Cerisola declaró y el juez lo eximió de quedar detenido - LA GACETA Tucumán

Cerisola declaró y el juez lo eximió de quedar detenido

“Quedó garantizada su libertad durante el proceso”, afirmó la letrada. “Él sólo tomaba decisiones políticas”, dijo La abogada del ex rector criticó a la UNT por la demora en responder oficios judiciales

27 May 2016
1

DE NUEVO EN TRIBUNALES. Cerisola volvió ayer a declarar; había estado ante el juez Poviña el 13 de abril. la gaceta / foto de franco vera

Cuál fue el destino que se le dio a un cheque de $ 20 millones que YMAD le dio a la UNT y las razones por las que la Dirección de Construcciones Universitarias (DGCU) pasó a depender del rectorado. Esos fueron los dos puntos que el ex rector, Juan Alberto Cerisola, amplió en Tribunales Federales ayer por la mañana.

Frente al juez Fernando Poviña y al fiscal, Carlos Brito, el ex rector amplió la declaración que había dado el 13 de abril en el marco de la causa que investiga el manejo de fondos mineros que recibió la UNT entre 2006 y 2009 (unos $353 millones).

Además, su abogada, Silvia Peyracchia, consiguió mantener la libertad de Cerisola durante el proceso. “Se hizo lugar a la exención de prisión, garantizando de forma expresa la libertad durante el proceso que ya está otorgada y se notificó en este acto”, explicó.

Mientras tanto, la causa avanza y el juez Poviña sigue recabando datos y pruebas para tomar una decisión respecto de la situación de los seis imputados, entre ellos el ex rector y el ex diputado radical Luis Sacca.

“Esta causa se caratula malversación de fondos, pero nadie le imputa ese delito, una cosa insólita”, se quejó Peyracchia. Sobre el cheque, dijo que ya había quedado acreditado durante la primera indagatoria que el monto había ingresado a una cuenta de la UNT en el banco Galicia. “Los fondos de YMAD se invirtieron en el desarrollo de la Ciudad Universitaria que no es solamente obras, sino un concepto mucho más amplio que tiene respaldo en un dictamen jurídico de 2007, donde dice ‘Ciudad Universitaria son obras más todas las cuestiones conexas con esa obras’. En definitiva, está documentado y explicado hasta el ultimo centavo”, amplió la abogada.

Obras y sobreprecios

Desde 2006 YMAD, empresa interestatal, comenzó a girar cheques a la UNT provenientes de las utilidades que arrojaba la explotación de la mina Bajo Alumbrera. La investigación judicial, además, de conocer qué se hizo con los $ 353 millones que recibió la UNT también deberá determinar cuestiones vinculadas a presuntos sobreprecios en las obras y a depósitos en cuentas bancarias.

“El tema de los precios de las obras no fue algo que haya decidido él, sino que era responsabilidad de la Dirección de Construcciones Universitarias. Durante la contratación de obras no intervino, no firmó nada”, aclaró la abogada. Como rector -explicó- solo definía la prioridad de las obras. “Por debajo de él había un organigrama. Solo tomaba decisiones políticas”, agregó.

Durante la ampliación, el fiscal Brito volvió sobre algunos puntos sobre lo que ya se lo había indagado la primera vez. “Preguntó sobre la normativa aplicable para la contratación de las obras, pero mi cliente se limitó a remitir que eso ya se había contestado en extenso en declaraciones anteriores”, indicó Peyracchia. El 13 de abril Brito no había estado presente durante la indagatoria porque estaba de viaje. Tampoco presenció la de Sacca, un día antes.

La abogada de Cerisola aseguró que continuará presentando pruebas en la medida en que haya necesidades procesales. Y advirtió sobre el incumplimiento en el envío de información por parte de la UNT. “Han salido reiteraciones de oficios y no han mandado nada. Hemos pedido los expedientes que autorizaron desde el punto de vista legal las reglamentaciones para las contrataciones, los planes de obra y los expedientes”, expresó.

No está descartado que además de ampliar la declaración, la defensa de Cerisola pida que se citen a otros funcionarios que participaron en el proceso de proyecto y ejecución de las obras mientras estuvo al frente de la UNT. “Mi cliente está muy tranquilo porque contó toda su verdad de gestión”, concluyó.

En contexto

En 2008, a través de un convenio, la UNT pasó de recibir el 40% de las utilidades a un 20%. El 20% restante comenzó a repartirse entre las universidades públicas del país. Este es otro punto de controversia dentro de la amplia causa por el manejo de fondos de YMAD, que incluye supuestos sobreprecios en las obras e inversiones financieras.

La construcción de la Ciudad Universitaria debía hacerse con esos fondos provenientes de las utilidades mineras, según ordenaba la Ley N° 14.771 (creación de YMAD). Lo que se le cuestiona al ex rector es haber resignado parte de esos fondos. Una resolución del Consejo Superior en 2014 calificó de irregular la firma de ese convenio.

Cuando comenzaron a llegar los fondos mineros a la UNT - amplió Peyracchia- el proyecto de la Ciudad Universitaria de San Javier (había comenzado a construirse, pero quedó paralizada en 1955) ya no cuadraba con las necesidades que tenía la universidad en 2006. “Se hizo uno nuevo más ambicioso y costoso que el anterior. En YMAD advirtieron esto y solicitaron que pusieran un término y dijeran cuánto iba a costar. Cerisola hizo gestiones para que en YMAD aceptaran el nuevo proyecto”, dijo la letrada.

Comentarios