Cartas de Lectores

06 Nov 2019
1

Sobre héroes y tumbas

¡Claro que llama la atención lo que está escrito en la cabecera de mi lecho! Es común que  -por no preguntar- se vayan con la intriga de saber los detalles. De por sí, en esta cofradía, eso no marca  diferencias. Te cuento una parte de los pormenores de mi historia; hechos que pasaron hace muchos años. Siempre me quitó el sueño el pensar qué podría hacer yo por mi pequeño pueblo; en esos tiempos, un incipiente caserío, un puntito en el mapa. Para esta comunidad -llamada Los Monteros-, el paso del tren era de vital importancia; mucho más el de transporte de carga. Este servicio se completaba con el corral cercano donde se descargaba el ganado, el cual a menudo era presa fácil de una banda de feroces cuatreros llamados Los Veinte y Tantos. Nunca se supo en realidad cuántos la componían. Es así que ante cada incursión de los malhechores, lo único que quedaba era esperar, sufrir y rogar que ningún vecino saliera herido. Esa noche los temibles forajidos vendrían una vez más al pueblo… Ellos dispararon primero, no recuerdo cuántas veces, de verdad no lo recuerdo. No acataron la voz de ¡Alto, policía!... Más tarde, una vez trasladado aquí, me enteré de que al grueso de la banda lo había diezmado esa noche, y que del resto se ocuparon los vecinos; una pueblada, que le dicen. Aunque nunca pretendí laureles, ni cosa que se le parezca, personas generosas escribieron estas bellas palabras, en esta; mi pequeña morada para siempre: “Sargento / Buenaventura de Jesús Costilla / Q.E.P.D. / caído en cumplimiento del deber / el 13 de septiembre de 1929 / el pueblo de Monteros / reconociendo su arriesgado / valor y sacrificio en la defensa social / rememora al mártir caído en infausta lid”.

Teresa del Valle Albarracín

[email protected]

Se cae

Todo se cae en Tucumán. Desde hace tiempo se cierran espacios culturales de años, que son lugares de esparcimiento y reuniones de conocimiento, tanto artísticos como culturales, como la peña El Cardón; y ahora se desplomó el cielorraso de la Biblioteca Alberdi, cuya fachada era vetusta y evidenciaba descuido desde hace años. Seguro que quien la conduce debe ser una persona desaprensiva y sin ideas, a la que no le preocupa las vidas de los que utilizan sus instalaciones. Seguimos experimentando fórmulas que son retrógradas, especulando con lo que es nuestro. Todo se cae.

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

Irreverencia la cultura

Un establecimiento escolar de Las Talitas transformado, por conveniencias políticas, en sede de reuniones “culturales” monitoreadas por una legisladora, esposa del anterior intendente.. Dejó a la deriva, según la crónica de LA GACETA, a más de 280 alumnos, privándoles de acceder al  innegable beneficio del ingreso a las primeras letras y la cultura en un lugar cercano. ¿Qué habrá sido de estos niños? En San Miguel de Tucumán, las dos ex-importantes bibliotecas Sarmiento y Alberdi, totalmente olvidadas, agonizando lentamente y cayéndose a pedazos ante la indiferencia   de la Administración Pública. Ya no son de utilidad alguna -dirán-; la tecnología se ocupó de desplazarlas sin piedad, como “cosas” obsoletas. La rápida y accesible información de la cibernética puede satisfacer al instante cualquier duda cultural, técnica o científica. Esta sería la respuesta  pronta y falaz de una persona medianamente culta. Allá ella. Pero, aún aceptando que su valor cultural está siendo suplido por la comodidad y la velocidad de modernas instancias, no podemos negar el preponderante rol que ejercieron en su momento  para facilitar el paso de la barbarie a la civilización que hoy abiertamente declamamos. Por ello, y en homenaje y reconocimiento  al valioso aporte que brindaron y todavía pueden verdaderamente brindar. Permítame pedir al poder público que ponga mejor atención al desenvolvimiento de estos hitos culturales básicos, para evitar la amargura  de verlos  desgajarse lentamente, cual árbol seco, por  el desdeñoso  e injustificable maltrato. Los libros son la fuente del saber.

