“Devaluadísimo” se propone conquistar la risa

La puesta incluye doblajes, imitaciones, stand up y otros recursos divertidos

15 Ene 2016
1

¡QUÉ TRÍO! Juliana González, Ana Hynes O’ Connor y Gabriel Carreras se presentan con todo el humor. la gaceta / foto de antonio ferroni

MAÑANA

• A las 22, en El árbol de Galeano, en Virgen de la Merced 435

Los tres tienen antecedentes más que suficientes y un largo currículo en la academia de la risa. La Patriki de “El Porrón del mal”, la famosa “Torta Couch” en la radio Manyines y uno de los fundadores del mismo grupo, Manyines. Ellos son Juliana González, Ana Hynes O’ Connor y Gabriel Carreras, que estrenan mañana un nuevo espectáculo. “Devaluadísimo”.

De entrada, Gabriel se ataja ante la pregunta de LA GACETA, y aclara que no se trata de la característica comedia de verano: “es totalmente atípico lo que hacemos, y es experimental desde todos los puntos de vista”, asegura.

En un comunicado de prensa, se indica que el espectáculo aborda una mezcla de estilos en clave de café concert. El espectador tendrá la opción de consumir una bebida o de cenar mientras disfruta de los actores haciendo stand up, dubsmash y personajes diversos. En el show prevalecerá una mirada inquietante y absurda sobre nuestra realidad. Además, se abordan temáticas muy diversas: el amor, las frustraciones, la sexualidad, las drogas, la discriminación, el uso desenfrenado de la tecnología y la muerte.

- Devaluadísima está la risa en estos tiempos, ¿o creés que, por el contrario, hay mucha necesidad de ella?

- Devaluadísimos estamos nosotros, ¡posta! La risa siempre está bien valuada; el público es agradecido de poder reírse, disfrutar y olvidarse por un rato de los problemas. Particularmente creo que en los tiempos que nos toca vivir hay mucha necesidad de ella, el público pide siempre el humor, al fin y al cabo, es donde nos unimos ¿no? Donde nos identificamos y empatizamos con el otro; ahí no hay grieta. La risa y la carcajada deben ser los sonidos más hermosos del mundo, no hay cosa que disfrute más que mucha gente junta riéndose. Nosotros teníamos una gran necesidad y muchas ganas de reírnos de nosotros, de la realidad y de un montón de temas que tocamos en el espectáculo, ganas de divertirnos, de pasarla bien y de que a nuestro público le suceda lo mismo… Por eso creamos esto: un espectáculo fresco, divertido, atrevido, ágil, atravesado 100 por ciento por el humor.

- Café concert, pero con monólogos, diálogos, stand up, y algo más…

- Una mezcla rara de cosas: el formato bar, música y humor se acerca al café concert, pero no es solo eso; es un poco un varieté, un poco un show de doblajes, una mixtura de cosas bien interesantes, en el stand up Ana y yo estamos debutando, la Juli tiene más experiencia en eso (viene laburando en el tema en Buenos Aires), y nos guió muchísimo sobre cómo hablar de uno y desde uno. Para el actor es muy difícil, es exponer su mirada sobre el mundo, sin mentiras, siendo brutalmente honesto, reírse de uno, de sus mañas, defectos y problemas; toda una experiencia. Además hay música: hay personajes que analizan canciones infantiles reconocibles para cualquiera y comentan -irónicamente- de qué manera estas lograron que la juventud esté perdida. Además se presentan tres cuadros de doblaje muy divertidos. Y como siempre, algo que nos caracteriza a los tres: mucha interacción con el público, mucho juego y un amplio margen librado a la improvisación.

- Es de esas típicas comedias de verano…

- Es totalmente atípico lo que hacemos; experimental desde todos los puntos de vista, desde lo que hacemos, desde lo que decimos, desde el armado y también desde esta idea que se nos ocurrió y que autodenominamos Teatro Nómade; creo que nunca se hizo en Tucumán (si bien muchos hacemos temporadas en distintas salas), no supe hasta ahora de ningún limado que se mande a hacer dos funciones en una, dos en otra y dos en la siguiente. Vamos de El árbol de Galeano (hermosa sala céntrica) a la ancestral La Sodería (casa de teatro) en el corazón de villa 9 de julio, y de ahí a Tafí del Valle para presentarnos en ese domo alucinante que es el Teatro en la Luna (donde además tengo doblete porque hago sábado y domingo a las 21 “Terapia”, de Martín Giner con Catto Emmerich y a las 23, “Devaluadísimos”) para volver finalmente a cerrar en El árbol el jueves 4 y viernes 5 de febrero en nuestras ultimas dos funciones, ya que la Juli se vuelve a la capital al día siguiente.

En Esta Nota

Gabriel Carreras
Comentarios