Los agricultores forman la “primera línea” en la batalla contra la invasión de langostas

Grignola y Rodríguez Prados, del Senasa local, aluden a la situación y a las medidas de prevención.

26 Ago 2017
1

ATAQUE DESDE EL AIRE. Las aplicaciones aéreas con productor químicos se realizan una vez que se detecta que las langostas se asentaron en un campo.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), junto con organismos públicos y privados, continúa con el seguimiento de los nuevos focos de langostas denunciados en el límite tripartito de las provincias de Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca. Las localidades afectadas son La Madrid, Taco Ralo, San Pedro de Guasayán, Lavalle y Frías.

Productores denunciaron que una manga pasó el jueves por Pozo Hondo, Santiago del Estero. La plaga también se encuentra presente en otras zonas de Santiago del Estero, Córdoba, Chaco, Catamarca, Salta y Jujuy.

“Es clave el rol del productor para la detección y rápido control de la plaga. Es fundamental conocer hacia dónde se trasladan las mangas, su estado biológico y los posibles daños causados. Asimismo, la población también puede colaborar denunciando la presencia de langostas”, explicó el director del Centro Regional NOA Sur del Senasa, Carlos Grignola.

El programa que lleva adelante el Senasa se encuentra actualmente enfocado en Santiago del Estero donde están trabajando cinco equipos del Senasa; para combatir la langosta se utilizan camiones Unimog, autosoplantes, y aplicaciones aéreas cuando el clima lo permite. “Nuestro objetivo es impedir la oviposición y reproducción de la plaga para impedir su crecimiento poblacional. Por eso, el monitoreo y control es permanente”, afirmó Grignola.

Se destacó el trabajo de los productores que colaboran con las aplicaciones en sus campos, INTA y de la Provincia, fundamentales en el territorio para ayudar a los equipos del Senasa a conocer las nuevas zonas y caminos donde aparecieron las mangas de langostas, afirma por su lado, el coordinador de Protección Vegetal del Centro Regional NOA Sur del Senasa, Rafael Rodríguez Prados, quien puso de relieve la tarea de los monitoreadores, que trabajan desde el amanecer hasta la noche, momento en que las langostas se asientan, situación ideal para las aplicaciones terrestres. Y en muchos casos la aplicación aérea. “Este esfuerzo que vienen haciendo también es reconocido por los productores”, indicó.

Es importante destacar que durante toda la semana se siguió y evaluó el comportamiento de los insectos de manera permanente, para poder marcalos cuando se asientan y proceder a su control. Debemos tener todos los medios logísticos, insumos y de recursos económicos para poder actuar de acuerdo a las circunstancias, dijo.

Siguen atentos, porque la manga se mueve entre Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca.

“Quiero dejar en claro que entre todos debemos combatir a las langostas y, en este sentido, me refiero no sólo a las autoridades nacionales, sino provinciales, municipales y comunales, además del imperioso aporte del sector privado en todo sentido, denunciando y controlando la plaga en la medida de sus posibilidades. Es importante que tanto los pobladores de las zonas de influencia de la manga, como así también los productores y puesteros informen a las cuadrillas que recorren la zona para denunciar si ven a los insectos”, planteó.

Se recuerda a los productores que deben realizar el monitoreo continuo en sus predios y, en caso de identificar la presencia de la plaga, denunciarlo de inmediato para que los técnicos del Programa Nacional de Acridios (PNA) del Senasa constaten la presencia de la plaga y accionen un rápido control con el fin de evitar su dispersión.

El productor es el primer responsable en el control de la langosta, quien debe utilizar los productos autorizados por el Senasa y cumplir con la Ley de biocidas de cada provincia, junto con las indicaciones del marbete.

La migración de langostas comienza al inicio del día, cuando las temperaturas aumentan, momento en que los monitoreadores siguen su recorrido, hasta que se asientan cuando las temperaturas descienden; se georreferencia el lugar y se procede a las aplicaciones.

Las denuncias pueden realizarse en el Senasa, a la línea gratuita 0800-999-2386 (opción 3), vía correo electrónico [email protected] o a través de la aplicación Alertas Senasa. El Sistema de Alertas es una aplicación para instalar en los celulares -vía Play Store- que permite al usuario tomar fotografías de la plaga, georreferenciarlas y enviarlas a los técnicos especializados del Senasa.

Comentarios