"Luego del crimen quemaron todo y nos dejaron en la calle"

Los Luna denunciaron que fueron atacados después del homicidio de Marcos Toro. Se entregaron tres hombres que dicen haber participado en el hecho. Siguen las denuncias cruzadas, aunque una de las familias pidió custodia

27 Oct 2011
De un lado piden Justicia por un crimen. Del otro también. Unos dicen que viven amenazados por los otros; y estos afirman lo mismo. Cuando una familia denuncia que fue agredida por la otra, a los pocos minutos ingresa a la comisaría un miembro de la parte acusada, para denunciar lo contrario según afirman desde la Policía. Aún así, ninguno quiere que se hable de rivalidad. En el medio, los homicidios de dos jóvenes esperan que los responsables sean juzgados y condenados.

Los Toro y los Luna comenzaron a cruzar acusaciones desde que mataron a Jonathan Luna a principios de febrero, a la salida de una fiesta. Por el crimen está detenido en el penal de Villa Urquiza Omar Maximiliano Martínez (más conocido como "Maxi" Toro).

El viernes, Marcos Toro, hermano de "Maxi", fue asesinado a balazos en la esquina de Estanislao del Campo y Panamá. Según la investigación que realiza la Policía, el móvil del crimen sería un ajuste de cuentas por el primer hecho.

"Cuando lo mataron a ese chico, el viernes a la noche, nosotras estábamos en casa tomando mate sin saber qué había pasado. Vino esta familia y nos destrozó las casas, que eran prefabricadas", denunció Hilda Luna, tía de Jonathan.

De acuerdo a lo relatado por la mujer, pidieron seguridad a la Justicia, pero no recibieron respuesta. "Nos tuvimos que ir. El domingo volvieron y quemaron todo, nos dejaron en la calle. Estamos usando la única ropa que nos quedó", contó Ana María Luna, otra tía de Jonathan.

La abogada de la familia Luna, Eliana Orellana, expresó que los únicos que supuestamente vinculan a los Luna con el homicidio de Marcos Toro son algunos testigos. "Pero nadie dice qué testigos son. No tenemos seguridad de que no sean allegados a ellos. Queremos que garanticen custodia para ellos; de la madre de Jonathan no sabemos nada desde el sábado", manifestó Orellana.

Según Hilda y Ana María, desde que mataron a su sobrino comenzaron las amenazas, ya que los testigos que asistieron a la fiesta señalaron a "Maxi" Toro como el autor del crimen. "Nosotras sólo pedimos justicia por la muerte de Jonathan, no tenemos nada contra ellos", dicen.

Los Toro, en cambio, afirman que allegados a los Luna los amedrentan todas las semanas. Incluso, Verónica Toro, la madre del adolescente asesinado, gritó en su velorio que para los jueces, los Toro no merecen Justicia. La mujer cumple una condena en su domicilio por venta de drogas en Villa 9 de Julio.

Entre el martes a la noche y ayer a la mañana se entregaron a la Justicia tres hombres que eran buscados por el crimen de Marcos Toro.

Los acusados declararon ayer a la tarde ante el fiscal Guillermo Herrera, y según trascendió habrían negado su participación en el hecho. Aún permanece prófugo el sindicado como el homicida del adolescente.

Comentarios