El cambio de dirección de la calle Mendoza

10 Sep 2017

Uno de los grandes problemas crónicos de San Miguel de Tucumán es el tránsito. Las calles estrechas de su centro resultan cada vez más angostas e inviables para el volumen de vehículos que circula a diario, especialmente en las horas pico. De acuerdo con datos recientes de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Municipalidad, alrededor de 450.000 vehículos (autos, motos y ómnibus) ingresan diariamente al centro de la capital.

La apertura los túneles en las calles Mendoza y Córdoba permitió perforar el cinturón ferroviario favoreciendo el flujo vehicular en la conexión este-oeste y viceversa. En mayo de 2011, la Municipalidad había modificado el sentido del tránsito la calle Mendoza al 800 que empezó a correr hacia el oeste hasta Salta, mientras que el resto de la calle siguió haciéndolo hacia el este. Sin embargo, esa decisión no logró las mejoras esperadas y siguió despertando controversias.

En diciembre de 2012, tres ediles elevaron una propuesta para modificar nuevamente del sentido de la calle Mendoza; la Comisión de Transporte del Concejo le había dado curso. La idea era que esa arteria corriera también hacia al oeste desde Salta hasta Marco Avellaneda para que se convirtiera en una vía de salida y ayudara a descomprimir el microcentro.

Como era de esperar hubo quienes estuvieron a favor y en contra con esa modalidad. Los comerciantes de la cuadra del 800 dijeron que cuando en 2011 se había cambiado la dirección del tránsito sus ventas habían disminuido alrededor de un 70%. “Si toda la calle corre hacia el oeste se va a convertir en una vía de salida. Quizás en esas condiciones haya más tráfico y la situación mejore al menos un 10%. Hoy pagamos más impuestos que lo que ganamos”, dijo el propietario de una cochera. Sin embargo, los que poseían guarderías hacia el oeste afirmaron que iban a perjudicarse.

A mediados de agosto pasado un ciudadano solicitó a la Municipalidad capitalina desde la plataforma digital Change.org el cambio de dirección de la Mendoza. “Hoy se ven afectados muchos trabajadores, peatones y conductores por esta situación, con el agravante de que la calle Mendoza al 800 se convirtió en una cuadra fantasma, semipeatonal, la cual no se limpia, siempre tiene autos y motos estacionados en doble fila, cual estacionamiento a cielo abierto, que no es controlado ni regulado por nadie, generando además serios problemas a la circulación diaria de los pocos vehículos que pasan por allí. Cambiando el sentido de esa cuadra, hacia el este, los autos pueden ingresar por Mendoza y doblar en Junín, haciendo que el tránsito sea más ágil, sencillo y fluido”, dice su petición.

Esa cuadra que ofrece a diario un aspecto poco higiénico, se ha convertido también en un megaestacionamiento de motos; en la ochava con la Salta, el edificio donde funcionó El Buen Pastor luce su penosa decrepitud; es lamentable que ese inmueble no tenga un buen destino. El director municipal de Transporte anticipó que en breve se hará lugar el pedido de modificación formulado por el ciudadano.

Sería interesante que antes de adoptar una medida se estudiara en profundidad el problema. Si la idea es desalentar el ingreso de vehículos al centro, una posibilidad sería convertirla en peatonal, beneficiando así al transeúnte. Se deberían barajar todas las posibilidades, pero para ello hay que saber con claridad qué ciudad es la que se quiere con proyección de futuro, es decir una urbe que le brinde al ciudadano una buena calidad de vida.

Comentarios