Cristina Kirchner fue al teatro a ver a Dady Brieva

El cómico afín al kicherismo dijo que el público recibió con un aplauso a la ex mandataria.

12 Sep 2016
La ex presidenta Cristina Kirchner se tomó una jornada para divertirse y concurrió al teatro para presenciar el show del ex Midachi Dady Brieva, que el último fin de semana se presentó en El Calafate, en Santa Cruz. 
El cómico afín al kirchnerismo está realizando una gira por todo el país con su espectáculo unipersonal DadyMan, cuya presentación tuvo suspender en julio en Salta y en Tucumán por la mala venta de entradas. 
El último fin de semana sí logró convocar al público en la provincia que vio nacer al kirchnerismo, y entre los espectadores se encontraba nada menos que Cristina. 
"Me gustó mucho que esté", aseguró el humorista que siempre apoyó al gobierno kirchnerista.
En una entrevista con el ciclo radial Guetap, el actor contó detalles de este episodio. "Aplaudieron todos cuando entró, aplauso cerrado. Yo tenía miedo de que apareciera un gil, pero no pasó eso. No hubo inteligencia para que pase eso; sabíamos nosotros solos que iba a venir", confesó.
"Me gustó mucho saber que hace 25 años que no iba a un teatro", explicó el ex integrante de Midachi. "Me gustó mucho verla reír, que una mina cascoteada como Cristina haya tenido un momento lindo y que yo haya sido protagonista de ese momento", agregó.
Asimismo, señaló que el viernes la ex mandataria lo recibió en su casa de El Calafate. "Estuvimos charlando; hablamos de todo un poco. Soy un tipo muy respetuoso, escucho y en un momento pensé 'lo que deben haber sentido los muchachos cuando fueron a Puerta de Hierro alguna vez'. Y lógicamente hablamos de política, de lo que pasa y de lo que podría llegar a pasar", remarcó.
Por último, admitió que su simpatía por el kirchnerismo le ha traído problemas en su trabajo. "Sufro lo mismo que otro trabajador que es ninguneado o cualquier trabajador que tenía que mirar en la lista del ministerio para ver si estaba echado o no. O como cualquier trabajador que le sacan el Facebook o le piden el teléfono porque es kirchnerista. No me pasó nada distinto a lo que le pasó a otros tipos. En algunos lugares fueron más hostiles que otros, pero me la recontra banco", desafió Dady.

La ex presidenta Cristina Kirchner se tomó una jornada para divertirse y concurrió al teatro para presenciar el show del ex Midachi Dady Brieva, que el último fin de semana se presentó en El Calafate, en Santa Cruz. 

El cómico afín al kirchnerismo está realizando una gira por todo el país con su espectáculo unipersonal DadyMan, cuya presentación tuvo suspender en julio en Salta y en Tucumán por la mala venta de entradas. 

El último fin de semana sí logró convocar al público en la provincia que vio nacer al kirchnerismo, y entre los espectadores se encontraba nada menos que Cristina. 

"Me gustó mucho que esté", aseguró el humorista que siempre apoyó al gobierno kirchnerista.

En una entrevista con el ciclo radial Guetap, el actor contó detalles de este episodio. "Aplaudieron todos cuando entró, aplauso cerrado. Yo tenía miedo de que apareciera un gil, pero no pasó eso. No hubo inteligencia para que pase eso; sabíamos nosotros solos que iba a venir", confesó.

"Me gustó mucho saber que hace 25 años que no iba a un teatro", explicó el ex integrante de Midachi. "Me gustó mucho verla reír, que una mina cascoteada como Cristina haya tenido un momento lindo y que yo haya sido protagonista de ese momento", agregó.

Asimismo, señaló que el viernes la ex mandataria lo recibió en su casa de El Calafate. "Estuvimos charlando; hablamos de todo un poco. Soy un tipo muy respetuoso, escucho y en un momento pensé 'lo que deben haber sentido los muchachos cuando fueron a Puerta de Hierro alguna vez'. Y lógicamente hablamos de política, de lo que pasa y de lo que podría llegar a pasar", remarcó.

Por último, admitió que su simpatía por el kirchnerismo le ha traído problemas en su trabajo. "Sufro lo mismo que otro trabajador que es ninguneado o cualquier trabajador que tenía que mirar en la lista del ministerio para ver si estaba echado o no. O como cualquier trabajador que le sacan el Facebook o le piden el teléfono porque es kirchnerista. No me pasó nada distinto a lo que le pasó a otros tipos. En algunos lugares fueron más hostiles que otros, pero me la recontra banco", desafió Dady.

Comentarios