Carrió y el kirchnerismo se atacaron con duros calificativos

La transición. El Presidente habría dicho que la candidata de Coalición Cívica ganó con el voto "gorila". La chaqueña respondió que la votaron quienes condenan el nepotismo y la corrupción. Aníbal Fernández le replicó: "es un caso para el diván".

FRASE. “Los electores simplemente le dijeron al poder: ‘nosotros queremos ser como nos enseñaron nuestros abuelos’”, señaló Elisa Carrió.DYN FRASE. “Los electores simplemente le dijeron al poder: ‘nosotros queremos ser como nos enseñaron nuestros abuelos’”, señaló Elisa Carrió.DYN
31 Octubre 2007
BUENOS AIRES.- Ministros del gabinete nacional y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, intercambiaron duros calificativos al interpretar los resultados de la elección presidencial, que incluyeron acusaciones de "gorilas" a los votantes de la candidata opositora.Carrió debió salir a replicar expresiones que según el diario "Clarín" habría hecho el presidente Néstor Kirchner al analizar las elecciones con sus colaboradores en la Casa Rosada, a las cuales se sumaron nuevos cuestionamientos, pero de manera pública, por parte del ministro del Interior, Aníbal Fernández.
Al comentar el desempeño electoral de Carrió, el jefe de Estado habría señalado: "no entiendo, ganó un solo distrito y habla de elección extraordinaria. Y ojo, en la Capital ganó con el voto gorila. En todos lados tuvo voto gorila".
Ante ello, Carrió replicó que las clases medias argentinas que la apoyaron el domingo no emitieron un voto gorila, sino que se pronunciaron contra un "estilo que implica corrupción, desmesura, nepotismo, falta de justicia social y de desarrollo económico". Enfatizó que los electores que la respaldaron "no han votado contra del crecimiento, ni por ser gorilas", sino que "simplemente le dijeron al poder: ?nosotros queremos ser como nos enseñaron nuestros abuelos?". Carrió también respondió así al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien en la víspera había aconsejado a los porteños "integrarse y dejar de votar como una isla". También se sumó a las críticas contra Carrió el ministro del Interior. Aníbal Fernández afirmó que Cristina Fernández "está legitimada constitucionalmente porque duplica a la segunda", a la vez que criticó la visión de clases de Carrió, quien habló de un voto fragmentado en la compulsa presidencial. "El que salió segundo juntando gorras, como dicen los turfistas, quiere aparecer ante el mundo como un triunfador, y el que ganó por paliza, tiene que dar explicaciones; es un poco de diván", cuestionó Fernández.
A su vez, el diputado Carlos Kunkel dijo que el pensamiento de Carrió "tiene puntos en común con el de Jorge Rafael Videla". Así, salió al cruce de los dichos de la chaqueña, quien afirmó al diario La Nación que el futuro gobierno de Cristina "tiene una legitimidad social segmentada, con el 70% de rechazo en las clases medias argentinas". "Lo esencial de la democracia es la expresión de las distintas ideas", fundamentó. Y en esta línea de pensamiento agregó: "solamente los totalitarismos plantean que puede haber una representación que no contemple las diferentes ideas". Según Kunkel, "el pensamiento de Carrió está en línea con la derecha mesiánica liberal".
En tanto, Kirchner también habría cuestionado a Carrió por no haber llamado a Cristina después del triunfo del domingo, tal como sí lo hizo la futura vicejefa de Gobierno, la macrista Gabriela Michetti. Carrió, consultada por ese episodio, respondió: "lo hice públicamente; lo demás sería sobreactuación".

Un mote impuesto por un humorista
Poco antes del golpe militar que derrocó a Juan Perón, en 1955, los antiperonistas comenzaron a llamarse "gorilas". El término fue puesto de moda por el humorista Aldo Cammarota, ya fallecido. Cammarota contó el hecho en 1985, en el diario Clarín. "En 1955 hice por radio (en La Revista Dislocada) una parodia de Mogambo, una película con Clark Gable y Ava Gardner, que sucedía en Africa. En el sketch había un científico que ante cualquier ruido decía: ?deben ser los gorilas, deben ser?. Ante cada cosa que sucedía, la moda era repetir la frase. Primero vino un fallido intento de golpe y luego el golpe militar de 1955. Al ingenio popular le quedó picando la pelota: ?deben ser los gorilas, deben ser?. Los golpistas se calzaron gustosos aquel mote", señaló el humorista. "Gorila" se usa hoy con tono despectivo y para marcar una fuerte actitud antiperonista.(DyN-NA)