Absolutamente alegres

03 Dic 2019

Alberto "Gringo" Bravo de Zamora

Bombisto - Investigador - Genealogista santiagueño

Soy sobrino de ellos, porque mi madre era prima hermana, ella es Ábalos Gorostiaga. Siempre han sido absolutamente alegres. Su padre era muchísimo menor que mi abuelo, Sebastián Ábalos, padre de mi mamá, él fue el primer intendente electivo de Santiago, hasta el año 30 y pico los elegía el gobernador, después lo elegía el pueblo. Los Ábalos venían casi todos los años a Santiago, actuaban en el Parque de Espectáculos. Con todos tenía distintas relaciones. Machingo estuvo de director de Turismo en 1967 en Santiago, se quedó unos tres años; Adolfo venía todos los años y estaba de fiesta el Jockey, a él le gustaba el piano y tenía amigos, él y Mario Arnedo Gallo eran amigos, yo tocaba el bombo con ellos. Había un lugar en Buenos Aires que se llamaba Quinta Avenida, un subsuelo, y uno le pregunta a Adolfo: “¿qué es ser santiagueño?” Y le contesta: “es como estar en estado de gracia”. Y otro dice: qué horrible debe ser no ser santiagueño. A todos les gustaba a la noche, pero en especial a Adolfo. Los Ábalos han ido a Europa, a Nueva York, han actuado hasta el final en todos lados. La chacarera no es santiagueña. Santiago la tomó y la difundió; le ha ido poniendo cosas, primero le da la coreografía, a la trunca la imponen los Ábalos, Adolfo hizo una que se llama La Bilingüe; han sido creativos. Santiago del Estero es Hermanos Ábalos, en el sentido musical, no hay nadie más importante que ellos.

Comentarios