Macri avala a Michetti para la pelea por el Gobierno porteño

La senadora del PRO disputará las primarias contra Santilli, Ritondo y Rodríguez Larreta La dirigente macrista aseguró que “llegar a los vecinos con diferentes propuestas nos fortalecerá como opción política”

17 Ene 2015
BUENOS AIRES.- El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, avaló que la senadora nacional Gabriela Michetti compita en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del PRO para disputar la jefatura de Gobierno porteño, quien aseguró que “el debate oxigena y enriquece”.

Desde el entorno de la senadora confirmaron a la agencia de noticias DyN la determinación del partido de aceptar la postulación en la ciudad de Buenos Aires, luego de una reunión que mantuvo el jueves con Macri y, de esta forma, la candidatura de Michetti se suma a las oficializadas del senador Diego Santilli, el legislador local Cristian Ritondo y el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

“Un sano, productivo y amplio intercambio de ideas nos llevó a tomar la decisión de participar en las PASO de la Ciudad de Buenos Aires”, destacó Michetti en un comunicado.

La senadora, además, se refirió a los candidatos que presentará el PRO en las PASO y consideró que “llegar a los vecinos con diferentes propuestas nos fortalecerá como opción política”, y remarcó que “participará como pre-candidata a Jefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con la idea de seguir transformando la vida de los porteños”.

Con relación a la polémica que generó la exposición durante los últimos días de diciembre del año pasado de la interna macrista en cuanto a candidaturas, en donde Macri reconoció de manera pública que la quería como compañera de fórmula presidencial, Michetti afirmó que “el debate siempre vigoriza, oxigena y enriquece”. Las elecciones en la ciudad de Buenos Aires tendrán el siguiente cronograma: las PASO para el 26 de abril; la primera vuelta será el 5 de julio y un eventual ballottage, el 19 de ese mes.

La senadora mantuvo desde mediados de año la expectativa y aseguraba que tenía tres opciones: ser precandidata en la Ciudad, compartir la fórmula o quedarse en su banca sin participar en los comicios, aunque para fin de año no dudaba en afirmar que ya tenía decidido competir por la sucesión de Macri.

Sin embargo, desde que se supo que las elecciones eran desdobladas, se incrementó la presión para que ella acepte no ser candidata y vaya al binomio presidencial, en un cruce de versiones que -según fuentes de varios sectores del PRO- llegó a disgustar al propio Macri, que pidió el cese de las filtraciones a los medios. (DyN-Télam)

Comentarios