Ciudadela, sin fiesta de cumpleaños por el coronavirus

El estadio del “Santo” cumplió 88 años, claro que la celebración queda para otra ocasión.

25 Mar 2020
1

EN 2008. Una Ciudadela plena celebra el título de la B Nacional, que le dio al club el tercer ascenso a Primera; la imagen de cancha llena se ve con independencia de la categoría en la que juegue el “Santo”. la gaceta / foto de enrique galindez (archivo)

Aunque a muchos les parezca una eternidad -debido a la falta de costumbre de permanecer todo el día dentro de su casa-, la cuarentena obligatoria que decretó el Gobierno nacional para reducir el contagio del coronavirus recién lleva cinco días. En este breve lapso la mayoría no llegó a dimensionar cómo se modificará su normal cotidianidad, a partir de esta situación de encierro. Las reuniones sociales, por ejemplo, quedan suspendidas durante el período de cuarentena. Y entre estas, acaso las más comunes sean las fiestas de cumpleaños.

El estadio de La Ciudadela se inauguró el 24 de marzo de 1932. Ayer, precisamente, cumplió 88 años. Y aunque el acontecimiento no pasó inadvertido para el universo “Santo”, no pudo llevarse adelante festejo alguno.

Como se sabe, San Martín había sido fundado una veintena de años antes. Por tanto, durante todo ese tiempo debió jugar en canchas prestadas. La primera que utilizó como local fue la del actual club Central Córdoba, que por aquel tiempo se llamaba Gimnasio Roque Sáenz Peña. Luego pasaron a jugar en el Gimnasio Sport, que estaba ubicado en la esquina de Laprida y avenida Sarmiento; es decir, muy cerca de la cancha de su principal rival. Este campo no tenía cerca olímpica, por lo cual la gente veía el partido prácticamente pegada a la “línea de cal”.

La primera

Con el tiempo llegó la chance de tener la cancha propia. Tribunas de madera se construyeron alrededor de un predio ubicado en la intersección de Bolívar y Alberdi, que la entonces dirigencia “santa” tardó mucho tiempo en terminar de pagar. Y a comienzos de 1930 ya se mudó a su actual emplazamiento donde, un par de años después, jugó su partido debut: 0-2 ante el club Uruguay Postal, del país vecino.

La definitiva

“Al momento de la inauguración contaba con una tribuna metálica y otra de madera. Esta última, traída desde el primer estadio propio, se colocó sobre Pellegrini; comenzaba en la esquina con Bolívar y llegaba hasta media cuadra”, contó a LG Deportiva Ramiro Villa, historiador del “Santo”.

Según añadió Villa, debieron pasar casi 20 años para que se construyera la primera tribuna de cemento. “Eso ocurrió hacia fines de la década del 40; se la hizo en el lugar donde estaba la de madera”, precisó.

A partir de ahí, las construcciones de nuevas tribunas de cemento se dieron en relativamente poco tiempo. “A comienzos de los 50 se levantó una detrás del arco que da sobre calle Bolívar. En 1955 se desmantela la tribuna metálica que daba al oeste; y un año después se inaugura la tribuna central para socios -hoy, la Central Baja-. Ese día le ganamos 7 a 6 a los primos, en lo que sería el clásico con mayor cantidad de goles”, detalló el historiador.

Durante 1960 comienzan los trabajos de la segunda sección de la actual Platea Alta, que por entonces recibió el nombre de “tribuna oficial”. Y durante esa década también se produce una mejora, que no tenía que ver con la capacidad de gente. “El 25 de octubre de 1968 se inaugura la red lumínica”, detalló Villa.

A partir de entonces continuaron sucediéndose mejoras, aunque principalmente relacionadas con la cantidad de espectadores que puede albergar el estadio. Actualmente, en La Ciudadela caben unas 27.000 personas.

Comentarios