Hay que detectar enfermedades en forma temprana para controlarlas con eficiencia

Ploper advirtió sobre las limitantes de la producción de soja. Algunas epifitias provocaron pérdidas de entre un 50% y un 100%

20 Mar 2015
1

SIN COSAS EXTRAÑAS. La correcta sanidad de las plantas es un elemento que puede dar indicios sobre el resultado productivo que logrará el agricultor.

Las enfermedades de soja son uno de los factores más limitantes de los cultivos de soja. En Tucumán tenemos algunas experiencias con la ocurrencia de epifitias que causaron hasta el 100% de pérdidas en el caso del ‘cancro del tallo’, en la década del ‘90, y la ‘mancha de ojo de rana’ con más de un 50% de pérdida a finales de dicha década. También se dieron la ‘podredumbre carbonosa’, que afectó fuertemente a la soja. Es por ello que en la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán tenemos claro el problema puntual de estas peligrosas enfermedades como otras que afectan al follaje y la planta, dijo el director de la Eeaoc, Daniel Ploper.

Actualmente, con las condiciones predisponentes a la aparición de diversas enfermedades, principalmente las de ‘fin de ciclo’, pueden causar daños, así sea en porcentajes bajos, ya que con la situación actual de altos costos y rentabilidades muy bajas o nulas, no deberíamos tener problemas fitosanitarios que disminuyan aún más la rentabilidad.

Evolución por campañas

Después de tres años donde las falta de lluvias fueron la característica principal, “hoy las enfermedades empiezan a ser más visibles”, indicó el investigador. En las campañas pasadas, las condiciones para que aparezcan las enfermedades no se dieron, salvo la pasada campaña donde también hubo apariciones de Enfermedades de Fin de Ciclo (EFC) y la ‘roya’, también al final del ciclo, lo que la peligrosidad no fue tal, comentó el especialista de la Eeaoc.

En abril, con los excesos de lluvia para esa época, apareció la ‘roya’, pero fue algo tarde, por lo que no hubo complicaciones ya que no causó daños significativos.

En esta campaña se arrancó con valores interesantes de precipitaciones al principio, luego se dio una baja para enero, y ahora en febrero y marzo está muy húmedo, lo que favorece la aparición de este grupo de enfermedades.

Recordemos que como en las campañas anteriores casi no se dieron enfermedades, actualmente hay poco inóculos, pero con las actuales condiciones éstos se están reconstituyendo y estamos viendo ‘síndrome de la muerte súbita’, algunas ‘pudriciones’ causadas por fusarium, y ahora que estamos en las etapas reproductivas del cultivos vemos algunas enfermedades foliares como ‘bacteriosis’, ‘mildiu’, ‘mancha marrón’, algo de ‘mancha ojo de rana’ en cultivares susceptibles y estamos muy alertas por la ‘roya de la soja’, ya que apareció hace un mes en Entre Ríos y en Santa Fe, y la semana pasada en el norte de la provincia de Salta. Esto nos obliga a estar muy atentos ya que están llegando inóculos a nuestra región.

Por suerte, generalmente “a nuestra provincia llega tarde esta enfermedad”, y digo tarde porque generalmente, “con una sola aplicación de un fungicida específico para esta enfermedad, podemos llegar a controlarla y solucionar el problema”, observó Ploper.

Esto se debe a que la enfermedad, al llegar a la zona, no tiene el suficiente tiempo para desarrollar ciclos que impliquen que levante la severidad del problema.

Prevención

Ya estamos hacia finales de marzo, por lo que podríamos estar menos complicados si aparece, pero es recomendable tratar de hacer aplicaciones de fungicidas preventivos, ya que tenemos, por los días que vienen ocurriendo de alta nubosidad y lluvias, las condiciones favorables para que aparezca esta enfermedad y otras Enfermedades de Fines de Ciclo.

Además, la mayoría de los cultivos de soja vienen de soja sobre soja, por lo que los inóculos están presentes de las EFC.

La roya amenaza

Se suma esto a la peligrosidad que el inóculo de la ‘roya’ llegue, por lo que el follaje de los cultivos de soja correrían cierto peligro de ser afectados fuertemente si no prevenimos la aparición de enfermedades en un momento clave para definir rendimientos.

Debemos seguir con los monitoreos permanentes y periódicos, para detectar enfermedades de manera temprana y no dejar de hacer una aplicación preventiva si las condiciones predisponentes continúan.

Comentarios