Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

16 Mar 2013

EL CERCADO DE LAS PLAZAS

Los que nacimos en la década de 1950 conocimos a un funcionario al que dispensábamos una respetuosa obediencia: el Placero. Así, con mayúscula. Más allá de las prohibiciones que su función nos imponía, habíamos aprendido de nuestros padres que los bienes públicos eran de todos y no había que dañarlos. El césped de las plazas era sagrado y no se podía pisar. Hoy en día, cuando valores como la obediencia y el respeto parecen haber sido abolidos por el relativismo, la barbarie, el garantismo y la proliferación de dudosos derechos, surge la idea de vallar las plazas como único modo de preservarlas del vandalismo de ciudadanos que teóricamente gozan de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones de aquellos ciudadanos que desean utilizar esos espacios como se debe.

Marcos Mirande

[email protected]


Plaza Belgrano

Llegaron las clases y con ellas se poblaron de alegres y joviales ruidos y movimientos los establecimientos educativos de la provincia y, por supuesto, también los cercanos a la plaza Belgrano. Esta fue objeto de una costosa revalorización, muy apreciada por los vecinos, que comenzaron a ponderarla como algo muy digno de la zona sur. Mas ¡oh, dolor!, no fue así por parte de jóvenes estudiantes. Ya aparecieron las primeras denuncias de destrucción de costosas obras de arte y de conductas reprochables, tales como usar de ducha los cristalinos chorros que abrazan dando vida a la figura del General. El atrevimiento de estos jóvenes desdeña la poca y nada autoridad del placero. Ellos saben que por ser menores nadie los castigará. Ni siquiera serán detenidos. Están totalmente amparados por los derechos humanos. No se los puede tocar. Ni siquiera un varillazo. El placero se muerde las uñas. Se tira de los pelos. Se siente inútil. Mas nadie, ni siquiera el intendente, podrá ayudarlo. Son menores. En su razonamiento es como que tienen "derecho" a hacer lo que se les ocurra.

Darío Albornoz

Bolívar 1.267 - San Miguel de Tucumán


Atentado a la cultura

Juro que cuando leí y vi las fotos publicadas en LA GACETA del 12/3/13 sentí una enorme pena, indignación e impotencia a causa de los destrozos y robos cometidos por los vándalos en el jardín de infantes Alberto García Hamilton. Estos hechos que se repiten con frecuencia en varias escuelas demuestran el grado de maldad rayana en la ignorancia de la que son portadores estos sujetos y lo considero un atentado a la cultura, a la educación y al conocimiento que los educadores se esmeran en inculcarles a las futuras generaciones. Pareciera que a las autoridades del Gobierno poco les interesa este tema, si han destinado 1.300 policías para controlar un partido de fútbol que dura sólo 90 minutos y en nada engrandece a un país. Por qué no designan sólo dos policías para el cuidado de cada escuela que educa 180 días. Estoy seguro de que Sarmiento, Belgrano, Alberdi y el pueblo se lo agradecerán.

Juan Carlos Monasterio

Pasaje Luis Beltrán 1.452 - San Miguel de Tucumán


Populismos

Está reiteradamente comprobado que los populismos (de derechas o izquierdas) privilegian el consumo y ningunean a factores y cosas que consideran propias de mentalidades "reaccionarias", como la producción eficiente, las inversiones, la eficacia y rectitud administrativa, la preservación del valor de la moneda, la seguridad, la erradicación y el castigo de la corrupción. Los gobiernos populistas atribuyen sus desgracias y desaguisados a conspiradores destituyentes, imperialistas neoliberales, especuladores rapaces, "gorilas" irredimibles y la dureza e inflexibilidad de las instituciones republicanas. Como aditamento, Ernesto Laclau, el mentor intelectual que aquí es escuchado como el gran gurú, exacerba la antinomia amigo-enemigo, agita la necesidad de la beligerancia permanente, la fanática polarización política y el divisionismo social; según él, la democracia para que viva y avance debe ser alimentada por el conflicto y las diferencias, en lugar de superarlas. Estos populismos no tienen reparos en emparentarse con los feudalismos más recalcitrantes. El resultado es que el federalismo y las instituciones republicanas se han convertido en esqueletos con colgajos putrefactos; desesperanzadamente se está arribando a una democracia republicana y federal sólo en lo formal. Lo sensato y racional es tener muy en cuenta que una democracia tiene vida si es posible la alternancia, que si no se respeta la Justicia no se respeta la libertad, que la política no sustituye ni resuelve las tecnicidades jurídicas ni las tecnicidades económicas, que ninguna economía resistió nunca la fórmula que combina excesivo gasto público discrecional, déficit fiscal e inflación. Lo precedente está elípticamente sintetizado en que de todos los cuestionamientos a la gestión oficial, sobresalen la confrontación y el emblemático "relato"; es decir, contar una realidad que dista mucho de lo que verdaderamente sucede, enredando a su favor las palabras y las cosas, donde cada hecho es presentado como épico, pero todo es especulativo, mañoso, tanto que ahora la palabra diálogo equivale a un grito de guerra.

