Cartas de lectores

14 Feb 2020
1

la gaceta / foto de osvaldo ripoll

Puente carretero

A través de esta prestigiosa columna quiero llegar a todas las personas, sin mirar credos ni banderas políticas de esta bendita provincia para que entre todos se busque solución. El puente carretero metálico del Río Seco necesita urgente ser desarmado. Cayó al lecho del cauce, obstruyéndolo, quedando casi pegado al puente carretero de hormigón. Ambos pertenecen a la ex traza de la ruta 38. El mencionado puente caído genera peligro de que con otro embate de crecida caudalosa por las lluvias torrenciales se forme un dique de contención y reviente derribando a su puente hermano. Sin ánimo de polemizar, creo que las compañías azucareras, los productores de la agricultura, la empresa metalúrgica, el transporte, etcétera, y el pueblo en general, entre todos podrían apadrinar esta solución. Tampoco deberíamos olvidar al puente ubicado en calle San Martin hacia el oeste de la Ciudad de Concepción, ubicado sobre el cauce del río Chirimayo, que está requiriendo una urgente atención por descalzamiento de la viga de apeo de su viga de hormigón armado con la sub base del suelo de la calle ubicada sobre el sector oeste del puente, debido a la erosión que sufrió por las lluvias. En todo el sur de la provincia los puentes ubicados sobre las trazas vieja y nueva de la ruta 38 requieren una atención de acondicionamiento para su respectivo funcionamiento. Señores, los ejemplos que damos en vida nos enseñan. Años atrás cayó un puente por exceso de carga sobre el lecho del canal Sur en el Gran San Miguel. También cayó el puente que cruzaba el Rio Jaya en el parque Nacional Campo de los Alisos, hoy Parque Nacional Aconquija. El silencio y la falta de acción de las autoridades lo dice todo; si queremos vivir mejor debemos reconstruirlo, mantenerlo y cuidarlo. Hay maquinarias, intelectos, profesionales técnicos y personal capacitado; no dejemos que el mal uso de los recursos económicos y las decisiones políticas entorpezcan la calidad de vida y el futuro de nuestros hijos.

Pedro Pablo Castaño

Calle Las Palmeras, Barrio Perón

Concepción

Reperfilando...

Este es el estado crónico que desde el gobierno militar vivimos los argentinos. Teorías y más teorías, fórmulas infalibles que no alcanzan a mitigar los inmensos problemas que vivimos. Sí, Ángela Merkel, Macron, un guiño de Donald Trump, pero para los jubilados ¿qué? Las jubilaciones mínimas ¿qué son o cuáles son? Los maestros, la educación, las escuelas -algunas son taperas-; los alumnos -¿el futuro de nuestra Patria?-. Alguna vez podríamos, con tiempo, abrir el paraguas antes de que llueva. ¿Qué pasó con el fondo de garantía de sustentabilidad de los pasivos, que no les alcanza para comer, se mueren de inanición, lo que no figura en ninguna estadística; consecuentemente, “no se muere ningún jubilado”. “Reperfilar” es la palabra. ¿Cuánto falta para pagar “reperfilar” y ante tantas incertidumbres ¿para cuándo? Alguna certeza, sólo las degradaciones imposibles de revertir, avanzan a paso constante y firme. Mientras no aprendamos a gastar menos de lo que gana mos, nuestros días , meses y años por venir no modificarán los resultados. Acostumbrados a perder cada día más y más, la Argentina soñada se aleja de nuestras esperanzas y sueños; mientras querer sea lo mismo que soñar, las utopías reemplazarán a las estrategias confiables. ¿Dónde comienzan nuestros problemas? Dónde terminan, nadie podría responder. Reperfilemos nuestras formas de sentir, de querer y de esperar.

Héctor Leonardo Bravo 

[email protected]

Comportamiento del peatón

En la revista de febrero que distribuye un conocido cable de Tucumán leí la acertada editorial que firma Carlos Páez de la Torre (h), cuyo contenido refiere al irresponsable comportamiento de muchos peatones al no respetar las reglas que corresponden, toda vez que cruzan de acera por entre una larga fila de automóviles. Al respecto es destacable la crítica que merece la irresponsabilidad de ciertas mujeres que cruzan de acera empujando un cochecito de bebé. Algunas también incrementan el riesgo hablando por celular. Sobre el particular, cabe agregar, que muchos no saben del peligro que significa cruzarse delante de algún vehículo con caja automática, entre cuyos choferes siempre podrá haber algún irresponsable que mientras habla por celular, prefiere pisar el freno antes que poner la palanca de cambios en neutro. Para el peatón que cruza por delante, este posible descuido del conductor significa un peligro potencial debido a que si por negligencia o distracción el conductor comete el error de pisar el pedal del acelerador, el vehículo salta literalmente hacia adelante.

Humberto Hugo D’Andrea

[email protected]

Gira presidencial

En respuesta a mi carta del 12/02, titulada “Gira presidencial”, el lector Oscar Beltrán expresa: “miro cotidianamente los noticieros de la Deutsche Welle de Alemania (en su emisión en español obviamente ya que no entiendo nada del idioma alemán), de TV5Monde de Francia (esta sólo emite en francés, pero algo ‘agarro’ de este idioma), de la RAI de Italia (que transmite en italiano, el cual ‘agarro’ un poco más) y de la TVE de España (con esta tengo menos problemas para entender)”. ¡Qué bueno! ¿No tiene de dónde “agarrar” algo referente a la economía también? Porque más que pseudopolíglotas, los argentinos necesitamos un buen economista y usted, hombre súper inteligente –ya que “podría dar millones de ejemplos” sobre un tema específico-, bien podría solucionarnos el problema principal que nos afecta. Lo más lamentable para usted, señor Beltrán, considerando el tenor de la carta mía y del lector Ahmad, no debería ser que parezca que hubiésemos preferido que la gira del presidente de nuestro país haya sido un fracaso, sino que haya aplaudidores que más aplaudan cuanto menos entiendan las cosas que se escriben y se hablan. Mi deseo, y seguramente también el del lector Ahmad, a quien no conozco, es que el gobierno actual haga lo mejor posible las cosas, por el bien de todos. En cuanto a mí, personalmente, como no me nutro de “importantes” diarios extranjeros, sino de los de mi país, y de gente que vive en EE.UU y Europa que va y viene constantemente. Ah, me olvidaba: ¿usted deseaba que al ex presidente Macri le fueran bien las cosas?

Daniel Chavez

[email protected]

José Dames

Dice Gaspar Astarita que la frondosa obra de composición de José Dames respira riqueza melódica e inconfundible jerarquía musical. Su imaginación ha producido más de 350 piezas. Pero si hubiera escrito únicamente estas tres, “Fuimos”, “Nada” y “Tú”, toda la adjetivación prodigada quedaría ampliamente justificada. En esos tres tangos está el ejemplo de toda una manera de sentir y tratar un tema musical enriquecido con el contenido emocional de los verdaderos creadores. Pertenece a la famosa generación del 40 y, por su trabajo creativo estuvo estrechamente ligado a los grandes letristas de la época. Fue un acertado socio para la concertación de música y palabras. El refinado desborde de lenguaje y metáforas de Manzi en “Fuimos”, el encuentro esperanzado de José María Contursi en “Tú” o la tristeza de Horacio Sanguinetti en “Nada” (el tango que alcanzó las casi 300 grabaciones de intérpretes diferentes), hallaron en Dames las correctas frases musicales que necesitaban.

Luis Salvador Gallucci


[email protected]

Comentarios