la gaceta / foto de roberto delgado la gaceta / foto de roberto delgado
23 Febrero 2015

Desidia

No puedo ser indiferente al pésimo estado de las calles Alfredo Guzmán y Camino del Perú que cruzan la transitada avenida Mate de Luna. La primera acusa un abandono total al llegar al semáforo de Mate de Luna, donde el césped siempre está descuidado, o como ahora, cortado sin haberse recolectado la basura. Camino del Perú tiene las maltrechas barandas del canal “ausentes sin aviso de cuándo las volverán a colocar”. Para qué decir del estado de falta de pintura, césped alto y montículos de piedras y arena que pretenden evitar la posible caída de un vehículo ante el roce con otro auto. Otras de las cosas que observo es el hundimiento del pavimento, algo que produce temor ante la posibilidad de una tragedia. Los bloques de cemento del canal se desprendieron y por supuesto que llevan meses en ese estado. ¿Por qué tengo que ser indiferente ante tanta desidia? Por qué no puedo protestar para que las autoridades competentes pongan en condiciones estas calles, que deberían estar impecables, ya que nuestra vegetación permite vivir en una ciudad que alguna vez se llamó ciudad jardín? ¿Por qué?

Ana Lilia Japaze

[email protected]


NOSOTROS Y ELLOS

Para muchos tucumanos no está claro quiénes somos “nosotros” y quiénes son “ellos”. Nosotros somos los que queremos una patria libre, justa y soberana. Ellos visitan la embajada de EEUU para recibir órdenes. Nosotros queremos la economía al servicio del pueblo (los empleados), ellos quieren fijar el valor del dólar en una reunión de empresarios explotadores. Nosotros queremos una justicia democrática, ellos pretenden una defensa de sus atropellos. Nosotros queremos que todos los niños estén en la escuela, aunque no memoricen todos los contenidos; ellos quieren que los morochos sean ignorantes para mano de obra esclava. Nosotros somos empleados y subempleados, ellos son (o defienden a ) patrones que evaden impuestos y aportes previsionales. Nosotros leemos diarios y vemos informativos, ellos son formadores de opinión a través de mentiras o silencio cómplice. Nosotros queremos que la Presidenta termine su mandato en diciembre, ellos quieren que se vaya ¡ya! En otra oportunidad, les cuento las otras diferencias.

Domingo González

Publicidad

Pasaje Atahualpa 1.071

San Miguel de Tucumán


Nosotros y ellos II

Oportuna y necesaria fue la “Marcha del silencio”, que se transformó en un acontecimiento mundial. Templó los corazones y permitió expresar sentimientos que, en muchas personas estaban guardados y que afloraron con un sentido de hermandad y admiración. Pero tuvo un matiz inesperado: ese día llovió copiosamente. Cada gota de lluvia que caía, era una lágrima que tocaba profundamente el alma y el espíritu de los concurrentes, como cuando se está en presencia de Dios durante la oración. Esas gotas de lluvia también eran de lágrimas, porque el fiscal Alberto Nisman compartía esos momentos desde “su despacho celestial”, como bendiciendo a todos y diciéndoles “crean y recen por mí”. La nota discordante de esta convocatoria masiva y cara al sentimiento de los argentinos, fue y sigue siendo la reacción falaz y agresiva de los alcahuetes y personeros ridículos del Gobierno, y de la misma Presidenta. Todo, producto de la desvergüenza, la soberbia y la corrupción. Esta marcha del silencio nos servirá para ver desde otra óptica la realidad en que vivimos, confundida por obra y gracia de la política rastrera y sucia, a la que está sometida nuestra patria.

Miguel Angel López

Publicidad

Manz F C 20

Barrio Las Acacias

Yerba Buena


NOSOTROS Y ELLOS III

La historia muestra que los gobiernos democráticos progresistas despiertan la reacción de los poderosos con ayuda del imperio, ante la pasividad del conjunto de la sociedad, aturdida por el bombardeo de la mentira mediática (Allende, Perón, Illia). Hace días, mientras la “asociación maldita” aprieta al proyecto nacional y popular del peronismo, vi en Canal 10 de Tucumán a Martín Rodríguez, conocido gremialista, comentando lo que para él era trascendente. El “compañero” no se refirió al golpe desestabilizador; planteó sí, el límite que tenía el Gobierno para definir el aumento de sueldos para este año, y si no se daba, comenzarían las medidas de fuerza. Conducta similar a la de Barrionuevo, Moyano y otros, con trabajo desconocido. Quisiera recordarle frases de nuestra Evita: “el que hace un paro a un gobierno peronista es un servil de la oligarquía”, y “yo los he visto marearse por las alturas, dirigentes obreros entregados a los amos de la oligarquía por una sonrisa, por un banquete o por unas monedas. Los denuncio como traidores entre la inmensa masa de mi pueblo y de todos los pueblos”. Ojalá este dirigente tucumano pueda valorar cuáles son las prioridades políticas en beneficio de los trabajadores. Confieso además, que me avergüenzan los funcionarios del gobierno provincial, supuestos integrantes del proyecto nacional y popular que se intenta voltear. Se “lucieron” gracias a la gestión de Néstor y Cristina y, mientras ella pelea como leona y estadista que es, el gobernador, lo intendentes, legisladores, concejales, secretarios de Estado y directores, juegan “distraídos” a las internas. Deberían dejar la casa y el sillón, salir de abajo de la cama y comenzar a actuar en defensa de las conquistas populares so pena de mostrarse como cobardes disfrazados de peronistas a los que el pueblo les cobrará más temprano que tarde..

