Nombraron personal a dedo y ahora quieren los concursos - LA GACETA Tucumán

Nombraron personal a dedo y ahora quieren los concursos

Sbdar apoyó la propuesta de Bustamante “Soy víctima por una elección justificada”, dijo el consejero Romano Norri respecto de la designación de su yerno como asesor

23 Oct 2014
1

A FAVOR. Sbdar, presidenta del CAM, respaldó los concursos para el personal. la gaceta / foto de diegoaráoz

Con matices, los miembros del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) avalan la moción que hizo Antonio Bustamante, consejero titular por los abogados de la capital, para designar al personal por concurso. Esta modalidad, que está prevista en el reglamento de la institución, sólo dio lugar a la designación de una funcionaria, la secretaria Sofía Nacul. Todos los demás empleados ingresaron al CAM por medio de un nombramiento directo decidido ora por la resolución del presidente ora por un acuerdo de los consejeros.

Tal situación quedó expuesta a propósito del caso de Fernando Ganami. Este ex asesor de la presidenta Claudia Sbdar fue luego nombrado prosecretario del órgano, primero temporariamente y, después, en forma permanente con el encargo de organizar la Escuela Judicial creada en 2013. A los pocos meses, esa misión cesó porque Ganami se había inscripto en los procesos de selección del secretario y el director de la Escuela que sustancia el CAM desde comienzos de este año. Antes de ello, Sbdar y Alejandra Gils Carbó, procuradora general de la Nación, y Stella Maris Martínez, defensora general de la Nación, nombraron respectivamente a Ganami y a Diego Duquelsky Gómez como funcionarios de enlace entre sus respectivas escuelas. Ello no fue óbice para que Duquelsky Gómez interviniese en el concurso de secretario de la Escuela del CAM con la calidad de jurado. Tanto Ganami como el evaluador dijeron que el convenio no había sido ejecutado y que, por ende, no habían tenido un trato que justificase una excusación. “Aclaramos que las designaciones del personal se efectúan por decisión conjunta y plural de todos los consejeros”, expresaron al respecto los consejeros Antonio Bustamante, Marcela Ruiz, Adriana Najar, Federico Romano Norri, Raúl Martínez Aráoz y Graciela Suárez en el Acuerdo 135/2014.

Luego trascendió que Bustamante, Romano Norri, Regino Amado y Sbdar habían nombrado a empleados vinculados a los tres primeros, y que el legislador Romano Norri (UCR) tenía a su yerno, Miguel Perez Supervielle, como asesor. El lunes pasado y por el caso “Ganami”, Bustamante propuso suprimir las designaciones fundadas en criterios subjetivos. Sus pares en principio son proclives a acompañar esta propuesta, según surge de las consultas telefónicas que hizo este diario a los consejeros titulares (sólo falta el punto de vista de Najar, que no contestó los llamados).

“Tanto estoy de acuerdo con la designación por concurso del personal que a comienzos de este año me opuse a la propuesta de llenar los seis cargos de la Escuela Judicial con nombramientos interinos”, dijo Sbdar. Según su criterio, primero había que terminar los procesos referidos a la secretaría y a la dirección, y, recién, concursar las demás vacantes. “Como no designamos a nadie, perdimos los puestos y ahora debemos solicitarlos nuevamente para el presupuesto 2015, junto con otros cuatro cargos más para el CAM”, añadió.

La confianza manda

Isabel Nacul, consejera por los magistrados del sur, celebró el cambio propuesto por Bustamante: “estoy absolutamente de acuerdo. Tenemos que debatir cómo lo implementaremos”. El representante de los letrados del sur, Martín Tello, dijo que la idea merecía un análisis en detalle: “queremos discutirla con (el consejero suplente) Rolando Granero y, por eso, no adelanto mi posición”.

Eudoro Albo, consejero por los jueces de la capital, manifestó que no comprendía la razón concreta del planteo de Bustamante sino como una crítica a la actuación histórica del CAM: “los cargos ya están asignados y no estaba al tanto de que haya otros nuevos. En su momento se habló de que cada consejero debía hacer un concurso interno para nombrar a su asesor. Soy defensor de los concursos para cubrir todo tipo de vacantes, con las excepciones del secretario privado, el asesor personal y el relator, porque entiendo que en esos casos lo que prevalece es la confianza”.

Romano Norri dijo que no entendía del todo lo que estaba pasando: “Bustamante quiere revertir esta situación después de que ocurrieron ‘cosas’ de las que estoy siendo víctima, pero la elección de mi yerno está justificada porque es de confianza y abogado. Él quiere cambiar la modalidad y me parece perfecto para todos los cargos salvo los asesores. A mí lo que me llama la atención es que sólo publiquen el nombre de mi asesor y el de mi hija (Florencia Romano Norri, esposa de Perez Supervielle)”.

“Veremos qué ocurre en la próxima sesión”, matizó Amado, vicepresidente del CAM y legislador oficialista. “Nosotros cumplimos el reglamento: se puede o no hacer concursos para nombrar al personal. Mi opinión es que ninguna prueba es capaz de determinar lo que sabe ese concursante y que uno aprende el trabajo estando adentro. No hay que olvidar que el CAM era algo nuevo en su momento”. El alperovichista dijo que el órgano debía a sus empleados el éxito logrado en la cobertura de vacantes judiciales: “al comienzo necesitábamos ir rápido, por eso todos propusimos gente, incluso Bustamante. Nosotros confiamos en él y él confió en nosotros”.

Comentarios