Gils Carbó podría ser citada a una indagatoria

La jefa de los fiscales denunció presiones por parte del Poder Ejecutivo y aseguró que removerla de su cargo por decreto sería inconstitucional La funcionaria negó que el ministro de Justicia, Germán Garavano, le haya pedido su renuncia en un encuentro privado

11 Jul 2017

BUENOS AIRES.- La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, aseguró hoy que no aceptaría un desplazamiento de su cargo mediante un decreto. Consideró que una medida de ese tipo sería un acto totalmente inválido e inconstitucional.

Sobre la posibilidad de que la citen a indagatoria en una causa que investiga la compra de un edificio en la calle Perón, donde actualmente funciona la Procuraduría, la jefa de los fiscales optó por restarle importancia. “No sería la primera vez que me citen a una indagatoria”, declaró.

“No puedo desatender el rol que me impone la Constitución ante las presiones que se ejercen sobre la Justicia y ante el anuncio de que quieren poner a alguien de confianza del Gobierno”, agregó la funcionaria. Sus declaraciones coinciden con versiones que circularon en las últimas semanas sobre la posibilidad de que pudiera ser destituida por decisión del presidente Mauricio Macri. Además, en diversos medios nacionales se habló de la posibilidad de que sea llamada a declaración a indagatoria por el juez federal Julián Ercolini.

Gils Carbó consideró que ambos hechos se deben a que el Poder Ejecutivo Nacional ejerce presión para que abandone su oficina. También rechazó que el ministro de Justicia, Germán Garavano, le hubiera pedido la renuncia en un encuentro privado. “No es cierto, es parte de lo que se está creando para que el falso rumor pase a ser noticia”, analizó la funcionaria. Denunció que se busca dañar su reputación y afirmó que está preocupada por lo que consideró “un crecimiento de la violencia contra el sistema judicial”. “Ya hubo jueces federales que denunciaron presiones. Los jueces laborales están expuestos a una campaña de hostigamiento constante”, aseguró.

“En lo que a la Procuración respecta, esto empezó en noviembre de 2015, cuando el entonces candidato y ahora Presidente decía que yo tenía que renunciar si asumía, desconociendo el claro texto constitucional que establece que el Ministerio Público es autónomo e independiente”, argumentó.

Cuando se le preguntó por la posibilidad de que el Gobierno intente removerla de su cargo con un decreto respondió con contundencia. “Sería un acto totalmente inválido. Si es necesario haría acciones judiciales. Habría una muy fuerte reacción de los organismos institucionales. Yo no puedo acatar un acto de esa invalidez”, declaró.

Asimismo, Gils Carbó aseguró que existe un gran paralelismo entre lo que está pasándole a Luisa Ortega (la procuradora de Venezuela) “¿Se imagina el escándalo internacional en que se vería expuesta la Argentina? Un escándalo que ya está instalado en los organismos internacionales por la detención ilegal de Milagro Sala (dirigente kirchnerista). Imagínese si a eso se le suma una destitución por decreto al mejor estilo Nicolás Maduro (presidente de Venezuela)”, comparó. (DyN)

En Esta Nota

Alejandra Gils Carbó
Comentarios