Brasil decide si aparta del poder a Dilma Rousseff

El Senado realizará hoy el conteo de votos en el juicio de destitución y todo indica que el resultado será negativo para la mandataria La oposición asegura que cuenta con los 54 sufragios necesarios para echarla del Gobierno. Acusadores y defensores lloraron al exponer las argumentaciones finales

31 Ago 2016
2

¿DERROTADA? La imagen muestra a Dilma abstraída, por un momento, del interrogatorio al que fue sometida por los senadores acusadores y defensores. fotos reuters

BRASILIA.- Duro final en el juicio de destitución de la presidenta de Brasil: tanto el abogado defensor de Dilma Rousseff, el ex ministro, José Eduardo Cardozo, como la representante de la acusación, Janaína Paschoal, lloraron ayer tras presentar sus argumentos finales antes de la votación definitiva que será hoy a primera hora.

“Yo finalizo pidiendo disculpas a la señora Presidenta de la República”, dijo Paschoal al cerrar su intervención para justificar el pedido de destitución de Rousseff ante el Senado. “Pido disculpas porque yo sé que la situación que ella está viviendo no es fácil”, agregó la abogada, que no pudo contener las lágrimas ante el micrófono después de justificarse diciendo que considera que hizo lo que tenía que hacer debido a la crisis política en Brasil y que lo hacía también por los “nietos” de Rousseff.

Cardozo, por su parte, lloró de emoción al hablar con periodistas tras hacer una encendida defensa de Rousseff ante la Cámara Alta.

“Pido a Dios que, si Dilma fuera condenada, un nuevo ministro de Justicia tenga la dignidad de pedirle disculpas; si está viva, a ella; si está muerta, a su hija y a sus nietos”, dijo Cardozo en el plenario. “Que la historia absuelva a Dilma Rousseff”, agregó. “Fue un llanto sincero y nada preparado”, citó el portal O’Globo luego a Cardozo. El ministro de Justicia bajo Rousseff criticó además como “inadmisible” las palabras finales de Paschoal.

Cardozo reiteró la línea de Rousseff en su defensa del lunes y dijo que el gobierno de Dilma fue bloqueado por la oposición que perdió las elecciones en 2014 -el senador Aecio Neves fue el derrotado- y que el juicio político fue autorizado en diciembre por Eduardo Cunha, entonces presidente de Diputados, como venganza porque la mandataria no lo defendió de las acusaciones de corrupción.

“Dilma ganó la elección afrontando intereses de los que querían cambiar el rumbo del país y tuvo la osadía de no impedir las investigaciones de corrupción”, agregó.

La votación

Después de la intervención de ambos abogados, el Senado debía votar ayer mismo sobre la destitución de Rousseff, suspendida del cargo desde el 12 de mayo por acusaciones de que permitió maniobras ilegales para ocultar el déficit público durante su Gobierno.

Sin embargo, la votación final sobre la destitución o confirmación en el cargo de la Presidenta se realizará hoy, a partir de las 10.30, anunció el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, quien coordina las sesiones. Los senadores expondrían hasta las 2 de hoy.

La reunión de ayer fue abierta por el titular de la Máxima Corte de Brasil, quien indicó que después de cinco horas de presentación de los abogados de la acusación y los de la defensa, será el turno de los oradores.

Como se inscribieron para hablar 65 senadores, quienes contarán con 10 minutos para hacer su discurso, Lewandowski estimó que la votación que selle el impeachment de Rousseff acabe en la madrugada de hoy, por lo que votarán alrededor de las 10.30.

La hora señalada

La salida de la primera mujer presidenta de Brasil, en el cargo desde 2011, se daba por sentada. Dilma tendría las horas contadas. Cinco años y medio después de llegar al poder como sucesora de Luiz Inácio Lula da Silva al frente del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), se espera que sea destituida por el Senado, en medio de la grave crisis institucional brasileña.

El voto de la Cámara Alta con una mayoría de dos tercios a favor del impeachment se daba por seguro. Los opositores de Rousseff, encabezados por su vicepresidente y actual jefe de Estado interino, Michel Temer, aseguraban que ya tienen la mayoría de 54 votos necesaria para sacar a Rousseff del poder.

El diario Folha de Sao Paulo señalaba que al menos 54 legisladores ya se han decantado definitivamente por el “no” a la Presidenta, que reunía apenas 20 de los 28 votos que necesita para sobrevivir al proceso. La encuesta on line daba 19 votos por salvarla, con 7 indecisos. En cambio, los datos aportados en el sitio on line del diario O Globo indicaban 53 a favor de la destitución, 20 en su defensa y 8 indecisos. (Télam-DPA)

Comentarios