Una venganza habría sido el móvil del crimen de Roberto Villa

El joven fue ultimado el domingo en la calle.

14 Ene 2014
El rompecabezas en torno al asesinato de Roberto Villa se va armando. “Ya estarían identificados los posibles autores del homicidio en base a retratos hablados de testigos que concuerdan con la fisonomía de ellos”, confesó una pesquisa.

El asesinato del joven, de 22 años, ocurrido en la tarde del domingo último, habría sido por un ajuste de cuentas, reabriendo una vieja enemistad de varias familias de Villa 9 de Julio.

El domingo a las 19.40 Villa venía del barrio Mataderos de visitar a un amigo. En la moto que conducía lo acompañaban dos mujeres. La víctima iba por avenida Coronel Suárez hacia el sur y antes de llegar a una estación de servicios fue alcanzado por otra moto.

“La vida da vueltas y todo se paga”, se escuchó decir y de inmediato viajó una bala asesina que ingresó por la costilla izquierda, a la altura del corazón, con orificio de salida. Mientras los matadores huían, Villa alcanzó a bajarse de la moto, caminó unos metros y se desplomó sobre el pavimento.

Las dos chicas se subieron a la moto y fueron hasta Villa Alem, donde avisaron a los familiares del muerto. “Villa estuvo detenido por un homicidio ocurrido el 21 de octubre de 2011, cuando fue asesinado Marcos “Kolino” Toro, de 17 años”, contó el jefe interino de la División Homicidios, Javier Hidalgo.

La familia de Villa también vivía en Villa 9 de Julio pero luego de la muerte de Toro, decidió mudarse a Villa Alem. Ahora los investigadores esperan la orden judicial para realizar varios allanamientos y dar con los autores del crimen.

Además, los investigadores aguardan el informe de la División Delitos Telemáticos para saber si la cámara de seguridad ubicada en avenida Gobernador del Campo y Coronel Suárez logró captar el momento en que se produjo el crimen.

El primer asesinato

Pero los supuestos ajustes de cuenta no terminarían allí. Para entender el asesinato de Toro hay que remontarse al 13 de febrero de 2011. Ese día festejaron un cumpleaños en una casa del barrio 11 de febrero. Pasadas las 5, cuando salían de la fiesta, dos grupos de jóvenes comenzaron a insultarse, según la versión oficial.

El cruce de palabras fue subiendo de tono, hasta que comenzó una brutal pelea. Muchos corrían, otros gritaban. Incluso algunos afirmaron que escucharon disparos. En medio de la batalla, Jonathan David Luna cayó herido. Le habían asestado una puñalada en el estómago, que terminó siendo mortal. La familia de la víctima apuntaron a los Toro. La historia volvería a repetirse.

Comentarios