Alberto Villegas

[email protected]


Nosotros y ellos IV

El kirchnerismo se apresta para hacer un acto que opaque el 18F, el 1° de marzo. Las bases del “partido”, para que este sea parejo y en igualdad de condiciones son: no enviar ómnibus de las provincias cargados de empleados públicos. No repartir sándwiches y gaseosas en la Capital Federal, ni dinero. No decretar feriado o asueto. Que vayan todos los que quieran hacerlo, por voluntad propia y no obligados a concurrir bajo la pena de perder planes sociales o el cargo en la administración pública. No postergar la convocatoria por lluvia. En pocas palabras, no jugar con naipes marcados o “taba culera”, como decimos en el campo.

Melitón Saldaño
Cejas de Aroca Simoca


Nosotros y ellos V

Ante la carta del lector Ramón Eudal (22/2), me siento obligado a responderle. Este lector desvirtúa ex profeso los conceptos de mi carta publicada el 16/2 en la que describo a los que, a lo largo de muchos años de nuestra historia, fueron los mensajeros y profesantes del odio en nuestro país. Proscribieron , fusilaron , secuestraron, torturaron, robaron, violaron y desaparecieron a decenas de miles de compatriotas. Todo, para entregar a la Argentina y su pueblo, a los intereses económicos foráneos y de unos pocos de la oligarquía nativa, dejando, cada vez que “golpearon”, a la Nación devastada. Hoy sin el apoyo de militares delincuentes y sediciosos, acuden al “ golpe blando”, usando a los medios monopólicos como fuerza de choque para “voltear” gobiernos que no responden a su permanente poder de facto. Siempre respeté y respeto a los que piensan diferente, porque toda construcción democrática está fundada en la diversidad en todas sus formas. Al lector Eudal, desde este generoso espacio que nos brinda LA GACETA, le pido que no cambie ni saque de contexto mis expresiones. Usted es muy bueno para la ironía crítica, seguramente también buen entendedor y sabe de lo que digo. Pertenezco a una familia que fue perseguida por los infames que siempre operan desde las sombras, y uno de mis seres queridos aún continúa desaparecido. Sé muy bien la diferencia entre odio y canto a la vida. Por ello me comprometo y participo en la construcción de un proyecto de país para todos, y apuesto a la convivencia en paz. Siempre es más fácil “revolear la media“ con críticas irónicas, y no aportar propuesta alguna. No es mi caso.

Francisco Centurión

Pasaje Ave María s/n

San Pedro de Colalao


NOSOTROS Y ELLOS VI

Después de haber leído las emocionantes y sentidas cartas de los lectores Camilo Peral Tobal, Oscar Beltrán y Francisco Centurión, escritas con sencillas y tiernas palabras, que demuestran el cálido respeto por los “otros” para expresar sus pensamientos, que no tienen otro fin que limar las diferencias entre los habitantes de esta patria. Sin embargo, mi pobre razonamiento me llevó a imaginar que las mismas, pueden ser como un bumerán espistolar, pues les cabe, también, “como anillo al dedo”, como diría mi abuela. Les recuerdo una frase, atribuida al General Perón: “La realidad es la única verdad” , a la que agregaría “La realidad que nos conviene es la única verdad”. Y no olvidar la magnifica creación de Alejandro Dolina: “Los refutadores de leyendas”, que existieron, existen y existirán. Disculpas por la ironía, pero yo quiero “paz” en nuestra patria; otra cosa no sirve. Al, supongo, joven lector Beltrán le digo: juventud no significa eficiencia, no nos descarten a los “viejos” como yo.

