El cardenal Villalba será el administrador diocesano hasta que el Papa nombre un nuevo obispo

Lo decidió el Consejo Consultivo del Arzobispado tucumano en votación secreta.

15 Ago 2017

El cardenal Luis Héctor Villalba será el encargado de administrar la arquidiócesis de Tucumán hasta que el papa Francisco nombre un nuevo obispo que reemplace a monseñor Alfredo Zecca.

Villalba, quien es arzobispo emérito de Tucumán, será por ahora la máxima autoridad de la Iglesia tucumana por decisión del Consejo Consultivo del Arzobispado. Este organismo realizó una votación secreta que se realizó este mediodía.

El organismo que tomó la decisión está integrado por ocho sacerdotes. Ellos son Marcelo Barrionuevo, Amadeo Tonello, Guillermo Cassone, Darío Monteros, José Passarell, Gerardo Diéguez, Carlos Sánchez y Hugo Noguera.

Ellos podían elegira cualquier sacerdote de la arquidiócesis que tuviera más de 35 años, pero optaron por Villalba, quien estuvo al frente del arzobispado hasta 2011.

Muy cercano a Francisco, Villalba vive en la iglesia de la Santa Cruz e integra el colegio cardenalicio desde 2015 por decisión de Jorge Bergolio. Ambos religiosos comparte una larga amistad y ambos estuvieron al frente del Episcopado Argentino durante seis años.


¿Hasta cuándo?

Villalba deberá ocupar este cargo hasta que El Vaticano designe un nuevo arzobispo. No hay fecha precisa para que eso ocurra. Inclusive, si ocurriera hoy, el religioso elegido demoraría entre uno o dos meses para ocupar efectivamente el puesto.

Zecca abandonó la arquidiócesis tucumano aquejado por varios problemas de salud, según manifestó. El jueves pasado fue su misa de despedida y partió a Buenos Aires, donde continuará sus actividades vinculadas a la educación superior.

Comentarios