Darío Albornoz

[email protected]

Cementerio de Simoca

Las obras que se vienen realizando desde hace cuatro años, fueron de menor a mayor, en el cementerio local. Los primeros cambios que llevó adelante la actual gestión del reelecto intendente Marcelo Herrera, fue la iluminación a lo largo de todo el cementerio, mejorando el camino mediante la colocación de pavimento articulado. En el interior de la necrópolis llevó a cada rincón agua y mejoró este servicio, ya que antes se debía dirigir a un pozo central para la obtener este elemento. La obra de mayor envergadura se pensó para mejorar el ingreso principal; fue una construcción de una entrada única y sin parangón. Le tomó al personal municipal cerca de tres años poder concluir con una construcción, cuya idea es de Carlos Burieque, un hijo de esta tierra, que tiene en su haber diversas obras. Quien realizó un  valioso aporte fue el escultor simoqueño Eduardo Romano, que embelleció cada punto del país con sus esculturas. Más el delicado y prolijo trabajo efectuado por artistas plásticos que dejaron su sello en los murales, como así también en los ventanales, dignos de las mejores iglesias del mundo yacen en nuestro cementerio. Cada simoqueño se siente maravillado con esta bella entrada. El pasado viernes se dejó inaugurada esta obra. Por ello exhorto a todos a cuidar y proteger este nuevo patrimonio que poseemos los simoqueños.

Sergio Saprun

Hipólito Yrigoyen 168, Simoca

Los graves problemas argentinos

Nadie sabe con certeza hasta dónde alcanzarán los múltiples problemas dejados como herencia por el gobierno de Mauricio Macri, para cuando traspase el poder, el 10 de diciembre. El futuro presidente Alberto Fernández, habla poco, no obstante lo que debe enfrentar; todos son problemas importantes y graves para los millones de argentinos que vivimos deseperantes situaciones, que nos han significado estados de angustia y ansiedad. Creo que el primer paso es negociar lo que le debemos al FMI; hay que partir de la realidad de que este préstamo no debió ser concedido, dado el grado de iliquidez y de la desastrosa economía que sumergía a nuestro país hasta lo imprevisible, sin ninguna posibilidad, en ese momento de que lo que debíamos pagar, estuviera sujeto a términos y formas, Este fatídico préstamo fue otorgado por pedido argentino y quien le dio un curso difícil de explicar, por lo temerario, fue Cristine Lagarde, por el pedido especial del presidente de EEUU, Donald Trump. Ellos fueron los responsables y culpables. Cabe destacar  que de los primeros 15.000 millones de dólares, 13.500 millones fueron mal empleados en una inútil decisión la de tratar de frenar el aumento incontenible del dólar; desde ese mismo momento  y  sin dudar, los otros tramos no debieron ser entregados ya que de ser así la única culpable y responsable hubiese sido la señora Lagarde. En este momento, “arreglar” una nueva forma de pago es para nuestro país urgente y necesario. Para aliviar vidas despreciadas, los viejos jubilados que logramos superar el exterminio a que el presidente Macri nos sometió, necesitamos de todo y con mayúsculas, habiendo superado la larga etapa del ninguneo, un poco de comida y remedios es nuestra mayor urgencia.

Héctor Leonardo Bravo  

[email protected]

Parada de taxis

Quisiera saber si el Intendente de San Miguel de Tucumán, o su director de Tránsito, están esperando que ocurra  un accidente grave (accidentes leves ocurren casi a diario) para sacar la parada de taxis ilegal que se formó en avenida Mate de Luna y Chiclana. Hay un enorme cartel que dice “Prohibido estacionar”, pero nunca se ve un policía municipal que haga cumplir la norma. ¿Nadie se da cuenta el caos vehicular que ocasionan? Para colmo, esos taxistas son agresivos y prepotentes. El lunes a la mañana, antes de las 8, un señor mayor,  desde adentro de su coche, les recriminó que estaban parados en zona prohibida, y lo insultaron de arriba a abajo, mientras le hacían señas para que se vaya porque iban a pegarle.

María A. Terán

[email protected]

Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Comentarios