Jam session en el Instituto de Música

Los estudiantes aprenderán tocando. La improvisación y el lenguaje musical.

04 Ago 2017
1

IMPULSORES. Natalia Carignano, Juan Escalante y Claudio Giraud. prensa

COMIENZA HOY

• A las 18, en el Instuto Superior de Música (Chacabuco 242).

Una jam session es un encuentro informal de improvisación musical. Dicen los entendidos que la idea se debe a George Frazier, una definición que hasta en Wikipedia hace referencia a la reunión informal de músicos de jazz, con afinidad temperamental, que tocan para su propio disfrute música no escrita ni ensayada. Un concepto claro.

Tucumán se ha convertido en un escenario propicio para el jazz, y es un género que cada día atrae más. Basta mencionar que en mayo se hizo un festival internacional, a fin de año habrá otro nacional y que numerosos grupos se presentan en pubs y bares.

Gran parte del semillero está en el Instituto Superior de Música de la UNT que, desde hoy, inaugurará los viernes de jam session hasta fin de año. “Es un proyecto intercátedra por el que se brindará a los estudiantes una herramienta más para la enseñanza práctica”, le explicaron a LA GACETA los músicos y docentes Natalia Carignano, Juan Escalante y Claudio Giraud.

“Que quede claro que es de jazz; la jam session será pública y comenzará con una parte teórica para luego iniciar la sesión con piano, batería, guitarra y bajo”, dijo Escalante, quien además mencionó que se trabajará con el repertorio del género incluido en Real Book, que contiene alrededor de 500 temas.

“El concepto es una reunión de músicos de jazz que se juntan en el escenario y hacen una verdadera performance con improvisación”, aclaró Giraud. Carignano dijo que tendrá un carácter formativo: “el proyecto tiene un valor pedagógico importante, porque el Ismunt tendrá una oferta grande de música popular”.

En el escenario

¿Cómo será la puesta en escena? “Estarán los docentes que guiarán a los músicos a ese diálogo entre instrumentos, luego de que se haya presentado la parte teórica. Es fundamental entender el lenguaje musical a través del cifrado americano, entendiendo lo rítmico y la armonía, la melodía”, respondieron los músicos. “Hay que saber que la música no sólo se aprende estudiando sino tocando. Nos proponemos abrir la cabeza al lenguaje musical”, agregaron Escalante y Giraud.

Finalmente, cuando se les preguntó sobre cuándo termina una improvisación, coincidieron en que hay un director de la sesión y es el que va indicando, pero aclararon que, además, hay un acuerdo de trabajar sobre cierto tiempo, trátase del blues o del jazz. Son los códigos en el trabajo.


En Esta Nota

San Miguel de Tucumán
Comentarios