Juan Antonio Albornoz

[email protected]


Falta de obras

Me dirijo al intendente de Alderetes para recordarle que los vecinos que viven entre las calles Corrientes y Pasaje sin nombre, de esa ciudad, son también personas que merecen vivir con dignidad. Da la sensación de que se los discrimina, ya que el cordón cuneta es el único adelanto que se hizo en esa zona, al igual que el proyecto de instalar el gas, que llegó a dos cuadras antes, o por el adoquinado de las calles que se hizo hasta una cuadra de allí, en Santiago del Estero al 1.000, olvidándose de los habitantes del resto de la ciudad, como si estos fueran de segunda categoría. Todo lo que se proyecta, muere a unas pocas cuadras. Le recuerdo también, que toda esa gente marginada de los adelantos de estos 11 años de obras inauguradas por doquier, también viven, salen a sus trabajos, mandan sus hijos a la escuela; hay gente mayor y enferma, y las calles son intransitables, con inmensos baches en las esquinas que rompen todo tipo de vehículo. Espero que esta queja sea escuchada y se revierta la situación planteada, a la mayor brevedad, exhortando a la Municipalidad a llevar a la práctica la tan famosa “inclusión” de todos los vecinos y no sólo de unos pocos..

Irma Susana Tula

[email protected]


Descontrol en Barrio Oeste II

Es inadmisible, tanto por parte del Instituto de la Vivienda, como por parte de la Municipalidad, la falta de controles en el desarrollo y planificación del Barrio Oeste II. En primer lugar, los espacios comunes que rodean los blocks fueron sustituidos por innumerables locales comerciales. ¿Quién es el responsable de controlar estas habilitaciones? En segundo lugar, este Gobierno, que a boca llena habla de justicia social, no presentó nunca un plan habitacional para las viviendas que conforman este popular barrio ubicado al oeste de la capital. El otro gran problema que presenta es que los propietarios de departamentos correspondientes a la planta baja actúan como si fueran dueños y señores, de ampliar la propiedad a su antojo, ocupando, incluso, espacios que son comunes a todos los vecinos o que corresponden al uso de vereda. Pobre de privilegios es aquel que vive en el 1ro o 2do piso, que en breve tendrán que pedir permiso a los “señores del blocks” para ingresar a sus propiedades.

Mónica Roldán

[email protected]


Subsidio de Salud en Monteros

La delegación Monteros del Subsidio de Salud no funciona debidamente debido a que el servicio informático está roto. Por ese motivo, los beneficiarios nos vemos obligados a acudir a la delegación de Famaillá o de Concepción, cuando necesitamos órdenes de consulta y/ o chequeras. Esto equivale a la no prestación, ya que debemos gastar en traslado una suma mayor que el precio de ellas. Urge una solución. .

Tulio Santiago Ottonello

Sarmiento 170

Monteros


¿Educación gratuita?

Para que un país se desarrolle no sólo en lo económico, hace falta una muy buena educación y de excelencia, como la que brinda el Instituto Técnico de la UNT. No comparto la carta “¿Educación gratuita?” (22/2), por las siguientes razones. Más allá de lo que promuevan el Gobierno nacional y provincial sobre si la educación es gratuita, digo lo siguiente: el año posee, en promedio, 53 fines de semana (sábados y domingos). Si descontamos que enero, febrero y fiestas de guardar, parte de julio y diciembre, no se dictan clases, se obtienen ocho meses de clases (salvo los días de paro) para la formación de los niños y adolescentes. A la vez, si se divide $ 3.000 anual de cooperadora en 176 días de clases netas da a razón de $ 17 por día para la educación, salvo para una familia que esté por debajo de la línea de indigencia, que seguramente no podrá abonar. Por otro lado, si consideramos que los períodos de descanso descriptos ut supra, suman 16 fines de semana que, si un adolescente produce una erogación en un boliche, por ejemplo, $300 por cada fin de semana (lo que puede ser más todavía) se llega al importe de $ 4.800. Haciendo la diferencia, quedan $ 1.800 para útiles, indumentaria de marca (cosa que en mi época no se podía pretender ni exigir), transporte, etcétera, que se puede financiar con tarjetas de crédito. Es comprensible que la economía juegue el papel preponderante en la vida diaria; porque si hay dinero para el esparcimiento (boliches, bailantas, partidos de fútbol, asados, bares, drugstores, afters, vacaciones fuera de la provincia y demás), lo debe haber para la educación..