Mario Alberto Ricci

[email protected]


El Papa que esperábamos

Es bueno recordar algunas reflexiones de nuestro Papa Francisco. Condenando que los pobres terminen en el mercado del clientelismo político, afirmó: "Esa es la práctica política más inhumana que conozco, porque condena a los pobres a la dependencia, a pedir siempre sin esperanzas". En cuanto a los pedófilos dentro de la Iglesia, sostuvo "Tolerancia cero". Sobre el judaísmo, afirmó: "Siempre respetaré y protegeré al pueblo de mi Dios". Sobre los divorciados: "La Iglesia no debe rechazar a nadie; su misión es la de ayudar comprendiendo al hombre y sus problemas". Y concluye: "Hay que acercar a Dios al hombre, pero, sobre todo, acercar el hombre a Dios". Este es el Papa que todos esperábamos, que refuerza nuestra fe en la Iglesia y es el ejemplo de fidelidad y autenticidad que debemos seguir. Roguemos por él, que hoy nos necesita más.

Carmen Fontán

[email protected]


Regalo de Dios

Dile a las guitarras que canten mi alegría, que al templar sus cuerdas exhalen melodías que suban a los cielos, que dancen las estrellas, que todos dancemos, Dios nos regaló un Papa, Su Santidad Francisco (y es argentino), pregonando amor, paz, justicia y perdón entre los hermanos del mundo entero.

Juana Sadir de Asfoura

[email protected]


Un perfil virtuoso

Indigna la actitud descalificadora de algunas personas ante la sorpresiva elección del nuevo Pontífice. En lugar de enorgullecerse, alegrarse y acompañar su liderazgo hacen lo contrario. En franco crecimiento espiritual, las acciones y postura inicial de Su Santidad Francisco reflejan a un ser que sigue las huellas del Evangelio. Con sencillez y sereno goce fue señalado por Dios para una obra significativa. Los signos alentadores de sus virtudes (pedir que no gasten en ir a Roma y que destinen ese dinero a obras de caridad) marcan su perfil. Amante de la austeridad, la equidad y la justicia social, con simplicidad abre las puertas de la esperanza a un mundo que espera una Iglesia renovada acorde a los tiempos actuales y nos genera expectativas. Un Papa que nos llena el corazón de luz y con su estilo franciscano, los argentinos sentimos la fuerza del destino histórico moviendo los hilos. Basta de mezquindades y aunemos plegarias para que el Vaticano traiga cambios sustanciales para el entendimiento y la paz mundial.

Nelly Elías de Benavente

[email protected]


Ducto pestilente

Quince barrios afectados desde hace un año por los fluidos cloacales derramados en el canal de la zona Oeste en calle Lucio V. Mansilla. ¿Por qué los vecinos de este municipio nos tenemos que ver afectados por las malas obras que se hicieron en el Barrio Lomas del Tafí? ¿Y por qué el intendente se hizo - nos hizo- cargo del ducto cloacal del municipio de Tafí Viejo? Queremos soluciones, peligran las vidas de niños y ancianos con esta contaminación.

Andrea Saavedra

[email protected]


Inseguridad

Recientemente en la vía pública fui asaltado por tres precoces delincuentes, uno que me intimidaba con un arma blanca y muy presto a usarla, y los otros que me saqueaban dinero, reloj pulsera, celular y tarjeta de débito. Fue en poco tiempo mientras permanecía impávido. Se retiraron y regresé a mi casa, desde donde pedí intervención policial a la comisaría jurisdiccional. Vino un oficial auxiliar y dos agentes motorizados. Impuestos que fueron por mí con información precisa en cuanto a identificación y ubicación de un inmueble, intervinieron de una manera deplorable y vergonzante al tiempo que el jefe de la dependencia policial recién tomó conocimiento de este hecho cuando pasaron casi tres días. Pasó más de un mes y no tuve ninguna comunicación oficial. Razones importantes me llevan a no ser más específico sobre este tema. Pero quiero decir que la fuerza policial nunca se prestigiará ni se enaltecerá mientras no se nutra de valores morales y profesionales.

Miguel Ángel López

Manzana F casa 20

Barrio Las Acacias Yerba Buena-Tucumán


El riesgo del hidroplaneo

Pongo en conocimiento el mal estado de algunos tramos de calzada de la autopista 38, situación que provoca riesgos a los automovilistas. Los transportes pesados provocaron acanalamiento de su superficie, lo que origina acumulación de agua en días de lluvia, creando un efecto en la conducción denominado hidroplaneo. Insto a que Vialidad nacional tome medidas urgentes. Un buen planteo es el uso de la ruta provincial 301 para tránsito pesado, y la nueva autopista 38 para el resto, prolongar su vida útil y hacerla más segura.

Julio César Guerra

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios