El dinero tiene cara de mujer - LA GACETA Tucumán

El dinero tiene cara de mujer

19 Abr 2015
6

En la mayoría de los países del mundo, el dinero tiene rostros masculinos. En Estados Unidos, por ejemplo, los siete billetes que circulan en la economía tienen impresas imágenes de hombres. En Inglaterra, hay sólo uno dedicado a la mujer, con el rostro de la reina Isabel II. Algo similar ocurre en América Latina, donde la mayoría de los países también tienen una sola serie dedicada al género femenino, como el de $ 100 que circula en la Argentina, con el rostro de Eva Perón.

El presidente del Centro Numismático de Tucumán, Guillermo Beckman, explicó que en Estados Unidos y en Inglaterra, aún persiste una antigua tradición de imprimir en el dinero los rostros de ex presidentes. El experto aclaró que “los países de América Latina tienen una mejor aceptación del rol de la mujer en la sociedad”, a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos y en Inglaterra. “Por ello se lo reconoce en las impresiones de billetes circulantes”, remarcó.

Según un artículo publicado por el diario británico Bbc.co.uk, en Colombia tiene un único billete con rostro femenino (el de $ 10.000), con la cara de Policarpia Salavarrieta, una heroína de la independencia de ese país. Chile, por su parte, también cuenta sólo con un billete, el de $ 5.000, que muestra el rostro de la escritora Gabriela Mistral, mientras que en Venezuela circula el de 20 bolívares, con la figura de Luisa Cáceres de Arismendi, también una heroína de la independencia.

Perú, a su vez, también tiene un único billete dedicado a la mujer (el de 200 soles) con el rostro de Santa Rosa de Lima, la patrona de la capital peruana. En Costa Rica ocurre lo mismo con el billete de 20.000 colones, que exhibe la figura de María Isabel Carvajal, una reconocida escritora de ese país. Según Bbc.co.uk, de los países latinos, México es el único en el que circulan dos billetes dedicados a la mujer (el de $ 200 y el de $ 500), con las imágenes de Sor Juana Inés de la Cruz, escritora y religiosa, y de la pintora y poetiza, Frida Kahlo.

Beckman señaló que en la Argentina, hasta la presidencia de Agustín P. Justo (1932-1938), también se imprimían billetes con las caras de los ex presidentes. Sin embargo, subrayó que en 1935, se emitió una serie con la imagen de una mujer que representaba la libertad. “Esta figura femenina se imprimió en los antiguos billetes de $ 500 y de $ 1.000”, apuntó.

Igualdad de género

Asociaciones civiles, que defienden los derechos de la mujer, iniciaron en diversos países campañas para incluir imágenes femeninas en el dinero circulante. Un ejemplo de esto es lo que hizo la agrupación norteamericana Women On 20s (Mujeres en los billetes de U$S 20), que pidió al gobierno que emita dinero con rostros de mujeres. “Nuestro dinero dice algo sobre nosotros y lo que representamos en la sociedad. Si hablamos de igualdad de género, de diversidad y de inclusión, es hora de recorrer ese camino”, reclamó Susan Ades Stone, directora ejecutiva de la campaña. “Estados Unidos necesita mostrar al mundo que reconoce el valor y las contribuciones de las mujeres”, agregó.

Una campaña similar se puso en marcha en Canadá, mientras que en el Reino Unido, el Banco de Inglaterra tomó la decisión de incorporar la figura de la escritora, Jane Austen, en los billetes de 10 libras, a partir de 2017. Las agrupaciones feministas británicas cuestionaron el billete con la cara de la reina Isabel II, al afirmar que destaca su condición de monarca y no sus aportes a la sociedad inglesa.

Pero no en todos los países el dinero es machista. En Suecia, por ejemplo, se pondrán en circulación, entre este año y el que viene, tres billetes que evocarán a mujeres destacadas de ese país: la actriz Greta Barbo, la escritora Astrid Lindgren y la cantante de opera Birgit Nilsson. De este modo, Suecia alcanzará una paridad de género, ya que los otros tres billetes que circulan en su economía tiene rostros de hombres. En Australia, la división también es pareja, ya que todos los billetes exhiben, de un lado la cara de una mujer y del otro, la de un hombre.

Comentarios