El tironeo por una banca es un fraude, dice Cladem

La diputada Villavicencio renunció y, ante un planteo judicial, retiró la dimisión.

21 Mar 2016
Las idas y vueltas por la banca que ocupa la radical Teresita Villavicencio en Diputados generaron la reacción de Cladem, una organización que se dedica a la defensa de los derechos de las mujeres. Celia Debono, coordinadora provincial, respaldó a la massista Mariela Martín Domenichelli, quien pleitea por ese escaño.

La polémica se había iniciado en febrero, cuando Villavicencio había presentado su renuncia como parte de un acuerdo político interno. El objetivo era que en su lugar asumiera Luis Sacca, quien la seguía en la lista. Sin embargo, el massismo acudió a la Justicia Federal y el 1 de marzo, día en que debía jurar Sacca, ingresó al Congreso una medida cautelar de la jueza María Servini de Cubría, mediante la que hizo lugar a un recurso de amparo impulsado por Malena Galmarini, esposa del líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Ese mismo día, Villavicencio retiró su renuncia. “La maniobra reconoce como antecedente las elecciones de 2013, cuando fueron electos por el Acuerdo Cívico y Social como diputados nacionales José Cano y Silvia Elías de Pérez. Ésta última asumió como diputada nacional pero renunció inmediatamente para ceder su lugar a Juan Casañas. La maniobra constituye un fraude pues se frustran las previsiones del ordenamiento legal referentes a la representación de mujeres”, explicó Debono.

Según el massismo, si Villavicencio concreta su dimisión la banca le corresponde por la aplicación del cupo femenino. La alianza Cambiemos, en los comicios de diputados del año pasado, había llevado una lista integrada por Facundo Garretón (PRO), por los radicales Villavicencio, Sacca y Federico Romano Norri, y por Martín Domenichelli (FR). Esta última considera que, al ser la mujer que sigue en la nómina, debe asumir.

Comentarios