EEUU exige a Rusia retirar un convoy que envió al Este de Ucrania

Nuevo pico de tensión por el conflicto con los separatistas. El presidente ucraniano denunció que unos 100 camiones rusos con ayuda humanitaria habían cruzado la frontera

23 Ago 2014
1

EN LA FRONTERA. Cerca de Donetsk, Este de Ucrania, los pobladores hacen fila para entrar y salir del territorio. reuters

KIEV.- El Gobierno de Estados Unidos exigió a Rusia que retire un convoy con ayuda humanitaria que envió a separatistas en el Este de Ucrania sin permiso del Gobierno local, acusándola de una flagrante violación de la soberanía de su antiguo vecino soviético y amenazando con aplicarle más sanciones. Pero Rusia, que desplegó miles de soldados cerca de la frontera, advirtió sobre cualquier intento por detener al convoy, que según sostiene tiene fines humanitarios, pero no aclaró qué acciones preparaba en caso de que las fuerzas gubernamentales ucranianas actuaran.

El comandante militar de la OTAN planteó que el movimiento de camiones parecía un intento disimulado de reforzar a los separatistas. La OTAN dijo que tropas rusas han estado disparando artillería desde mediados de agosto a través de la frontera y dentro de territorio ucraniano, en una escalada importante del apoyo militar a los separatistas prorrusos, una acusación de hecho de que Rusia ya está librando una guerra.

El consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, dijo que el Gobierno estadounidense planea discutir la situación con el Consejo de Seguridad de la ONU y que si el convoy no se retiraba, los rusos enfrentarían “costos adicionales”.

“Hemos visto el uso de artillería rusa en Ucrania en los últimos días”, aseguró Rhodes.

El Gobierno ruso niega apoyar militarmente a los rebeldes, pero Estados Unidos y la Unión Europea ya le han impuesto sanciones económicas y el Gobierno de Moscú tomó represalias, en el peor enfrentamiento entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría. La OTAN ha desplegado tropas adicionales en los estados miembros que limitan con Rusia.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, describió el ingreso de los camiones sin el permiso de su gobierno como una “flagrante violación de la ley internacional”. Pero un jefe de seguridad ucraniano aseguró que les permitirían avanzar para evitar “provocaciones”. La OTAN descartó una intervención militar a favor de Ucrania, que no es miembro de la alianza, y Europa se ha mostrado reticente a aumentar las sanciones debido a los vínculos comerciales y su necesidad del gas ruso.

Moscú negó haber violado la ley internacional y el Kremlin sostuvo que el presidente Vladimir Putin le aseguró vía telefónica a la canciller de Alemania, Angela Merkel, que no esperarían más un permiso del Gobierno ucraniano para ayudar a personas en dificultades.

Poroshenko dijo que más de 100 camiones habían cruzado la frontera, de los cuales sólo algunos habían sido revisados por guardias ucranianos dentro de territorio ruso. Y reiteró sospechas de Kiev de que el cargamento podría ser utilizado por los separatistas. “Esto genera una preocupación especial”, sentenció el mandatario.

Testigos dijeron que los camiones pintados de blanco habían cruzado la frontera y se dirigían hacia el bastión rebelde de Lugansk, acompañados de un pequeño número de combatientes separatistas. (Reuters)

Comentarios