Temer envía 10.000 militares a Río ante la ola de violencia

La ciudad carioca está envuelta en hechos cada vez más violentos; las principales favelas serán custodiadas por soldados de distintos cuerpos.

30 Jul 2017
1

MILITARES EN LAS CALLES. Temer propone golpear al crimen organizado. oglobo.globo.com/

BRASILIA.- El Gobierno de Brasil anunció que mandará a tropas militares durante meses a Río de Janeiro, con un despliegue inicial de 10.000 efectivos de distintos cuerpos, debido a una ola de violencia que golpea a la ciudad más turística y conocida del país sudamericano. La medida “es un paso más en el combate de esa situación que inquieta a todos los brasileños, en particular a los habitantes de Río de Janeiro”, aseguró el presidente Michel Temer en un mensaje publicado en Twitter, horas después de firmar el decreto extraordinario. Los operativos tienen “un objetivo: golpear al crimen organizado y quitarle su capacidad de operar”, dijo por su parte, el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, durante la presentación del Plan Nacional de Seguridad.

La misión, lanzada por tiempo indeterminado a diferencia de los cortos operativos militares anteriores en Río, prevé el despliegue de 8.500 hombres del Ejército y 620 de la Fuerza Nacional, esta última una tropa mixta militarizada usada para situaciones de emergencia. El resto lo compondrán efectivos de la Policía de Carreteras y de las fuerzas locales cariocas, explicó Jungmann.

La medida entró en vigor ayer con la firma de Temer publicada en el diario oficial del Estado. El despliegue de tropas empezó horas después en varios puntos de la metrópoli carioca.

“El objetivo de la misión es defender la integridad de la población, preservar el orden público y garantizar el funcionamiento de las instituciones”, dijo Temer. Aunque el decreto actual rige hasta el último día de 2017 por motivos fiscales, el despliegue continuará hasta finales del próximo año, aseguró Jungmann.

“No vamos a salir de aquí”, dijo el ministro, que habló de “esfuerzos extraordinarios” en “tiempos extraordinarios” y “difíciles” por el embate de las bandas criminales en Río. “Vamos a buscar a los líderes, a los grupos”, agregó.

La segunda ciudad más grande de Brasil está siendo castigada por crecientes problemas de inseguridad desde hace meses. Desde el final de los Juegos Olímpicos en agosto de 2016, se multiplican los tiroteos y asaltos no sólo en las zonas más pobres de la ciudad, las favelas, sino en tanto también en barrios más acomodados como en la zona sur carioca. En lo que va de año han muerto más de 90 policías por la violencia en la ciudad, según cifras oficiales. Sobre todo de las favelas llegan prácticamente todas las semanas noticias sobre víctimas de balas perdidas, en varios casos niños que volvían de la escuela. En la práctica, el Gobierno central ya envió a los militares a Río en varias ocasiones en los últimos años. Antes, sin embargo, ocurrió por plazos cortos de pocas semanas. El último despliegue tuvo lugar en febrero antes de los festejos del Carnaval. También hubo soldados en Río el año pasado durante los Juegos. (DPA)

Comentarios