Brito, el banquero que apostó a un acuerdo privado

Encabezó la oferta de los bancos a los fondos

31 Jul 2014
1

Jorge Brito había propuesto en una reunión de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentina (Adeba) aportar U$S 100 millones, e incluiría la participación con cifras menores de las entidades financieras asociadas, en proporción a los depósitos y la liquidez de cada una. La idea había tomado forma el martes pasado con varias estrategias pensando en la negociación con los holdouts.

El vicepresidente del Banco Ciudad de Buenos Aires, Juan Curutchet, según consignó la agencia DyN, dijo que hubo varias alternativas. Una de ellas fue la de un “cash colateral” -consiste en depositar dinero en una cuenta del juzgado a modo de garantía para los fondos buitre-; la segunda fue la oferta de bonos a los holdouts por el importe que cubriera lo determinado por el fallo del juez Thomas Griesa, unos U$S 1.500 millones; mientras que la tercera se centró en la compra parcial o total de los bonos en default en la cartera del fondo Elliot, que ganó el litigio contra el país.

Los privados, encabezados por el titular de la cámara empresaria, Brito, intentaron mostrar “responsabilidad institucional” ante la posibilidad, cada vez más cierta con el paso de las horas, del “default argentino”. Sin embargo, la salida del conflicto gracias a un arreglo entre privados se frustró en la jornada de ayer y ha dejado (por ahora) a la Argentina en estado de “default técnico”. Ese final no permitió a Brito sellar el protagonismo que hasta esa jornada había adquirido en el escenario político-financiero.

Pero el titular del Banco Macro, a pesar del intento -no se descarta que la negociación entre los privados continúe-, habría reforzado así su posición frente al gobierno de Cristina Fernández y el oficialismo, inclusive, en el resto del arco político, como los entornos de Sergio Massa y de Daniel Scioli.

Según LaNacion.com, en plena crisis de 2001-2002, el banquero había logrado gran exposición y “poder” a partir del crecimiento del Banco Macro y la compra de otras entidades financieras que optaron por salir del país. También pudo hacer que la banca nacional conformara una nueva cámara del sector; así apareció Adeba. Desde 2003 es presidente de esa entidad. Atrás habían quedado sus inicios: la fundación de la financiera Anglia (1978); la compra del Banco Macro años después; y la adquisición de los bancos de Misiones, de Salta, de Jujuy y de Tucumán (es el agente financiero del Estado).

Brito, quien es el actual titular de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), supo establecer buenas relaciones con los gobiernos de turno, tanto en los distritos provinciales como con la Casa Rosada. Con el ex presidente, Néstor Kirchner, y ahora, con Cristina, mantuvo sus líneas de contacto, con idas y vueltas. El oficialismo lo señaló como impulsor de la “corrida bancaria”, pero nunca quedó afuera del entorno gubernamental.

Comentarios