Accidentes: víctimas piden castigos más severos para los responsables

Testimonio de dos personas que sufrieron pérdidas en incidentes de tránsito. “Si se puede evitar, no es accidente”, dice un experto.

10 Sep 2019

Luciana Casmuz (37) sobrevivió a un grave accidente ocurrido el 31 de agosto de 2014. Viajaba a Las Termas de Río Hondo junto a sus dos hijos, su hermano y su cuñada. Un camión los embistió. En el choque perdió a sus pequeños.

“Creo que como sociedad estamos mostrando y siendo el reflejo de cómo estamos por dentro. Ya no nos asombra tanto ver un accidente; se lo está naturalizando”, sostiene.

Según Luciana, las penas actuales por accidentes de tránsito no ayudan a que disminuyan los índices de siniestralidad. “Es mínimo lo que tienen que cumplir en comparación con el daño que causan. En mi caso, que perdí a mis hijos, el hombre que me chocó sólo tenía que hacer un trabajo comunitario y no sé ni siquiera si lo hizo”, remarca.

Según Casmuz, la Justicia debería ser más dura: “a los que causan choques graves, para empezar, deberían quitarles el carnet de conducir y que se dediquen a otra cosa”.

La Justicia demora

Daniel Aguilar tiene una opinión similar. “Las penas son insuficientes para crear conciencia y responsabilidad al volante. Además, la Justicia demora mucho”, opina el hombre. Hace tres años, el 9 de agosto de 2016, fue chocado por una camioneta cuando circulaba en una moto por el Camino del Perú. En el incidente perdió a su esposa, Verónica Galván, y parte de una de sus piernas por lo que quedó con una discapacidad permanente. Ahora cobra una pensión, aunque es insuficiente para cubrir todas las necesidades de su familia.

Le dijeron que pronto podría llevarse a cabo el juicio por el accidente. “La verdad es que me gustaría que haya una condena ejemplificadora. Pero sinceramente no lo creo. Hoy el castigo es insuficiente y los resultados los vemos en las calles: nadie respeta nada, hay mucha inseguridad en el tránsito y hay motociclistas jóvenes que se mueren todos los días. Lo peor es que ya a nadie le sorprende”, afirmó.

Violan la ley

Los muertos, heridos, discapacitados y altos costos materiales son el resultado de una sociedad que cree que los accidentes son producto de la fatalidad, sostiene el doctor Juan Masaguer, de la Dirección de Emergencias, entidad que atiende unos 600 accidentes por mes. “Si se puede evitar, no es un accidente”, insiste.

“Todo incidente vehicular implica una violación a las leyes de tránsito. Exceso de velocidad, ebriedad, no uso de casco, de cinturón de seguridad, no respetar los semáforos, circular por los carriles que no corresponden, no tener la VTV actualizada, no respetar prioridades de paso, desconocimiento de lo que hay que hacer en una rotonda. A todo esto hay que sumarle el ambiente de violencia social colectiva que vivimos. Cada conductor anda con un arma entre sus manos”, advierte el experto.

Lo que pasa en el Padilla

38% de los heridos en accidentes necesitan cirugía.

76 pacientes por mes ingresan al Padilla con lesiones de accidentes.

79% de los heridos es varón.

81% es motociclista.

21 a 40 años tiene la mayoría de los lesionados.

41% de los pacientes accidentados se atiende los sábados y domingos.

112 pacientes que ingresaron por choques en 2018 fallecieron.

300 heridos quedaron con una discapacidad permanente el año pasado.

Accidentes de tránsito en Tucumán

¿Cómo se puede combatir esta epidemia? Según Masaguer, con una educación vial seria desde la escuela primaria. “Son los niños el único factor de cambio, pero también deben cambiar los padres que dan el mal ejemplo”, resalta. De acuerdo con su punto de vista, las sanciones no han sido exitosas hasta ahora.

“Tal vez pueda cambiar algo con prisión no excarcelable a los protagonistas, secuestro definitivo de los vehículos, retiro permanente de las licencias…”, enumera entre las posibilidades de hacer más rigurosas las sanciones.

“En los accidentes hay responsabilidades compartidas. Son responsables el que se sube a un vehículo, el que debe exigir que se cumplan las normas y las entidades responsables de señalizar y mantener en condiciones las vías de circulación”, expresó la subsecretaria de Estado del ministerio de Salud, Lucía Cebe. “Hace falta que todos se comprometan. Vivimos en una cultura de transgresión de normas viales, faltan controles y también un ordenamiento urbanístico que se adecue al incremento del parque automotor”, dijo. También consideró necesario agravar las sanciones, especialmente a quienes conducen en estado de ebriedad. Por año, todo el sistema de salud atiende la alarmante cifra de 19.000 lesionados en el tránsito, precisó.

Qué pasa en Buenos Aires

Se gastan $ 4,5 millones por día

Un reciente informe de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, estimó que el costo total de la inseguridad vial en la Argentina ascendió a los $ 175.655 millones por año: una carga económica que en 2017 alcanzó el 1,7% del Producto Bruto Interno. Otro relevamiento, efectuado por el Observatorio de Seguridad Vial del Gobierno porteño en los 13 hospitales de agudos de la ciudad de Buenos Aires, durante 2018, contabilizó 11.440 registros de ingreso hospitalario a causa de siniestros viales. Se calcula que la inseguridad vial cuesta $ 1.700 millones en un año, alrededor de $ 4,5 millones por día sólo en la atención médica de víctimas que ingresan a los hospitales de CABA.

Comentarios