“Tocar el piano es un arte muy frágil y delicado”

VIAJERA. Sonia González volverá a la Universidad de Hartford en abril. prensa unt VIAJERA. Sonia González volverá a la Universidad de Hartford en abril. prensa unt
24 Enero 2015
Sonia González practica en su piano “Alfonsina y el mar”, para tocarla en Brasil en dos meses. La música fue convocada especialmente como solista para interpretar obras en homenaje al mes de la mujer en Río de Janeiro, en funciones que tendrán lugar el 20 y el 22 de marzo en Museo de Arte Moderno y en el Palacio de Justicia Federal, que incluirán la hermosa composición de Ariel Ramírez y Félix Luna, Amadeus Mozart, Bela Bartok y temas de “María de Buenos Aires”, de Astor Piazzolla. “Pero antes pienso tocar el repertorio acá”, aclara.

La invitación le llegó de la mano de su trabajo con Luiz de Moura Castro, a quien visitó el año pasado en la Universidad de Hartford (Estados Unidos) donde el maestro brasileño enseña, luego en su casa en Río, en una master class intensiva de dos días, y en abril volverá a estar en su cátedra universitaria. También trabajó como su asistente en un festival en Virginia (EEUU) y fue invitada por la profesoras Miriam Conti a Juilliard.

“Tiene una escuela de piano muy interesante en Brasil, con la línea de Franz Liszt y de discípulos de Bartok, desde donde aborda muchas obras de compositores contemporáneos brasileños del siglo XX”, explica la docente del Instituto Superior de Música de la Universidad Nacional de Tucumán.

- ¿Qué caracteriza su método?

- De Moura Castro trabaja mucho sobre lo interpretativo, sobre la profundidad de la obra y las emociones del intérprete aparte de lo técnico. Mira mucho el cuerpo del alumno y corrige cuánto sentimiento le ponés a la composición y si está bien lo emocional. Con dos palabras que te dice, te cambia todo.

- ¿Es muy diferente de la técnica que se enseña en la Argentina?

- Sí, es muy distinto, las escuelas son muy diferentes. Acá prima la técnica y aprenderse las notas, mientras que con él se trabaja mucho con la energía física, uno termina tan cansado que no podés ni hablar. Él enseña así porque lo aprendió así.

- ¿Qué se le exige al pianista?

- El pianista tiene que estar en total control y dominio del cuerpo y del instrumento, en el punto justo entre tensión y relajación. En EEUU también se trabaja mucho escuchando la armonía y tenés que tocar y memorizar el repertorio completo, tenerlo incorporado cuando vas a las clases.

- ¿Cómo se vuelca en Tucumán lo aprendido afuera?

- Principalmente, trato de inculcarle mucho a mis alumnos la disciplina, que es otra cuestión que nos diferencia de EEUU. Mi profesor me ayuda tanto porque sabe que tocar el piano es un arte muy frágil y delicado y porque no queremos que se pierda.

Comentarios