Fue a correr y terminó atacado por cuatro perros cuando quiso salvar a un niño

Un vecino de 63 años recibió mordidas serias.

05 Jun 2017
1

“Uno nunca se imagina que puede pasar algo así. Yo peso 90 kilos y tengo una contextura grande, pero los perros me voltearon fácilmente, dos veces. Tengo mordidas importantes en las piernas y brazos. Si no llegaba mi hijo, yo creo que iban a empezar a morder en la cara y el cuello”, relató Luis Mendoza el desesperante episodio que le tocó vivir el sábado a la mañana en el Parque 9 de Julio, cuando fue a trotar y terminó siendo atacado por cuatro feroces perros.

Mendoza, de 63 años, había llegado a la avenida Soldati con su hijo y su nieto. Como alguien debía quedarse con el pequeño, el primer turno para ejercitar lo tomó el hombre que luego fue atacado. Dio varias vueltas al parque, alternando trote y caminata, cuando vio una situación que le llamó la atención: cuatro perros peleaban entre sí, mientras una muchacha intentaba contener con una cadena a tres de ellos. Lo más preocupante es que cerca de esa escena había un niño.

“Fue en una de las canchas internas, frente a los hoteles. El nene estaba en el suelo. Me puso muy nervioso: pensé que iban a morder a la criatura. Corrí hasta el lugar y lo alcé al chiquito. Ahí lo calmé para que dejara de llorar. Pensé que ya estaba todo bien cuando se lo entregué a la señorita, que era su tía. Pero no era así. En ese momento, los perros se enloquecieron”, afirmó Mendoza.

El ataque

El hombre herido estima que los perros se pusieron nerviosos porque lo escucharon gritar, o porque creyeron que le iba a hacer algo al niño. Lo cierto es que los canes olvidaron la trifulca que tenían entre sí y se unieron para atacar al corredor.

“Me atacaron los perros de la señora y el callejero. Me voltearon dos veces y me mordieron muy mal, en los brazos y en las piernas. Cuando me acerqué, pensaba que iba a poder afrontar la situación pero fue complicado. No me podía incorporar y sólo pude gritar. Ya estaba perdiendo las fuerzas cuando llegó mi hijo y les empezó a dar patadas. Después se acercó más gente y me pude terminar de incorporar. Debe haber sido un minuto, pero para mí fue una eternidad”, advirtió.

Desde allí, Mendoza se fue directamente al Centro de Salud, donde asegura que lo trataron muy bien. Sin embargo, las heridas comenzaron a sangrar mucho cuando llegó a su casa y tuvo que volver a hacerse curaciones, en este caso en la Clínica Mayo. “Tengo mordidas muy importantes, grandes, por lo que ahí me hicieron una curación más profunda”.

Preocupación viral

Mendoza tiene Facebook. Su hija comentó en la red social lo que había ocurrido. Es que en la familia pronto se vivió un gran clima de preocupación, al no saber si los perros estaban vacunados. El posteo de la joven se viralizó y pudieron encontrar a la dueña de tres perros. Estos están sanos, pero nada pudieron saber del callejero, por lo que ahora deberá someterse a un tratamiento antirrábico.

“Esta fue una situación fortuita, no tengo nada en contra de la chica dueña de los perros. Además, a mí me gustan mucho los animales. Sin embargo, me sentí en la obligación de contar esta situación a mis amigos en WhatsApp para que todos tengan cuidado ante situaciones similares. Tengo en claro que esto podría haber terminado peor”, reflexionó.

Un ataque mortal

Al respecto, en 2015, el motociclista Héctor Ricardo Toledo fue atacado por perros callejeros en Monteros y falleció poco después, a causa de las heridas.

En Esta Nota

Parque 9 de Julio
Comentarios