Atlético le ganó a Arsenal en el primer partido de su mini gira en Buenos Aires

09 Ago 2017
1

ACTIVO. Si bien no fue de sus mejores partidos, Aliendro llegó a posición de gol varias veces durante el segundo tiempo. En la foto, avanza ante la mirada de Barbona. fotos de IGNACIO IZAGUIRRE (especial para la gaceta)

Sin la presión de las cámaras

Los amistosos que se juegan a puertas abiertas y no son televisados constituyen una rareza en el calendario del fútbol profesional. A la posibilidad que les brinda a hinchas y periodistas de analizar en vivo el funcionamiento de un equipo en plena pretemporada, se le suma la singularidad de escuchar lo que gritan los protagonistas en medio de la acción. Y más en los amistosos “exclusivos” como los de ayer en el estadio “Julio Grondona”, de Sarandí. Solo 20 personas (todas locales, por supuesto) se acercaron para ver (y para escuchar) el ensayo que Atlético le ganó 1 a 0 Arsenal con un estético gol de Gervasio Núñez. La definición llegó a las redes sociales y a Tucumán gracias a una cámara de ESPN.

Pudieron contrarrestar el frío bonaerense

Aún con la mesura con la que se debe tratar a estos partidos de ensayo (y hasta desconfiar de ellos), el entrenamiento en formato de amistoso (se jugaron partidos de titulares y suplentes con períodos de 40 minutos cada uno y un entretiempo de apenas cinco) dejó varios síntomas favorables para Ricardo Zielinski. El entrenador vio el partido en uno de los bancos de suplentes, provisto de un equipo de mate y esta no fue la única escenografía anti frío en la ventosa y gélida mañana de Sarandí. Varios futbolistas (locales y visitantes) jugaron los respectivos partidos con calzas largas y algunos asistentes del entrenador vestían gorros de lana.

Como si nunca se hubieran ido

Algunos de esos indicios positivos mostrados durante el definitivo 1 a 0 fueron sentimentales, como el regreso de Nicolás Romat y Franco Sbuttoni, quienes jugaron como si nunca se hubieran ido de Atlético. Incluso, con el resultado 0 a 0, hubo un gol anulado a Sbuttoni por una supuesta falta de Núñez en la acción previa. Los otros fueron funcionales: Atlético se mostró como un equipo sólido y agresivo. El resultado no fue la derivación de una jugada aislada (el fútbol es el único deporte que le permite ganar al equipo que jugó peor) sino la consecuencia de un partido en el que un equipo tuvo mucho más tiempo la pelota, mostró más ambición y supo cómo conseguir lo que quería.

Defensivamente no mostró fisuras

Ya desde el primer tiempo, la figura del partido fue Pablo Santillo, el arquero de Arsenal, que tuvo que revolcarse de un lado para el otro, en especial ante los intentos de Núñez. Atlético presionó muy arriba a Arsenal, que siempre estuvo incómodo: los delanteros del “decano” fueron los primeros defensores. Incluso haber jugado sin un 9 de área (Luis Rodríguez no lo es) no le impidió al equipo de Zielinski llegar seguido al arco del equipo local: David Barbona, Nuñez y el “Pulguita” armaron una pequeña (o no tan pequeña) sociedad. El tamaño que fuere permitió abrir el marcador al inicio del segundo tiempo.

Dijo presente en ataque

Pudo escucharse la charla que Zielinski les dio a sus jugadores en el mini entretiempo. El técnico habló de “paciencia” y les pidió a los marcadores de punta que se proyectaran más, aunque todo en el marco de un aprobado general: “Estamos bien, bien”. Es que atrás no había pasado sobresaltos y tampoco los pasaría en el complemento. Yonathan Cabral gritó y ordenó a sus compañeros como los defensores que no sólo quieren ganarse un lugar, sino dejar una huella, Gonzalo Freitas fue ganando y marcando terreno y, como si hiciera falta remarcarlo, Cristian Lucchetti respondió con acierto en la única situación que tuvo Arsenal.

Comentarios