Condenaron a 18 años de prisión al asesino de Melanie

La joven fue apuñalada en barrio Victoria

02 Mar 2016
1

PRESO. Tras el debate, “Pichi” Mendoza fue llevado al penal de Villa Urquiza. gentileza-Paloma Cortés Ayusa / Infoto

Para la familia de la víctima tuvo gusto a poco. Sin embargo, los 18 años de prisión a los que fue condenado Alejandro Sebastián “Pichi” Mendoza sonaron como una eternidad para los familiares del condenado, quienes rompieron en llanto tras escuchar el fallo. Las juezas de la Sala VI° de la Cámara Penal lo encontraron culpable del homicidio en ocasión de robo de Melanie Eliane Williams.

El crimen de la joven de 23 años fue perpetrado el 27 de marzo de 2014, en el barrio Victoria. Esa noche, pasadas las 20.30, caminaba junto a tres amigas por Miguel Lillo al 1.400. En ese momento, un delincuente las interceptó. Primero le robó a una de las amigas de Melanie, a quien también le produjo un corte en el brazo. Pero Melanie salió en su defensa y golpeó al ladrón hasta derribarlo. Cuando este se puso de pie, sacó un cuchillo y se lo clavó en el corazón. La herida fue tan profunda que la joven dejó de respirar antes de llegar al hospital.

Las juezas Stella Maris Arce, Marta Cavallotti y Alicia Freidenberg resolvlieron que ese delincuente era “Pichi” Mendoza y lo condenaron a 18 años de prisión. Esa había sido la pena solicitada por el fiscal de Cámara Daniel Marranzino, quien tuvo en cuenta que el imputado había estado un mes y 12 días prófugo, que salió a robar con un arma blanca, que fue reconocido en rueda de personas y que tiene 37 denuncias en su contra por delitos contra la propiedad.

“Inocente”

Una pena mayor había solicitado el abogado querellante, Carlos Garmendia. “El hecho imputado a Mendoza ha sido suficientemente probado, no hay ninguna duda”, sostuvo en su alegato. El letrado consideró que el imputado debía ser condenado por el delito de femicidio debido a que eligió a sus víctimas por ser mujeres, porque tenía una superioridad sobre ellas. Y, en caso de que esa figura no fuera considerada por el tribunal, pidió una pena de 20 años por el delito de homicidio en ocasión de robo: “por su ferocidad, porque ya se había apoderado del dinero y del celular de una de las víctimas y pudo haberse retirado, pero no lo hizo y apuñaló a Melanie”.

En cuanto a la defensa, representada por Mariela Ruth Mayer, solicitó la absolución por el beneficio de la duda de Mendoza. “No está determinada la autoría material de mi defendido en este hecho”, aseguró Mayer. Además, la abogada se centró en que la testigo que reconoció al imputado en rueda de personas no se mostró segura. “Creo que es el dos”, había dicho la amiga de Melanie tras señalar a “Pichi”, según reprodujo la defensora.

Después de escuchar los alegatos, el imputado tuvo la oportunidad de hablarle por última vez al tribunal. “Soy inocente. El día que sucedió de lo que me acusan estaba calentando la comida para los hijos de mi mujer. En alguna oportunidad tuve los efectos de las drogas, pero no cometí ese crimen”, expresó.

“No me llevo nada”

La anoche que mataron a Melanie, ella y sus amigas habían salido a comprar unas pizzas y a acompañar a una de las jóvenes a la parada del colectivo. Su mamá, Lucía Julián, contó que llevaban casi un año en Tucumán. La familia había abandonado Buenos Aires por la inseguridad e intentaba rehacer su vida. Tras el asesinato, volvieron a mudarse y ahora viven en San Luis.

Antes de regresar con su familia, y conmovida por el debate, la mamá de Melanie dijo: “estoy conforme, se pidió más pero bueno... No me voy tranquila porque no me la llevo; él está abrazando a su familia pero yo, más que una sentencia, no me llevo nada”.

Comentarios