Sin miedo, pero con prudencia

Antes de tomar suplementos deportivos, hay que consultar a un profesional.

09 Sep 2017
1

La variedad de suplementos en las tiendas puede ser abrumadora.

Con la explosión del fitness y la vida sana para el gran público también ha habido una apertura inmensa hacia el uso de suplementos deportivos. Hace 10 años atrás o más parecía que todo era la misma cosa: anabólicos, “bombas” en la jerga popular, químicos de uso exclusivo para fisicoculturistas o fanáticos del gym. Había incluso un prejuicio con los suplementos. Ahora, del otro lado de la rueda, están cada vez más naturalizados y se los usa, en ocasiones, de manera poco planificada.

“La suplementación deportiva ayuda al rendimiento y al mejor desarrollo muscular y físico en general. Se utiliza para reforzar la alimentación cuando la persona no tiene tiempo de alimentarse adecuadamente. Pero no siempre es necesario usar suplementos para realizar actividad física; siempre hay que tener en cuenta la intensidad intensidad del entrenamiento, los objetivos de cada uno y la necesidad de nutrientes”, resume el nutricionista Franco Lozano, representante de Energy, empresa local dedicada a la distribución de suplementos deportivos.

Lo principal es identificar cuándo es necesario incorporar suplementos. “Cuando el cuerpo no responde de la misma manera en cuanto a resistencia, fuerza o recuperación de los músculos es momento de pensar en suplementos”, dice Braian Roldán, nutricionista de la misma empresa.

Si el rendimiento empieza a decaer, lo que sigue es consultar a un profesional para que nos recomiende suplementos. En el caso de que los necesitemos, sigue una misión para nada fácil: elegir entre las decenas de marcas, tipos y precios que hay en el mercado. Respecto a este tema está el mito de que los más caros son los mejores. “No siempre es así. Por lo general el mayor precio siempre es el de un producto importado, pero eso no quiere decir que sea el producto indicado para esa persona o el más completo. Por eso mismo es fundamental, después de la consulta al médico o nutricionista, ir a un lugar que cuente con personal capacitado para asesorar en la compra”, señala Sebastián Sánchez, propietario de Energy.

Comentarios