Federico Villafañe Cicilia

Avenida Aconquija 3.064

Yerba Buena


Padre Parrado

Gran parte del pueblo tucumano, católico o no, algunos ya enterados de su partida y otros que lo hacen en este momento, lo sentirán profundamente, pero tienen la firme esperanza que ya está junto al Padre Celestial, gozando de su felicidad eterna. La del padre Parrado fue toda una vida entregada a la tarea de sacerdote y pastor, sin caer ni doblegarse ante la comodidad y el facilismo del “no te metás”, ni mucho menos sometido por aquellos que buscaron con la fuerza de la sinrazón pretender poner límites a su persona. Lo conocí hace unos años, cuando en los almuerzos de los días sábados en casa del Nene Ibarra, su amigo que junto a mi padre supieron ser de la Acción Católica de Fátima en los años que fue su cura párroco, familia de mis afectos de siempre, encuentros en donde las vivencias, los recuerdos y las enseñanzas hacían de las sobremesas lo mejor de la jornada, y en los cuales comprendí todo lo que había vivido en su historia y todo lo que le faltaba por vivir. Después lo frecuenté en su parroquia, con un café o un mate de por medio, charlamos de todo, historia, política, religión..., pero siempre me llamó la atención su gran preocupación por el presente y el futuro de los niños y los jóvenes y por supuesto, por la Patria, esa Patria que tanto amaba y a la que le dio muchísimo desde su misión de pastor. Cuando acudí en busca de tu consejo, en momentos de lucha interior, aun mientras estaba en la función pública, siempre fue un gran apoyo. Reconozco que no siempre actué conforme a sus recomendaciones, pero siempre valoré que en las mismas nunca dejó que el afecto lo nublara, siendo su contenido de un gran sustento y espíritu crítico, necesario para mi crecimiento personal y profesional. La vida, el devenir diario y el ajetreo que sabemos hizo que me distanciara físicamente pero nunca dejé de tenerlo en mis pensamientos y oraciones. Las obras que hizo son muchas. Seguramente hay quienes las reflejarán en los próximos días, simplemente destaco su vida de servidor y noble patriota, que nunca se apartó del Evangelio ni de su mandato. Este es mi humilde recuerdo a quien Tucumán le debe mucho, y quiera Dios que siempre esté en la memoria de todas las familias que fueron parte de su historia. Tal vez sea un merecido tributo que alguna calle, plaza o edificio público lleve su nombre o que tal vez algún historiador pueda dedicarle unas líneas para que su pasar por este mundo no sea olvidado. Es sacerdote para siempre, mediador entre Dios y los hombres. Gracias infinitas, padre Emilio Parrado.... es hora de descansar.

Rolando Argañaraz
[email protected]


Negociación salarial docente

Para la agrupación de maestros Tribuna Docente “la experiencia, de los últimos años, mostró a la dirigencia burocrática, de ATEP y APEM, negociando, en las paritarias, al margen de las bases docentes. Los resultados, de ello, han sido acuerdos salariales por debajo de la inflación, como ocurrió en 2014 cuando obtuvieron un aumento del 17% frente a una inflación que llegó al 40%”. ¿Están equivocados o no en sus apreciaciones? Veamos las primeras conductas, no el palabrerío, del Gobierno y de la dirigencia gremial. Para el secretario de Gobierno, “no es el momento de hablar de un monto estimativo”, sin explicar, por supuesto qué es un “estimativo”. En cambio, para una maestra, es un salario que, “estimativamente”, cubra el costo de la canasta familiar, es decir un básico de emergencia de $7.000 y un salario inicial de bolsillo de $11.000 para el cargo testigo. Paralelamente, Alperovich pidió “responsabilidad” a la dirigencia gremial, porque hubo, según la ministra, el año pasado, “un gran incremento del salario”. ¿Qué nos quieren decir? Iniciar la negociación, con un salario a la baja, o un “piso” ya preestablecido. En este cuadro se fue configurando un simulacro de paritaria: a) las burocracias sindicales docentes afirman que “escucharán la propuesta” gubernamental. ¿Qué “propuesta” se puede esperar del Gobierno? Ninguna o a lo sumo inaceptable para los intereses docentes. ¿Por qué? Porque, seguidamente, piden que se cumpla… con el acuerdo del año anterior”. B) Mientras tanto, el Ministerio de Economía informa “tener los marcos referenciales”. ¿Los del gobernador Scioli, en provincia de Buenos Aires? Este ofreció un incremento de alrededor del 17% en dos cuotas, donde suman el aumento de enero, para dibujar un 25%, y en tres cuotas. Una burla. Finalmente, se conoció la “propuesta” y las “contrapropuestas” , de un 25% y 28%, de incremento, formulada por el Gobierno, y rechazada por ATEP. La “novedad” no elimina el carácter conspirativo y secreto en que se desarrollan las negociaciones salariales. ¿Razones? No se informó las características del ofrecimiento “rechazado” (por ejemplo si hay sumas en negro, en cuotas, etcétera). Conclusiones: la consigna más vital de movimiento es que cualquier negociación salarial debe ser aprobada por una asamblea general de la docencia.

Pedro Pablo Verasaluce

[email protected]

Comentarios