James Bond va de la infancia al amor de una mujer madura

Dos extremos de la vida de James Bond abarcará “Spectre”. La película número 24 de la saga está siendo filmada en locaciones de Italia.

04 Mar 2015
Dos extremos de la vida de James Bond abarcará “Spectre”. La película número 24 de la saga está siendo filmada en locaciones de Italia en este momento y será estrenada en noviembre (habrá una avant- premier en el Reino Unido el 23 de octubre).

Por un lado, en el filme de 007 que dirige nuevamente Sam Mendes (responsable en 2012 de “Skyfall”, su inmediata antecesora) hay referencias a la infancia y a los inicios del superespía en el británico servicio MI6. Por el otro, por primera vez dejará de lado a las jóvenes para enamorarse de una mujer de 50 años, en plena madurez. Será la chica Bond de mayor edad en la saga que comenzó en 1962.

Daniel Craig es el centro de atención de romanos y turistas con la siempre hermosa Monica Bellucci como la segunda cara más buscada para las fotografías. El podio lo completa Christoph Waltz, el villano de la nueva entrega y capo máximo de una siniestra organización secreta, según la grilla de los artistas favoritos de la agencia DPA.

Las miradas sobre Bellucci (interpreta a Lucía Sciarra) confirman que los años no pasan para la belleza nacida el 30 de septiembre de 1964 en Umbría. Disputará el amor de 007 con la francesa Léa Seydoux. “Bond representa al caballero ideal, al hombre protector, misterioso y sexy... Al perfecto hombre inglés; y Craig es perfecto para este papel”, afirmó la actriz italiana.

La organización Spectre”no es nueva: ya apareció en filmes de Bond desde “Operación Trueno”, pero a lo largo de todas las entregas protagonizadas por Craig nunca había sido mencionada.

Gracias al rodaje de “Spectre”, que seguirá hasta la próxima semana antes de partir a México, las orillas del Tíber lucen más limpias que nunca, sin bolsas de plástico ni basura, mientras los autos se persiguen implacablemente.

Pero no todos los romanos se muestran entusiasmados. “Está todo bloqueado”, afirma indignado un empresario en el Corso Vittorio Emanuele, una de las principales calles del centro cuyo cierre colapsa el siempre caótico tránsito romano. Otros temen que se vayan a dañar los incontables tesoros arqueológicos de la ciudad.

No obstante, el presidente de la comisión cinematográfica de Roma y Lacio, Luciano Sovena, prefiere hablar de los beneficios. “Los rodajes no sólo traen molestias a Roma, sino enormes ventajas”, subraya, y calcula que sólo en impuestos de filmación se recaudará U$S 1,2 millón, aparte de los gastos de hotelería y comida de los 200 miembros de la producción. Además está la publicidad oculta que genera que la Ciudad Eterna aparezca en pantallas de todo el mundo por muchos minutos, en un nivel mucho más popular que el alcanzado con “De Roma con amor”, de Woody Allen, y con la ganadora del Oscar a la mejor película extranjera del año pasado, “La gran belleza”, de Paolo Sorrentino.

A partir de la puerta abierta por 007, el Gobierno italiano intenta atraer otras grandes producciones con incentivos fiscales. De este modo, el de Bond sería un disparo de salida para megaproyectos que le vuelvan a traer a Roma el esplendor de otros años, con limpieza incluida.

Comentarios