El dueño de los ingenios Santa Bárbara y Ñuñorco compró el Aguilares

El empresario Colombres confirma la compra de la fábrica, tras cerrar una operación con la empresa vinculada al industrial Jorge Rocchia Ferro. El titular del CART administró la planta en las últimas cinco zafras, bajo arrendamiento. Empleados, conformes con el traspaso.

FUNCIONAMIENTO. El ingenio Aguilares ocupa a alrededor de 350 personas y produjo más de 23.300 toneladas de azúcar en la zafra de este año. la gaceta / fotos de osvaldo ripoll - archivo FUNCIONAMIENTO. El ingenio Aguilares ocupa a alrededor de 350 personas y produjo más de 23.300 toneladas de azúcar en la zafra de este año. la gaceta / fotos de osvaldo ripoll - archivo
13 Diciembre 2013
El grupo Colombres se convirtió en el propietario definitivo del ingenio Aguilares. Así lo confirmó ayer el titular de la firma, Julio Colombres, tras cerrar la operación empresarial con la anterior empresa administradora y cuya negociación duró más de un mes. Aún no trascendió el monto de la operación.

“Confirmo: hemos comprado el Aguilares. Estamos agradecidos a los trabajadores, proveedores y a la ciudad”, manifestó el empresario, titular de las fábricas Santa Bárbara y Ñuñorco. “Trabajamos por una industria competitiva, eficiente, leal y transparente, con proyección a un futuro de promisión”, agregó en un comunicado.

Hasta el mes pasado, el grupo Colombres fue el responsable del funcionamiento de la planta ubicada en el departamento Río Chico. En 2009, había firmado un contrato de cesión con su par Konable, vinculada a Jorge Rocchia Ferro, presidente de las compañías Bioenergética La Florida SA y Azucarera Los Balcanes SA, dueños de los ingenios La Florida y Cruz Alta. El convenio se estableció bajo la figura de arrendamiento y se extendió hasta el 22 de noviembre de este año -completó cinco zafras-.

En el medio de la negociaciones, Konable recibió otras ofertas de adquisición. Una de las opciones de mayor peso fue una posibilidad de triangulación comercial, formada por los apoderados de Rocchia Ferro, de la empresa Emilio Luque y de Colombres, para que éste último adquiriera de manera definitiva el Aguilares, según se supo.

Según descripciones históricas, en las últimas dos décadas, el ingenio tuvo alrededor de una decena de administradores. En 1989 fue operada por la familia Simón Padrós; luego fue gestionada por una cooperativa de cañeros y también arrendado por un empresario. Tras esos períodos, se hicieron cargo cooperativas de obreros y también de cañeros con el paso de los años. En 2000 fue administrada por la Caja Popular de Ahorros (CPA). En 2001, estuvo a cargo Dulcor, una fábrica de dulces de Córdoba. Hasta 2009, la fábrica fue gestionada por Konable, vinculada a Rocchia Ferro, entre otros propietarios.

“Para nosotros es una buena noticia. En 2002, la fábrica fue vendida a la firma de Jorge Rocchia Ferro. Luego fue arrendada por varias empresas más. Nos llena de alegría la noticia porque ahora tendremos un patrón visible y que ya lo conocemos: paga en blanco y cumple con las condiciones laborales”, expresó Luis Sorroza, titular del gremio de obreros de la planta y del zurco. “Es un hombre de la zona y da tranquilidad para la familia azucarera de Aguilares: habrá zafra y trabajo. Esta situación genera calma”, añadió Sorroza, dirigente de la Federación Obrera Tucumana de la Industria del Azúcar (Fotia).

En la fábrica trabajan cerca de 350 personas. En la zafra de este año registró una caída de la producción de un 15%, respecto de la campaña del año anterior. En 2012 obtuvo 27.709 toneladas de azúcares; mientras que este año logró 23.313 toneladas, según datos del Instituto de Promoción del Azúcar y Alcohol (Ipaat).

Comentarios