La oposición dice que Rousseff quiere "distraer a las calles"

Critican el llamado al plebiscito reformador.

29 Jun 2013
1

INICIATIVA. Rousseff habla con Gilberto Carvalho, secretario de la Presidencia. REUTERS

BRASILIA.- Los tres principales partidos opositores de Brasil afirmaron que la propuesta de la presidenta, Dilma Rousseff, de convocar a un plebiscito para realizar una reforma política es una "maniobra" para "distraer a las calles", en alusión a las masivas manifestaciones que se vienen realizando en el país. "La iniciativa de plebiscito, tal como está planteada, es una simple maniobra de distracción destinada a encubrir la incapacidad del gobierno de responder a los reclamos de los brasileños, creando un subterfugio para sacar la discusión de (el centro) de los problemas reales del país", sostienen los líderes de los partidos opositores al gobierno del Partido de los Trabajadores (PT).

Según los presidentes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves; del conservador Partido Demócratas (DEM), José Agripino Maia; y del Partido Popular Socialista (PPS), Roberto Freire, realizar una reforma política requiere un proceso "complejo" que no admite que la población se remita a responder únicamente "sí" o "no" para definir un nuevo modelo de sistema político, tal como propone el gobierno.

"Una legislación compleja, como la de una reforma política, exige un mayor discernimiento, lo que únicamente un referéndum puede propiciar", añaden los políticos. En un referéndum, la población se pronuncia a favor o en contra de un nuevo modelo -político en este caso- aprobado por el Congreso, mientras que en un plebiscito, los votantes responden "sí" o "no" ante una serie de preguntas puntuales sobre aspectos a reformar en materia en debate.

Los partidos opositores criticaron la idea inicial de Rousseff de convocar a un plebiscito para que la población habilitara la instalación de una Asamblea Constituyente que se encargara de debatir en forma exclusiva la reforma política. La oposición tildó de "golpista" la iniciativa, por pretender restringir los alcances de la Constituyente. Esa idea inicial fue descartada por el gobierno poco después de proponerla, después de concluir que el mecanismo retrasaría, en lugar de agilizar, la reforma política. Además, no hay unanimidad entre los juristas sobre si una Asamblea Constituyente puede restringirse a un solo tema.

Pese a las críticas, los partidos opositores anunciaron que aceptarán la invitación de Rousseff para debatir sobre el asunto y adelantaron que en la ocasión presentarán una lista de 26 propuestas detalladas en respuesta a las demandas de los brasileños en las protestas.

Entre otras propuestas, la oposición planteará la reducción del número de ministerios y cargos de confianza del gobierno federal; la supresión del decreto que prohíbe la divulgación de los gastos de los viajes presidenciales y más transparencia en los negocios que realiza el ente estatal Petrobras y en los préstamos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social.

Y el Movimiento por el Passe Livre (MPL), que desató la ola de protestas definió como "oportunista" al anuncio del Senado, que prometió aprobar de forma urgente el boleto gratis para los estudiantes. Se espera que la iniciativa que cuenta con el apoyo del Gobierno sea aprobada en la próxima semana. (DPA-Télam)

Comentarios