La estrategia mental del Seleccionado argentino de e-sport

Antuno es el psicólogo encargado de la salud mental de la Selección argentina de e-sport que compitió en los Juegos Panamericanos.

JUEGOS PANAMERICANOS. La Selección argentina de e-sports ganó cuatro medallas. JUEGOS PANAMERICANOS. La Selección argentina de e-sports ganó cuatro medallas.

En el mundo de los deportes electrónicos, donde la destreza y la estrategia se fusionan, existe un componente invisible que desempeña un papel crucial en el rendimiento de los jugadores: la salud mental. En los circuitos profesionales, detrás de cada jugador y de cada partido emocionante, se encuentra un psicólogo trabajando la resiliencia mental de los jugadores.

Las competencias de e-sport tienen mucha intensidad generada por las largas partidas de juegos y siempre está latente la gestión del estrés digital que puede jugar a favor o en contra.

Hernán Antueno es psicólogo y se encarga de la salud mental del seleccionado argentino de e-sport de la Asociación de Deportes Electrónicos y Videojuegos de Argentina que compitió en los juegos panamericanos de Santiago de Chile 2023. 

-¿Cuál es el papel específico de un psicólogo deportivo en el ámbito de los e-sports y cómo difiere de otras disciplinas deportivas?

-Le enseñamos, al deportista, a manejar, trabajar y controlar ciertas variables psicológicas que interfieren a la hora de competir. Los e-sport y los deportes tradicionales tienen muchas similitudes, aunque también tienen ciertas diferencias;  el cuerpo no está tan en juego como en un partido de fútbol, aunque hay sensaciones físicas bastante similares al deporte tradicional. Por ejemplo, en básquet como en fútbol se juega un partido y la revancha se juega la semana siguiente. En los e-sport las series son muy continuadas: se juega, por ejemplo, el mejor de cinco y al otro día se juega a la final; esto hace que la necesidad de sostener la atención de un jugador sea mucho más prolongada. La seguidilla continua de competiciones puede llevar al agotamiento y esto a una mala toma de decisiones.


-¿Cuáles son los desafíos psicológicos más comunes que enfrentan los jugadores de e-sports?

-La mayor cantidad de consultas están relacionadas al manejo del tinteo. El tinteo es un concepto que proviene del gaming y hace referencia a cuando un jugador se bloquea producto del enojo o la frustración, y empieza a perder todos sus juegos. Muchos jugadores no saben regular esas emociones y necesitan trabajar en la gestión de las mismas.

Hay distintas maneras de abordar esto, una es a través de test psicológico que nos permiten evaluar el modo de pensamiento del jugador y cómo afectan estas emociones al juegos. Otra es hacer un mapeo de cuáles son las instancias del juego en donde el jugador se ve más afectado y qué decisiones está tomando, a partir de eso trabajamos el autoconocimiento de esas emociones.


-En términos de rendimiento, ¿cómo influyen los aspectos psicológicos en el juego de un jugador de e-sports y cómo puede intervenir un psicólogo deportivo para mejorar el rendimiento?

-La concentración, la confianza, la comunicación del equipo, incluso el autodiálogo. Generalmente nos enfrentamos a un jugador que toma malas decisiones producto de una mala gestión emocional, es decir, decide a través del enojo o el  exceso de confianza. Pero lo que más afecta a los equipos son las fallas en la comunicación. Esta es una de las variables que más influye, cuando las rondas no salen bien los equipos dejan de hablar y en juegos en donde las personas no están una al lado de la otra, porque cada jugador o jugadora compite desde su casa, la comunicación es la única vía para saber qué está pasando en el otro lado del mapa.


-En un entorno altamente competitivo como los e-sports, ¿cómo ayuda a los jugadores a manejar la presión y el estrés antes y durante las competiciones?

-En este caso se juega de manera virtual, cada uno en su casa con su computadora. Generalmente el problema es cuando van competir con público, es un escenario para lo que hay que preparar psicológicamente al jugador o los equipos. En la presencialidad cada jugada se festeja, la gente hace gestos y ellos escuchan todo, no es lo mismo que estar en una habitación jugando.

Hay estrategias que ayudan mucho como la refocalización, palabras positivas o autoinstrucciones. En estos casos es muy sencillo que la mente del jugador empiece a derivar en pensamientos que no tienen que ver con el juego. Se necesita estar concentrado en el aquí y ahora, y manejar la respiración dentro del juego también suele ayudar visualizar cuál es la próxima jugada. Hay un concepto que se llama “next play speed” que tiene que ver con pensar la siguiente jugada, eso permite a los jugadores estar en constante concentración y que la ansiedad no logre el efecto de frustración.


-Dada la naturaleza del juego en línea, ¿cómo trabajas con los jugadores para gestionar la toxicidad del gaming?

-Muchos jugadores sufren mientras están en streaming por cómo lo ven otros jugadores de elite.

Mucho de la escena se termina conformando por la mirada de los otros que están en vivo, cómo en cualquier otro deporte. Pero la virtualidad permite el anonimato, es decir, cualquiera puede escribir cualquier cosa y no hacerse cargo. Por eso él jugador se tiene que centrar en su rendimiento y no en las opiniones de los demás.


-¿Qué estrategias utilizas para mejorar la comunicación dentro de un equipo de e-sports?

-Nosotros trabajamos para alinear los objetivos individuales con los objetivos del equipo. Pasa mucho que no están en la misma sintonía, entonces trabajamos para alcanzar cierto lugar en la liga y que haya una identidad y un estilo de juego propio del equipo.


-¿Cómo aborda las cuestiones relacionadas con el agotamiento mental y el bienestar emocional de los jugadores?

-Estos jugadores y jugadoras están haciendo algo lúdico pero lo hacen en forma de trabajo y de competencia, por lo que están durante por lo menos 10 horas compitiendo, lo que hace que inevitablemente la mente se agote.

A eso hay que sumarle que, generalmente, tienen muy malos hábitos de descanso. Se quedan hasta las 6 de la mañana con los amigos rankeando, y descansan entre las 8 de la mañana y las 5 de la tarde. También tienen malos hábitos alimenticios son producto del desorden del sueño.

Es muy importante que el jugador establezca rutinas de descanso, de alimentación y que haga actividad física. Las hormonas del estrés sólo se liberan a través de la metabolización por parte de la actividad física. Creando buenos hábitos se puede cortar con la percepción constante ansiedad que produce el estar sometido a la competencia durante mucho tiempo.


-¿Cómo se adapta tu enfoque para trabajar con jugadores que pueden pasar largas horas frente a una pantalla?

-Es importante tener mucha disposición horaria, me pasó cuando trabajaba con la Selección Argentina de e-sport mientras estaban compitiendo en otro país y acá eran las cuatro de la mañana o qué jugadores a las 2 de la mañana estén frustrados porque estuvieron jugando cinco o seis partidas consecutivas y yo tengo que estar para ellos. Organizó un entrenamiento bien sistematizado con objetivos claros, un plan de mejora en el cual, el jugador, además pueda ver cuanto progresa. 

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios