuentro, intercambio de experiencias y diálogo entre generaciones, integrando a los artistas locales. Impulsa el acercamiento al lenguaje artístico y el desarrollo del pensamiento crítico, revaloriza el patrimonio cultural que implica la producción y la herencia poética de un territorio, propone el acercamiento de los poetas y artistas a los espacios populares para establecer un diálogo entre generaciones, a fin de poner de relieve las posibilidades creativas y comunicadoras de la palabra poética, revalorizando las producciones locales, respetando la diversidad cultural y apuntando a la consolidación de las identidades locales.

Siempre es bienvenida toda manifestación que tienda a divulgar la poesía y a estimular el nacimiento de poetas, y mucho más lo es, si los objetivos de este programa se cumplen en su totalidad. La canción es también un buen camino para introducir a los chicos en este universo, porque poesía y música vienen de la mano desde la cuna. Pero también depende de los docentes que sus alumnos se envuelvan con la magia de las palabras. Si los primeros no leen poesía o nunca han escrito un poema, difícilmente puedan enseñarla o estimular a los chicos.

Dijimos en alguna oportunidad que si desde niños nos educaran la sensibilidad artística podríamos construir en un mundo diferente. Se descubriría que la poesía no sólo se halla en los libros, sino también en el vuelo de las nubes, en la sonrisa de un anciano, en el aleteo de un colibrí. Quizás habría menos guerras, explotación, injusticia. Tal vez tendríamos una sociedad menos materialista, una clase dirigente menos codiciosa, más humana y comprometida en la búsqueda del bien común. Porque como decía el poeta hindú Rabindranath Tagore (1861-1941), la poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos.

Comentarios